El último rey (2016), de Nils Gaup – Crítica

«El último rey cuenta con elevados valores de producción, espectaculares paisajes y una gran química entre sus dos protagonistas»

Hacia el año 1200, Noruega se hallaba sumida en una cruenta guerra civil. Dos bandos diferenciados pugnaban por el derecho al trono. Por un lado, los bagler, una facción compuesta por la aristocracia y auspiciada por la Iglesia y por el cercano reino de Dinamarca. Por otro, los birkebeiner, bando que agrupaba los sectores más pobres y desfavorecidos de la sociedad. Tras las muertes del rey Sverre I (acaecida en 1202) y de su heredero Haakon III (presuntamente envenenado en 1204), y de que este último lo hiciera sin descendencia conocida, el país se encontraba al borde del colapso. Fue entonces cuando una mujer de origen humilde aseguró que su hijo recién nacido era fruto de una relación extramatrimonial con Haakon III. El destino quiso que ese niño se convirtiera en Haakon IV, el monarca que traería la paz al reino y todo un símbolo entre el actual pueblo noruego.

El último rey (pobre traducción del Birkebeinerne original) nos cuenta la heroica gesta de dos birkebeiner, Torstein Skevla y Skjervald Skrukka, quienes protegieron al infante Haakon IV ante la implacable persecución bagler a la que fue sometido tras conocerse su existencia. Nils Gaup, responsable de la estimable Pathfinder, el guía del desfiladero (1987), dirige esta película de aventuras y acción histórica.

Técnicamente, El último rey es un filme portentoso. La naturaleza noruega es mostrada de forma extraordinaria, con bellas panorámicas de paisajes nevados que hacen las veces de elementos transitivos. Las secuencias de persecución, esquís mediante y rodadas en gran parte mediante travellings, son realmente destacables, siendo uno de los grandes atractivos de la cinta. El director de fotografía, Peter Mokrosinski, aprovecha al máximo la luz natural durante las escenas diurnas y la llama de velas y antorchas durante las nocturnas. Por último, la banda sonora, de corte medieval y con acordes vocales, ayuda a redondear la notable parcela audiovisual.

A pesar de su narración lineal, El último rey exige, al menos en sus primeros compases, gran atención del público no versado en la historia nórdica. Demasiados nombres y topónimos en pocos minutos hacen que sea fácil perderse. Solucionado este problema, nos encontramos ante un guion que peca de maniqueo, con unos birkebeiner dibujados como hombres familiares que luchan por seguir siendo libres y unos bagler traidores, viles asesinos que solo buscan el poder, cueste lo que cueste. Basta escuchar a uno de los obispos que pretenden dar caza al pequeño, para dar buena cuenta de ello: “No tengan piedad en la búsqueda del niño, porque el Señor es eternamente compasivo pero pide sacrificios”.

Estamos ante una obra con carácter quizá demasiado local, pero que complacerá a los amantes del cine histórico. De elevados valores de producción, con espectaculares paisajes (que lucen muy por encima de las discretas coreografías de batalla) y una gran química entre sus dos protagonistas (Kristofer Hivju -Torstein- y Jakob Oftebro -Skjervald-), El último rey nos llega en este 2017 recién estrenado, justo en el ochocientos aniversario de la coronación de Haakon IV como monarca de Noruega.

Sinopsis Año 1206. Noruega ha sido arrasada por una guerra civil. El Rey está muriendo, y mientras su hijo no reconocido nace en secreto. La mitad del reino quiere acabar con el bebé, pero dos hombres, Torstein Skevla y Skjervald Skrukka, lo defenderán hasta la muerte en una huida que cambiará para siempre la historia del país. El niño se llamaba Håkon Håkonsen y sería rey de Noruega.
País Noruega
Director Nils Gaup
Guión Ravn Lanesskog
Fotografía Peter Mokrosinski
Reparto Kristofer Hivju, Jakob Oftebro, Nikolaj Lie Kaas, Thorbjørn Harr, Pål Sverre Hagen, Benjamin Helstad, Stig Henrik Hoff, Anders Dahlberg, Thea Sofie Loch Naess, Ane Ulimoen Øverli, Adam Nemet, Torkel Dommersnes Soldal, Elg Elgesem
Género Aventuras
Duración 95 min.
Título original Birkebeinerne
Estreno 27/01/2016

Trailer

Calificación6.5
6.5

Comparte este artículo

Guillermo Gil Gómez

Técnico Superior en Realización de Audiovisuales y Espectáculos y graduado en Periodismo. Entre mis aficiones están el cine, los videojuegos y viajar. Podéis leerme también en mi blog personal, Cámara Subjetivo

No hay comentarios

Añade tu comentario