Cuentas pendientes (2016), de Arleen Cruz-Alicea – Crítica

Cuentas pendientes

«Cuentas pendientes profundiza bien en la otra cara de Carlos Weber. Aquella que se aleja de su fama, y nos muestra como los terribles recuerdos de ese período brutal aún conviven con él.»

Carlos Weber es un periodista chileno afincado en Puerto Rico y uno de tantos represaliados durante la dictadura de Augusto Pinochet. La directora puertorriqueña Arleen Cruz-Alicea nos muestra la cara de este personaje público del que apenas se conoce nada fuera del país caribeño.

Y es este desconocimiento la principal reflexión del documental. La ignorancia de la enorme cantidad de torturados, asesinados y desaparecidos durante el régimen militar en Chile. Personas anónimas de entonces que siguen siendo anónimas. Presos políticos, cada uno con su número de identificación (como en los campos nazis de concentración y exterminio). Números que marcan, ya sean tatuados o sin tatuar. La película profundiza bien en la otra cara de Carlos, la que se aleja de su lograda fama en su país de origen, y nos muestra como los terribles recuerdos del brutal período de su vida conviven con él aún. Para ello, Carlos se enfrenta con su particular “retorno al pasado” regresando a Chile y conviviendo con algo que mucha gente ha dejado de recordar. La narración funciona prácticamente en su totalidad. Los continuos diálogos de nuestro personaje con familiares y amigos no se hacen repetitivos ni aborrecen. Mérito de un guión (de la propia directora) que sabe estremecer sin caer en el sensacionalismo. A destacar especialmente las secuencias de animación en superposición con las imágenes reales, que rememoran los peores recuerdos de Carlos sobre la situación de su país de origen y durante su detención. Pero lo más triste y aterrador lo crea el propio espectador en su cabeza cuando recuerda que hace casi diez años murió el dictador y fue enterrado con honores militares por haber sido (incluso en democracia) comandante en jefe del Ejército de Chile.

Cine reivindicativo y de denuncia cuya reflexión hace comparación con lo ocurrido también en Argentina y también podría hacerlo (¿por qué no?) con lo ocurrido también en España.

Cuentas pendientes

Comparte este artículo

No hay comentarios

Añade tu comentario