Las mejores películas japonesas

Una lista de las mejores películas japonesas debe contener representantes de subgéneros propios de este país como el Anime, el J-Horror, el Kaiju o el cine de Yakuzas. Y a pesar de que no nos gusta mucho incluir en estas listas películas muy conocidas, entendemos que también debe aparecer al menos una película de sus grandes directores clásicos: Kenji Mizoguchi, Yasujirō Ozu, Akira Kurosawa,  Masaki Kobayashi, etc.

Esta lista se encuadra dentro de una serie de artículos sobre el cine asiático, compuesta por las siguientes listas:

Sin más demora, os dejamos una lista de las mejores películas japonesas. Esperemos que sirva para que algunos usuarios se animen a descubrir estas joyas.


Your Name (Kimi no na wa, 2016) de Makoto Shinkai

Esta película de animación llena de romanticismo se ha convertido en una de las más taquilleras de la historia de Japón. Muy buena, aunque tampoco son desdeñables películas más pequeñitas de este mismo director como 5 Centímetros por Segundo (2007).


Aguas tranquilas (Futatsume no mado, 2014) de Naomi Kawase

Still the water

Fascinante película de Naomi Kawase. Para mí, la mejor de su filmografía.


Air Doll (2009) de Hirokazu Koreeda

Du-na Bae en Air Doll

A pesar de que Koreeda no es un director al que le tenga demasiado aprecio, está considerado como uno de los más importantes de su generación: After Life (1998), Nadie Sabe (2004), Still Walking (2008), etc. Yo, personalmente, prefiero una película como Air Doll. Arriesgadísima.


Dolls (2002) de Takeshi Kitano

Dolls

Aunque el cine de Kitano ha bajado su nivel, siempre resulta interesante. Sus películas más emblemáticas quizá sean las de Yakuzas: Sonatine (1993), Hana-bi: Flores de fuego (1997), Brother (2000), pero mi preferida es Dolls, película que sin perder el estilo se encuentra en las antípodas de las mencionadas anteriormente.


El ocaso del samurái (Tasogare seibei, 2002) de Yôji Yamada

Primera película de la trilogía sobre samuráis de Yôji Yamada, y ganadora de un Oscar a la Mejor película de habla no inglesa. Las otras dos cintas que la componen, La espada oculta (2004) y Love & Honor (2006) mantienen un nivel muy alto.


Audition (Ôdishon, 1999) de Takashi Miike

Audition

Una brutal J-Horror a cargo de uno de los cineastas más prolíficos y camaleónicos.


Mi vecino Totoro (Tonari no Totoro, 1988) de Hayao Miyazaki

Mi vecino Totoro

El viaje de Chihiro (2001) o La princesa Mononoke (1997) también podrían haber encabezado este apartado. Lo que es seguro es que no podía falta el que para muchos es el mejor director de cine de animación de la historia. Recomiendo una película menos conocida, pero con mucho encanto: Ponyo en el acantilado (Gake no Ue no Ponyo, 2008).

No tengo, y esto es una opinión personal, la misma afinidad por otro grande de la animación: Isao Takahata. Ni La tumba de las luciérnagas ni El cuento de la princesa Kaguya me resultaron tan apasionantes.


Akira (1988) de Katsuhiro Ôtomo

akira

Obra clave del cine manga. La más importante junto a Ghost in the Shell (1995).


Saga The Yakuza Paper´s (Jingi naki tatakai, 1973-1974) de Kinji Fukasaku

5 películas componen esta saga que sigue los pasos de varios grupos yakuza. Su director es el responsable de la conocida Battle Royale (2000).


La mujer de la arena (Suna no onna, 1964) de Hiroshi Teshigahara

Premiada en Cannes y con dos nominaciones a los Oscar, este drama psicológico está entre las mejores películas japonesas.


Tormento (Midareru, 1964) de Mikio Naruse

Aunque menos conocido internacionalmente, Naruse tiene dramas de gran nivel como La vida de una mujer (1963) y Tormento.


Onibaba (1964) de Kaneto Shindô

Onibaba

Extraña y estimulante película de culto.


Trilogía de La condición humana (Ningen no joken, 1959-1961) de Masaki Kobayashi

La condición humana

Este drama bélico dividido en tres partes constituye una de las obras más importantes de la historia cinematográfica de japón. Tampoco debe olvidarse la otra obra maestra de Kobayashi: Harakiri (Seppuku, 1962).


Los siete samuráis (Shichinin no Samurai, 1954) de Akira Kurosawa

Kurosawa tiene un buen puñado de grandes películas. Además de Los siete samuráis, en esta lista podría aparecer Rashomon (1950), Vivir (1952), El infierno del odio (1963) o Dersu Uzala (1975).


Godzilla (Gojira, 1954) de Ishirô Honda

No puede faltar Godzilla en una lista de las mejores películas japonesas, y la primera película sobre el monstruo es una de las mejores.


Cuentos de la luna pálida de agosto (Ugetsu monogatari, 1953) de Kenji Mizoguchi

Cuentos de la luna pálida de agosto

Uno de los clásicos más importantes del cine japonés. Mizoguchi también tiene otras películas imprescindibles como El intendente Sansho (1954) o Los amantes crucificados (1954).


Cuentos de Tokio (Tokyo monogatari, 1953) de Yasujiro Ozu

Cuentos de Tokio

La mejor película de Ozu.

Comparte este artículo

Arturo G. Maiso

Tras estudiar comunicación audiovisual y cine, se especializó en comunicación multimedia y marketing online. Ha fundado la empresa AGM Comunicación Multimedia y la web El Cine en la Sombra.

No hay comentarios

Añade tu comentario