David Lynch: The Art Life (2016) – Crítica

«Las anécdotas que nos narra el propio Lynch en David Lynch: The Art Life son oro, pero también lo son la construcción y el ritmo que le imprimen sus realizadores»

Cuando alguien se dispone a descubrirte la parte oculta, ya sea de alguien o de una situación en concreto, los mecanismos de maruja que a todos nos vienen de serie se ponen en marcha, sin poder pensar en otra cosa que en la de recibir esa información. Pero cuando la información que se te ofrece deja de tratarse de la de alguien común para pasar a ser de la de una de las personalidades más misteriosas de la actualidad ese mecanismo unívoco de reacción deja de ser tal para convertirse en un dilema que ya ha de ser abordada con mucha más calma. Por un lado es obvio que tu naturaleza curiosa buscará recoger todos esos datos para poder hacerse una idea mucho más definida y clara de la personalidad peculiar en cuestión; en cambio, por el otro lado desearás que ese misterio y ese aura de rareza que rodea a la persona se mantenga, incluso que creciese si se pudiera, ya que es precisamente ese carácter enigmático el que hace interesante a su figura, permitiéndote imaginar su estrambótica, caótica y excéntrica vida a tu manera. Con David Lynch: The Art Liife, el trío compuesto por Rick Barnes, Jon Nguyen y Olivia Neergaard-Holm nos sitúa ante tal problemática. Por un lado sabemos que toda palabra que salga de su boca o todo documento que provenga de él es un tesoro; por el otro lado es precisamente la singularidad que manifiesta toda su creación artística la que hace atractivo el hecho de imaginarse su vida y de componer un retrato de su personalidad a partir única y exclusivamente de la obra que él nos enseña. Y es que es cierto que David Lynch tampoco es el Thomas Pynchon de la pintura y del cine, y que se puede saber de él por entrevistas y noticias, pero a pesar de ello una serie de documentos limitados no puede compararse con un documental donde él es el único protagonista y donde gran parte de su vida va a salir de la sombra en la que se encontraba.

David Lynch: The Art Life es una obra que abarca la vida del genio de Montana desde que comienza a germinarse en él la capacidad artística hasta que realiza Cabeza borradora (EEUU, 1977). Quien narra la historia es el propio Lynch, que nos habla con una tremenda parsimonia mientras pinta y fuma incesantemente. Es así como el director de Carretera perdida ofrece un discurso, que oscila entre la ironía y la seriedad más absoluta, revelando poco a poco cómo fue creciendo en él la pasión por el arte y su creación desde su infancia y cómo se fue desarrollando y perfeccionando a la par que las responsabilidades y los problemas también adquirían envergadura. Esta narración es ilustrada a cada momento por su propia imagen interaccionando con los elementos de su estudio, así como también por una cantidad de imágenes de infancia, de vídeos y de las obras pictóricas que ha ido construyendo a lo largo de su vida.

El resultado de David Lynch: The Art Life en su conjunto es gratificante. Y es que las anécdotas que nos narra el propio Lynch son oro, pero también lo son la construcción y el ritmo que le imprimen sus realizadores quienes, por cierto, son capaces de representar y mantener a lo largo de todo el metraje esa atmósfera enigmática que envuelve al director. Si arriba hablaba de la confrontación que supone un acontecimiento como este en el que Lynch se va desnudando poco a poco, es cierto que una vez te ha engatusado con su manera de contar historias ya estás dentro, de manera que cortar cuando comienza a contar sus primeros pasos decisivos en el mundo del cine con la realización de su primer largometraje, aunque sea una decisión sabia por parte de los creadores el film, deriva en un coitus interruptus que te deja insatisfecho durante un tiempo indefinido. En definitiva, David Lynch: The Art Life es un documento interesante y atractivo, aunque no brille.

Sinopsis Viaje íntimo a la etapa formativa de su vida acompañados por el propio David Lynch.
País Estados Unidos
Director Rick Barnes, Jon Nguyen, Olivia Neergaard-Holm
Música Jonatan Bengta
Fotografía Jason S.
Género Documental
Duración 90 min.
Título original David Lynch: The Art Life
Estreno 31/03/2017

Trailer

Calificación6
6

Comparte este artículo

Pablo Castellano

"-¡Qué extraña forma de hacer la cama! -Lo vi en una película. Para eso sirven las películas!"

No hay comentarios

Añade tu comentario