John From (2015), de João Nicolau – Crítica

 John From

«John From está llena de personalidad propia, color, micro fantasía y logrados recursos cinematográficos.»

Adolescencia, ese período tan complicado de la vida, donde los síntomas de aturdimiento y vacío se acentúan durante un verano aburrido. La joven Rita pasa esta estación entre baños de sol en el balcón de su apartamento, eternas conversaciones con su mejor amiga y prácticas musicales en un centro social. Una chica totalmente perdida que se enamora de un vecino al que no conoce y que vive al lado con su hija pequeña.

Llena de personalidad propia, color, micro fantasía y logrados recursos cinematográficos. John From remite a la primera película de la actriz y directora española Leticia Dolera; Requisitos para ser una persona normal, estrenada hace poco más de un año. Incluso podemos encontrar algún destello del mundo del texano Wes Anderson, especialmente en su puesta en escena. El relato transcurre en su mayoría en el apartamento de Rita pero su bonita fotografía y su elaborado montaje hacen que la propia adolescente pueda trasladar su alma a cualquier parte. Hasta a Papúa (Melanesia), en la que encontrará una pequeña obsesión con la que poder impresionar a su amado vecino. La música original de João Lobo y la música adaptada encuentran su particular hueco en cada secuencia fantasiosa de Rita, acrecentándola hasta lo divino. Desenlace de cuento, de cuento para niños no tan niños y para adultos que rememoran su niñez.

Gran descubrimiento el de la prometedora actriz Júlia Palha. Una dulce lusitana que enamora en cada plano al igual que la película nos enamora a todos.

 John From

Comparte este artículo

No hay comentarios

Añade tu comentario