Leviatán (2014), de Andrei Zvyagintsev – Crítica

Leviatán

El año 2015 no podía empezar de una mejor forma que con el estreno de la película ‘Leviatán’, del director ruso Andrey Zvyagintsev, obra que viene acreditada por el cúmulo de nominaciones en todos los festivales en que ha sido proyectada, como por ejemplo, Los Globos de Oro (nominación a la mejor película de habla no inglesa), Premios del Cine Europeo (cuatro nominaciones, incluyendo a la mejor película), Independent Spirit Awards (mejor película extranjera), Satellite Awards (mejor película de habla no inglesa), National Board of Review (mejor película extranjera del año), o el Critics Choice Awards (nominación a la mejor película de habla no inglesa), alzándose como ganadora indiscutible en el Festival de Cannes (mejor guion) y en el Festival de Sevilla (mejor fotografía).

Con un guion sólido, compacto y consistente, escrito por el mismo Andrey Zvyagintsev y Oleg Negin, el film navega por los vericuetos de la filosofía de Thomas Hobbes y de su obra más famosa ‘El Leviatán’ (muy conocida entre los absolutistas), nombre que recibe ese hombre artificial, engendrado por la necesidad de seguridad del ser humano, que es creado a imagen y semejanza del hombre natural; a este monstruo bíblico, se le da forma humana, se le corona como rey, se le respeta como a un dios y se le teme como a un demonio. Y este es el fin de todo estado: crear un ente coercitivo lo suficientemente poderoso como para reprimir y sembrar temor, pero este temor no comprende ninguna representación de odio, mediante el cual los ciudadanos se vean en la obligación de obedecer las leyes y de aceptar sumisamente lo que el soberano disponga, cediendo sus libertades individuales en pos del beneficio de la comunidad política.

Zvyagintsev aprovecha para meter mano y exponer la corrupción, abuso, miedo, cohecho, soborno de la clase política rusa, todo ello sazonado con un intenso drama familiar al que no le falta una pizca de thriller ni una pequeña dosis de cinismo. Para ello sitúa el film en un pequeño pueblo de la costa del mar de Barents, tomándose su tiempo para presentarnos fielmente a los personajes: Kolya (Vladimir Vdovichenkov) es dueño de un pequeño terreno donde tiene situada la casa familiar en la que vive con su esposa Lilya (Elena Lyadova) y su hijo Roma, fruto de un matrimonio anterior, y un negocio de reparación de coches. Vadim Cheleviat, alcalde del pueblo, desea a toda costa el terreno para construirse una mansión, aunque para ello y ante los tribunales, lo ornamente como una expropiación necesaria para construir una antena para la prosperidad de la comunidad. Vadim, primero, ofrece dinero, pero Kolya no concibe su vida sin el negocio, pero sobre todo, sin la vista del precioso paisaje que ve desde su ventana. Su abogado y hermano (Aleksey Serebryakov) pierde la recusación ante el tribunal y tiene una aventura con Lilya, mientras que el alcalde opta por medios más expeditivos ante las continuas negativas de Kolya sobre la venta del terreno.

La cinta de Andrey Zvyagintsev, nos presenta de forma reposada (no lenta) la exposición escenográfica de la tragedia, donde el paisaje es un personaje más. La excelente fotografía y dirección artística de Mikhail Krichman consigue que la cinta adquiera una plasticidad que hace partícipe al espectador, en todo momento, de la tragedia. Y, sin embargo, apenas hay violencia física pero, la desolación del paisaje, las enormes barcazas abandonadas y semi-enterradas en la arena, la enorme osamenta abandonada en la playa, nos recalca la soledad de los personajes y el principio de la catástrofe.

Con una magistral interpretación de Vladimir Vdovichenkov (‘Juego de destinos’, 2011), junto con la no menos genial Elena Lyadova (‘Elena’, 2011) y el resto de actores a la altura de las circunstancias, transmitiendo cercanía, angustia, desesperación en un conmovedor y duro relato, sin artificios, sobre la clase política de la Rusia actual. Una historia sobre el poder y la manipulación, el juego sucio, la violencia soterrada, la corrupción, que puede extrapolarse a cualquier país o pueblo, por muy pequeño que sea.

Leviatán

Sinopsis Kolia tiene un taller de mecánica al lado de su casa. El alcalde del pueblo está decidido a apropiarse de la casa y del taller de Kolia a toda costa. Primero intenta comprar el terreno, pero Kolia no está dispuesto a vender.
País Rusia
Director Andrei Zvyagintsev
Guión Oleg Negin, Andrey Zvyagintsev
Fotografía Mikhail Krichman
Reparto Vladimir Vdovichenkov, Elena Lyadova, Aleksey Serebryakov, Anna Ukolova, Roman Madyanov, Lesya Kudryashova
Duración 141 min.
Género Drama
Título original Leviafan (Leviathan)
Estreno 01/01/2015

Trailer

Calificación8
8

Comparte este artículo

Josep Lluis Mestres

Josep Lluis Mestres, nacido en Barcelona (1960), ha sido director de la revista literaria Vians Literature, y sus narraciones, poemas y artículos han aparecido en distintas revistas especializadas. Es autor de variados libros de poesía y narraciones, y le han sido concedidos diversos premios literarios.

2 comentarios

Añade tu comentario
  1. ROSA IBAÑEZ 10 Enero, 2015 at 05:07 Responder

    Execelente crítica!!!
    Escrita en la justa medida, ha conseguido que fuera a ver una pelicula que en principio no me llamaba demasiado la atención. Y ¡sorpresa! una cr´tica que no se dedica a hundir el film ni a ponerlo por las nubes. Lo dicho: en la justa medida.
    Por cierto, su crítica de la película Mr. Tuner, fue excelente. Gracias

  2. Nelly 3 Abril, 2015 at 04:03 Responder

    Aunque la película es rusa refleja una realidad del ser humano en cualquier parte del planeta. Para los colombianos el abuso de poder y la corrupción son parte de la vida cotidiana

Escribe un nuevo comentario