Birdman (2014), de Alejandro González Iñárritu – Crítica

Birdman

Hollywood sabe como tomarse a broma a sí mismo, lo ha demostrado ya muchas veces. En plena vorágine del cine de superhéroes, se rasga las vestiduras y utiliza su propia sangre para reinventarse por enésima vez en esta película de cine dentro del cine, o en este caso, cine dentro del teatro. Buenos ejemplos de esto han venido de la mano de Vicente Minelli con su majestuosa ‘Cautivos del Mal‘ (una de mis pelis favoritas de siempre), de Joel Coen con ‘Barton Fink‘ o de la reciente y durísima obra de David Cronenberg:Maps to the stars‘.

Con mayor cercanía al ‘Ed Wood‘ de Tim Burton  y destellos al Fellini de ‘Ocho y medio‘ o al Francois Truffaut de ‘La noche americana‘, Iñárritu da un golpe de efecto a su brillante carrera hasta ahora marcada por una densa gravedad, e insufla gracia y magia a este film que consigue hacerme levitar cual protagonista, cayendo rendido ante su hechizo.

En realidad, no ha cambiado tanto el fondo, pero si las formas. Acostumbrado a desmembrar como un puzzle las historias de sus personajes para volverlas a unir, aquí el director mexicano busca una continuidad. Hace lo que quiere, parece que no hay límites para él y su arrasadora imaginación en este magnífico juego de espejos. Critica con descaro y sin reparos todo lo que envuelve el mundo del espectáculo. Por criticar, critica hasta a los críticos con endemoniado ingenio. Hace una radiografía exacta y sincera de los problemas y vicisitudes del star-sistem como pocas veces hemos podido disfrutar en una pantalla, un doctorado sobre el ego y las inseguridades patológicas.

Todo esto lo aborda de una forma tragicómica, con un humor negro inteligente y punzante y un surrealismo juguetón e imaginativo que hace que te enamores de lo que estás viendo. La puesta en escena es metódica, pero aparentemente sencilla. Casi sin darnos cuenta, nos vamos sumergiendo en las entrañas de un teatro, caminando con los personajes por esos largos pasillos y sintiendo la tensión que se respira en el estreno de una obra.

Lo de Lubezky, director de fotografía, no tiene nombre. O sí, pura genialidad. Como no le vuelvan a dar el Oscar (se lo dieron el pasado año por su trabajo en ‘Gravity‘ de Cuarón) me hago el harakiri.

Hasta la banda sonora es un soplo de aire fresco, con una simple batería haciendo improvisaciones jazzísticas que suenan en los momentos justos para dar la intensidad requerida.

Comprendo, aunque no comparto, las opiniones contrarias a su final abierto y con un toque surrealista. Algunos la han criticado por tratar la frivolidad de la industria creyéndose libre de dicho pecado. Es cierto que el cine de Iñarritu es en ocasiones ampuloso y grandilocuente, aunque en esta ocasión creo que el director ha aprendido a ser un poco más humilde, y en esa denuncia de la industria ha aprendido también a reírse de sí mismo.

A grandes rasgos, el argumento narra los obstáculos que encuentra Riggan Thomson (Michael Keaton), un actor con un pasado de éxito pero ahora en horas bajas, para llevar a escena una obra de Raymond Carver: “De que hablamos cuando hablamos de amor”. Con esto busca su redención, abandonar ese halo de celebridad de poca monta que adquirió interpretando su personaje más conocido, el superhéroe Birdman. Lo apostará todo por esta representación, en la cual será actor, escritor y director, y que espera le reporte el prestigio que nunca tuvo. Y por el camino deberá lidiar con su hija, su ex mujer, su novia, su manager/mejor amigo, sus compañeros/empleados y sobre todo, sus propios miedos.

Digámoslo claro y sin rodeos: Keaton está fantástico. Su personaje bien podría ser él mismo. Sin duda uno de los papeles de su vida, posiblemente el mejor. En realidad todo el casting está soberbio. Edward Norton borda el papel de Mike Shiner, un instintivo actor del método que lo lleva todo al extremo y que pondrá a todos contra las cuerdas. Emma Stone está maravillosa en el papel de hija sensible con problemas. Auguro para ella un ascenso imparable. Zach Galifianakis, Naomi Watts, Andrea Riseborough, todos realizan un fantástico trabajo.

En definitiva, ‘Birdman‘ un febril y cómico descenso al tortuoso infierno del que se lo juega todo a una carta, y para mí la mejor película de este año.

Birdman

Sinopsis Después de hacerse famoso interpretando a un célebre superhéroe, un actor trata de darle un nuevo rumbo a su vida, recuperando a su familia y preparándose para el estreno de una obra teatral en Broadway.
País Estados Unidos
Director Alejandro González Iñárritu
Guión Alejandro González Iñárritu, Nicolás Giacobone, Alexander Dinelaris, Armando Bo
Música Antonio Sánchez
Fotografía Emmanuel Lubezki
Reparto Michael Keaton, Emma Stone, Edward Norton, Zach Galifianakis, Naomi Watts, Amy Ryan, Andrea Riseborough, Lindsay Duncan, Merritt Wever, Joel Garland, Natalie Gold, Clark Middleton, Bill Camp, Teena Byrd, Anna Hardwick, Stefano Villabona
Productora Fox Searchlight Pictures / New Regency Pictures
Género Comedia
Duración 118 min.
Título original Birdman or (The Unexpected Virtue of Ignorance)
Estreno 09/01/2015

Trailer

Calificación8.5
8.5

Comparte este artículo

1 comentario

Añade tu comentario
  1. AOE 15 Junio, 2017 at 02:17 Responder

    Lubezky me vuela los sesos con ésta película, realiza un trabajo exquisito.
    Las tomas largas estilo chan wook park y la historia son una joya.
    Lástima como siempre el arroz negro Emma Stone, pero su participación mejor que el premio a la mejor actriz en La laa blaaand. Keaton y Norton se devoran la película excelentes actuaciones.

Escribe un nuevo comentario