El otro lado de la esperanza (2017), de Aki Kaurismäki – Crítica

«El otro lado de la esperanza procura mantener a buen recaudo toda tentación de ínfula, para poner la lupa sobre los detalles absurdos, contradictorios, paradójicos y entrañables residentes en lo cotidiano»

Trata El otro lado de la esperanza de la peripecia paralela que atañe a un ciudadano finlandés y a un ciudadano sirio que llega a Finlandia necesitado de asilo. Todo sucede en Finlandia, y cada uno de estos señores va acompañado de su particular microcosmos. Aunque cada una de estas historias tiene un centro de gravedad, se trata de historias paralelas que convergen. Así, por ejemplo, tenemos la peripecia del refugiado en sus primeros días en Finlandia. Y ahí tenemos al protagonista finlandés, ya madurito, que acomete su propia transformación, habiéndose divorciado de su mujer y despedido de un trabajo anterior. Dos seres, pues, tratando de gestionar una avalancha de cambios.

No pretende El otro lado de la esperanza denunciar la situación de los refugiados, ni siquiera entronizar ningún otro elemento trascendente o existencial. Aki Kaurismäki se ciñe a su estilo, en el que no añade más denuncia que la que cada espectador quiera ver. Incluso los hechos dramáticos son tratados de tal manera que permiten que la visión paradójica, tan propia de Aki Kaurismäki, pueda discurrir sin que pretensiones más densas proyecten su sombra e impongan sus condiciones.

Disfruté de la película, de sus detalles, de su sentido del humor, de su surrealismo. Excepto, claro está, que el surrealismo sea lo único real. Más bien creo que Aki Kaurismäki nos da su visión acerca de esas almas en tránsito, que dan forma al universo mítico de los tiempos modernos que El otro lado de la esperanza nos muestra.

Me recordó a la cercanísima, vecinísima y muy recomendable Un hombre llamado Ove, en donde todo lo que podría haber de dramático es desplazado por la inusualidad de los hechos. Es decir, procurando mantener a buen recaudo toda tentación de ínfula, para poner la lupa sobre los detalles absurdos, contradictorios, paradójicos y entrañables residentes en lo cotidiano. Nada que ver con el cine de Mel Gibson, por poner un ejemplo.

En efecto, Aki Kaurismäki pone su atención en detalles nada despreciables de la cotidianidad. Sin embargo, a parte del surrealismo, Aki Kaurismäki nos cuenta una historia de encuentro multicultural, para que cada cual le de la trascendencia que quiera. Aún con ello, la cuestión es disfrutar con la visión de lo anecdótico como elemento esencial que hace de la vida diaria una caja de sorpresas. También, cómo no, la manera de narrar y la actuación de los actores, muy ajustada y en su punto.

Sinopsis Wikhström, de cincuenta años, decide cambiar su vida y abrir un restaurante. Khaled es un joven refugiado sirio, que llega a la capital por accidente. Su solicitud de asilo es rechazada pero decide quedarse de todos modos. Una tarde, Wikhström se lo encuentra en la puerta de su restaurante y, emocionado, decide ofrecerle su ayuda.
País Finlandia
Director Aki Kaurismäki
Guion Aki Kaurismäki
Fotografía Timo Salminen
Reparto Kati Outinen, Tommi Korpela, Sakari Kuosmanen, Janne Hyytiäinen, Ilkka Koivula, Kaija Pakarinen, Nuppu Koivu, Tuomari Nurmio, Sherwan Haji
Género Comedia
Duración 98 min.
Título original Toivon tuolla puolen
Estreno 07/04/2017

Trailer

Calificación6
6

Comparte este artículo

Jesús Gabriel Gutiérrez

Mentor literario. Escritor. Filósofo. Prospectivista y astrólogo. Me interesa la historia y el hilo que sale de ella y nos conecta con el futuro.

No hay comentarios

Añade tu comentario