El mundo entero (2016), de Julián Quintanilla – Crítica

El mundo entero

Mediometraje del director extremeño Julián Quintanilla. Una obra de treinta minutos donde encontramos marcadamente el tema de la homosexualidad en la Extremadura de la España de la Transición y, de forma más profunda, la reivindicación social de una madre coraje. La homosexualidad es un tema recurrente del director que, en este caso, refleja los problemas en su infancia y adolescencia en su barrio de toda la vida. Añade, además, una fuerte reivindicación social. La de una madre soltera con un hijo gay que tiene que luchar contra todo y contra todos a comienzos de los 80. Todo contado desde una conversación de su hijo ante su fantasma en el cementerio. En palabras del propio director: “los muertos no siempre están del todo muertos”. Reflexión que comparten decenas de pueblos y ciudades pequeñas de la España profunda y que ya habíamos presenciado en su máximo esplendor en la magnífica Volver (2006) de Pedro Almodóvar.

Su lograda dirección de fotografía, su intimista diseño de producción y su acertadísima banda sonora a cargo de Víctor Reyes (recientemente galardonado con el Emmy por la música de El infiltrado) no son suficientes para sostener una historia que está pésimamente narrada y un trabajo actoral más que discreto. Con la calidad que presenta el plantel técnico del que dispone Quintanilla, parece inexplicable como es incapaz de sostener la narrativa durante apenas media hora. Error profundo de casting el adjudicar al propio director del proyecto el papel de hijo interlocutor de La Chary fantasmal. Loles León continúa reproduciendo en todos sus proyectos post-Aquí no hay quien viva su estilo personal de sobreactuación. Una gran actriz venida a menos y actualmente más en la onda por sus rifirrafes en determinados debates de Televisión Española que por los papeles que hace en cine o televisión. Además no es nada necesario que Loles tenga que forzar el acento extremeño al igual que tampoco era necesario que lo hiciese en Implicación (corto de 2004 del propio Quintanilla).

En resumen, todo el colorido técnico con ecos almodovarianos no es suficiente si no sabemos contar una historia, una buena historia.

El mundo entero

 

Calificacion5
5

Comparte este artículo

4 comentarios

Añade tu comentario
  1. Pedro 10 Febrero, 2017 at 00:36 Responder

    Estoy en total desacuerdo con la opinion de la critica. Yo le doy un 10. Si conocieses Extremadura y a su gente,comprenderias tambien la “sobreactuscion” de Loles Leon. La mujer extremeña sobretodo y antetodo tiene mucho caracter y Loles Leon la representa perfectamente. Un 9.5 para la actriz. No le pongo el 10 xq no claba el acepto pacense. Un saludo. Y enhorabuena para el director. Sigue asi, a mi me ha encantado.

  2. Roberto 6 Abril, 2017 at 00:40 Responder

    La Presidenta de la Asociación de Críticos de Los Ángeles, LAFCA, le acaba de dar el premio de la prensa internacional al cortometraje. Algo sabrá ella de cine. Este señor se ha lucido con esta crítica tan injusta y mal redactada.

Escribe un nuevo comentario