Argo. Contrastes.

Ben Affleck, John Goodman, Alan Arkin en Argo

La lectura de la sinopsis o el visionado del trailer de Argo pueden llevarnos a pensar en ciertas similitudes con películas como Syriana o incluso Munich. Pero al poco tiempo de arrancar, podremos percibir que su mirada está más dirigida hacia el espectador medio, y por extensión hacia la taquilla.

Argo muestra un conflicto como el de Irán de manera suavizada, haciendo multitud de concesiones al público, haciéndole a éste el viaje más agradable.

El metraje está repleto de tensión, pero no se respira esa violencia que domina aquel territorio.

En otras palabras; la película no sangra. Esta es su apuesta, y la crítica mayoritariamente la ha acojido con estusiamo.

Para mí, lo realmente distinto en Argo es la contraposición de dramas que se producen. Uno de ellos tomado en serio, el que se sitúa en Irán, y otro tomado a risa, el de Hollywood. De esta forma, tenemos una mezcla de géneros que aligera todavía más el producto, pero aporta un contraste muy atractivo. Un contraste que hubiera sido todavía mayor mostrando de una forma más dura los acontecimientos del país islámico.

Bryan Cranston en Argo

Sin embargo, el guionista acierta totalmente con un recurso genial, que incrementa esta antítesis sin necesidad de mostrar esa violencia de la que hablabamos: el plan de la CIA para sacar a los 6 estadounidenses de Irán es hacerlos pasar por un equipo de grabación que esta llevando a cabo en ese país una película de ciencia ficción.

Así, de nuevo somos testigos de una comparación entre la realidad (pobreza, terrorismo) y la ficción (fantasía, aventuras, épica).

Ben Affleck vuelve a hacer un gran trabajo como director, aportando al conjunto un ritmo preciso (con una cierta sensación de estancamiento en la parte central del film), una buena dirección de actores, y una exposición de los hechos muy clara.

Sin embargo, su faceta como actor vuelve a ponerse en entredicho con una interpretación que no es contenida sino inexpresiva, produciendo que la identificación del espectador con el protagonista sea menor.

Por último, invitarles a no perderse los títulos de crédito, donde se muestran tanto fotografías reales de los sucesos acontecidos como de las personas involucradas, donde nos daremos cuenta del enorme parecido que se ha logrado.

Calificación6.5
6.5

Arturo G. Maiso

Tras estudiar comunicación audiovisual y cine, se especializó en comunicación multimedia y marketing online. Ha fundado la empresa AGM Comunicación Multimedia y la web El Cine en la Sombra.

No hay comentarios

Añade el tuyo