En lugar del Sr. Stein (2017), de Stéphane Robelin – Crítica

«La película parece la respuesta francesa a Una cita en el parque, aunque debemos reconocer una mayor comicidad a En lugar del Sr. Stein»

Si Jean Rostand hubiera tenido que escribir su Cyrano de Bergerac en el siglo XXI ¿lo hubiera escrito con caracteres muy diferentes a lo que nos pinta Stéphane Robelin en En lugar del Sr. Stein, de la que es director y guionista? La respuesta es sí, Edmond Rostand, en el fondo no pretendía otra cosa que ofrecernos un drama de amor instalado en la Francia del siglo XVIII y que terminaba relativamente mal (con la muerte del protagonista) tanto como relativamente bien (al enterarse su amada que él era el autor de las cartas que la habían embelesado en su juventud). Robelin, en cambio, nos ofrece una comedia amable y veraniega con happy end.

Puestos a buscar diferencias. El protagonista de la obra de Rostand era un espadachín audaz carcomido por el gusanillo de la poesía y de sofisticada educación clásica, deformado por una colosal nariz, que escribe las cartas de amor que utiliza su camarada de armas, joven, apuesto, pero incapaz para encandilar a una aristócrata. Por el contrario, el protagonista de Robelin es un guionista en paro, con aspecto de empanado, completamente gris y sin más atractivo que su juventud, y un anciano, ya en los 80, que le escribe un perfil en internet para ejercer el noble arte del cyberligoteo y cuyos intercambios de emails y de conversaciones en chats termina generando una arrebatadora pasión en una mujer que, lejos de interesarse, como la Roxane de  Rostand por la poesía clásica, lo hace por la literatura china. 

Así pues, los paralelismos entre la película de Robelin y la pieza teatral de Rostand, existen pero limitados a que uno pone la creación literaria y el otro, simplemente, la cara. Luego, todo lo demás, difiere. Manejar un ordenador (que es, a fin de cuentas, lo que une a ambos protagonistas masculinos, el empanado y el anciano), no es lo mismo que manejar una espada (lo que tienen en común Cyrano y Chistian). La Roxane de Rostand y la Fanny de Robelin tienen ese punto común de mujeres que huyen de la vulgaridad de su tiempo y difícilmente toleran al amante obseso, engreído y superficial. Fanny se siente atraída por las conversaciones en los chats y por los emails que recibe, ignorando que no es la persona que conocerá personalmente quien se lo escribe, sino un anciano agorafóbico desde que perdió a su mujer dos años antes. 

El drama neoromántico de Rostand sorprendió en su tiempo porque iba en contra del teatro popular que se solía difundir en los escenarios. En lugar del Sr. Stein, en cambio, es conformista en la medida en que no trata de romper ninguna tendencia del cine francés (salvo la de que todos los intérpretes son franceses de origen y no aparecen magrebíes ni subsaharianos como viene siendo de rigor en la mayoría de cintas filmadas en el vecino país en los últimos años), sino simplemente de configurarse como una película amable, dirigida especialmente a un público jubilado, instándole a que conozca las mieles de Internet y sugiriéndoles que nunca es tarde para incorporarse a la era digital.

La película casi parece la respuesta francesa a Una cita en el parque, en donde Diane Keaton y Brendan Gleeson, ejerciendo de lo que son, un par de abueletes, conocen también el amor tardío. Si hemos de comparar ambas cintas, que en España se han estrenado con una diferencia casi de horas, deberemos reconocer una mayor comicidad a En lugar del Sr. Stein que cuenta con la participación de Pierre Richard, sin duda, el actor cómico más veterano de Francia que lleva más de cincuenta años haciendo reír al público del vecino país. De hecho, es él quien domina la escena y del que está pendiente el público. Su oponente es, Yanis Lespert cuya carrera ha discurrido especialmente en televisión y que, en esta película parece eclipsarse ante la presencia escénica de Richard. La mujer que despierta las pasiones y la rivalidad entre ambos es Fanny Valette, también con un amplio historial televisivo (especialmente en series que no se han emitido en España) que da, sin dificultades, el perfil para este papel.

Desde el principio sabemos lo que vamos a ver (una comedia romántica) e incluso podemos apostar como terminará. Es, por tanto, una cinta previsible. Previsible no quiere decir aburrida, ni que no entretenga. En lugar del Sr. Stein (proyectada en Francia con el título de Un perfil para dos) logra ampliamente su propósito de entretener, divertir y hacer disfrutar al espectador durante los 99 minutos de metraje. El riesgo principal asumido por el director era el de caer –si de lo que se trataba es de lograr un final feliz, inevitable en una comedia romántica- en la cursilería, los diálogos ñoños y la languidez, pero Robelin ha sido lo suficientemente hábil para evitar todos estos agujeros que hubieran echado a perder la cinta. 

El resultado final es más que aceptable y cuando salimos de la sala de proyecciones podemos darnos por satisfechos. Hemos pasado un rato entretenido: habremos visto argumentos para instigar a los abuelos a que utilicen Internet, habremos visto la interpretación de un gran actor de larguísimo recorrido, nos habrá recordado inevitablemente una obra de teatro clásico insuperable, deberemos agradecer igualmente que Robelin tomara el argumento del Cyrano como punto de partida, pero no como meta de llegada. No es un remake, no es una “nueva versión” de un éxito de otro tiempo, es una comedia basada en algo tan habitual como la falsificación de perfiles en Internet. 

Sinopsis Pierre, viudo y jubilado, no sale de su casa desde hace dos años. Poco a poco descubre las alegrías de Internet gracias a Alex, un joven contratado por su hija para enseñarle los conceptos básicos de los ordenadores. En un sitio de citas, una hermosa joven, Flora63, le ofrece una primera cita.
País Francia
Director Stéphane Robelin
Guion Stéphane Robelin
Fotografía Priscila Guedes
Reparto Pierre Richard, Yaniss Lespert, Fanny Valette, Stéphanie Crayencour, Stéphane Bissot, Macha Méril, Gustave Kervern, Pierre Kiwitt, Anna Bederke
Género Romance
Duración 99 min.
Título original Un profil pour deux
Estreno 25/08/2017

Calificación6.5
6.5

Comparte este artículo

Amor Díaz Boyero

Trabaja en el mundo editorial, y le gusta la arquitectura, viajar, el cine, la robótica-nanotecnología, hacer tortilla de patata, el té y la buena educación.

No hay comentarios

Añade tu comentario