Jacques (2016), de Jérôme Salle – Crítica

«L´Odyssée es un producto de buena factura que trata de agradar al gran público y que los sedientos del género y académicos consumirán con gusto»

Salvo pequeñas excepciones, llevar a la gran pantalla un formato como el biopic es un arduo trabajo que puede traerle serios dolores de cabeza al cineasta de turno y acabar enredándose en una tela de araña. El motivo de esta dificultad no es otro que hacer frente al guión desde la historia establecida sin ser hiriente al espectador-fan que acude a la película con entusiasmo. De ahí que la mayoría de estas cintas biográficas queden enterradas con el tiempo dentro del panteón del cine académico y acaben contagiadas por un olor rancio en segundos visionados.  Podemos plantear por tanto, que las carencias de este género se definen generalmente por la falta de valentía a la hora de narrar y por no arriesgar más allá de la capa superficial que han dejado los medios de comunicación y los libros de historia sobre ciertos personajes mitificados. Ésta puede ser una de las causas determinantes a la hora de que los directores y productores se decanten por tomar un camino cómodo y seguro, rechazando la idea de incomodar al espectador o poner en entredicho cierta visión de la historia.

Sin duda, Jérôme Salle se ha decantado por la vía fácil a la hora de adaptar la novela de Jean-Michel Cousteau (hijo mejor de Cousteau). L´Odyssee se centra principalmente en los años que convirtieron a Jacques Cousteau (Lambert Wilson) en mito televisivo. Sin ahondar demasiado en la relación amorosa entre Jacques y su mujer, Simone (Audrey Tautou), el foco principal de L´Odyssee se centra en sus años de expedición a bordo del Calypso y en la relación paterno-filial entre Jacques y su hijo menor Philippe (Pierre Niney). Tras un arranque con cierta tensión, la cinta de Salle se desinfla constantemente durante todo su metraje a través de las elipsis temporales que nos muestran los periodos más convulsos del explorador francés.  Cousteau se nos presenta como padre/marido/mito, brillante y audaz a la par que egoísta y frío,  planteándose así la tesitura del sacrificio entre la familia y el éxito. Lamentablemente, el lado ambiguo del mito resulta insulso e inverosímil durante la mayor parte del film, y cuando llega la redención, el espectador ya ha abandonado todo interés por la película.

Lejos de biópics académicos mejor definidos (En la cuerda floja o El discurso del rey),  L´Odyssée es un producto de buena factura que trata de agradar al gran público y que los sedientos del género y académicos consumirán con gusto, (aunque sin demasiada devoción) y que de la misma forma olvidarán al salir de la sala.  La razón es que Jérôme Salle ha optado por tomar el camino seguro, desmitificar tramposamente a Cousteau, y activar el piloto automático durante las dos horas de metraje.  Lamentablemente, una historia que podría haber dado más de sí y resultar mucho más épica se queda en la superficie y se suma a la lista de biópics prefabricados y anodinos.

Sinopsis El legendario explorador Jacques Cousteau y su hijo Philippe, que mantienen una relación distante, se embarcan en su mayor aventura. A bordo del Calypso, se reencontrarán el uno al otro, antes de que la tragedia les golpee.
País Francia
Director Jérôme Salle
Guion Jérôme Salle y Laurent Turner
Música Alexandre Desplat
Fotografía Matias Boucard
Reparto Lambert Wilson, Audrey Tautou, Pierre Niney, Michael Bundred, Chloe Hirschman, Jenna Saras, Dylan Edy, Sabine Palfi, Richard Lothian, Kevin Otto, Irina Miccoli, Wilson Carpenter, Ryan Kruger, Adam Neill, Brett Williams, Alberto Nicolo’
Género Aventuras
Duración 122 min.
Título original L’odyssée
Estreno 15/09/2017

Calificación5
5

Comparte este artículo

No hay comentarios

Añade tu comentario