Goodbye Berlin (2016), de Fatih Akin – Crítica

«Goodbye Berlin habla de los procesos de multiculturalización que acontecen en Alemania. Se podría decir que Fatih Akin tiene tomada la medida de las congojas, prejuicios, rarezas y controversias vitales que la interacción entre humanos conlleva»

Cuenta Goodbye Berlin la historia iniciática protagonizada por un adolescente alemán y su compañero ruso, que recién acaba de incorporarse a las clases en el instituto en el que ambos estudian. Se trata de dos proscritos que parecen no tener interés alguno en adaptarse al medio. Estamos hablando, pues, de un tema que es ciertamente recurrente en el cine de Fatih Akin. Sin embargo, y lo digo ya, Goodbye Berlin es una obra menor, pues queda por debajo de otras películas de este vital y original director.

Fatih Akin es alemán nacido en Hamburgo, aunque con ascendencia turca. Sabe, por tanto, de los procesos de multiculturalización que acontecen en Alemania. Se podría decir que tiene tomada la medida de las congojas, prejuicios, rarezas y controversias vitales que la interacción entre humanos conlleva. Sin embargo, en esta Goodbye Berlin, en la que se narra la peripecia iniciática de estos dos jóvenes, Fatih Akin baja el listón y propone que nos metamos en el universo de estas criaturas. Cuando digo que baja el listón me refiero a que Fatih Akin, aunque propone una historia interesante, no consigue embaucarnos totalmente, cosa que sí sucedía con algunas de sus películas.

La historia es interesante, pero la narración resultante acaba siendo superflua. Los momentos más interesantes están en el primer tercio de la película, en el que la personalidad del director se manifiesta con algún destello. Sin embargo, pasado este primer tercio nos vamos dando cuenta de que Fatih Akin se ha dejado la radicalidad al margen, dejándonos, según avanza la película, en la insustancialidad. Así, pues, Goodbye Berlin no añade nada nuevo. Por el contrario, más bien nos hace preguntarnos si Fatih Akin ya tocó techo, y que a partir de ahora sólo es de esperar sucesivas recreaciones de su estilo; o si es que todavía se reserva la genialidad para una obra que aún ha de venir. Sin embargo, al cinevidente que no conozca otras películas de Fatih Akin, si mínimamente le llega a gustar Goodbye Berlin, puede servirle la visión de esta película para estirar del hilo e interesarse por sus otras obras.

Sinopsis Maik, un muchacho de 14 años marginado por su clase, crece en el seno de una familia rica y disfuncional en Berlín. Durante las vacaciones veraniegas, su alcohólica madre ingresa en rehabilitación mientras su padre se ausenta con su joven ayudante por un presunto viaje de negocios. Maik está solo en casa, en su piscina, hasta que un nuevo compañero de clase llamado Tschick, joven inmigrante ruso, aparece con un coche robado. Juntos se lanzan a la carretera sin plan aparente.
País Alemania
Director Fatih Akin
Guion Hark Bohm, Lars Hubrich
Música Vince Pope
Fotografía Rainer Klausmann
Reparto Tristan Göbel, Aniya Wendel, Justina Humpf, Paul Busche, Jerome Hirthammer, Max Kluge, Udo Samel, Anja Schneider, Nadine Dubois, Henning Peker, Uwe Bohm, Anand Batbileg, Katerina Poladjan, Sammy Scheuritzel
Género Comedia
Duración 93 min.
Título original Tschick
Estreno 19/05/2017

Calificación5
5

Comparte este artículo

Jesús Gabriel Gutiérrez

Mentor literario. Escritor. Filósofo. Prospectivista y astrólogo. Me interesa la historia y el hilo que sale de ella y nos conecta con el futuro.

No hay comentarios

Añade tu comentario