Lion (2016), Garth Davis – Crítica

«Lion logra sus mejores minutos mientras la historia transcurre en La India, sobre todo durante la infancia del protagonista»

Lion es el primer largometraje del director australiano Garth Davis. Su primera película empieza con una metáfora visual de la historia verídica que nos va a contar. Una sucesión de planos cenitales y generales muestran diferentes paisajes de La India y se intercalan con los títulos de crédito iniciales. Cuando éstos finalizan, encontramos a un niño indio pequeño correteando por unas colinas. Garth Davis acaba de resumir toda la película en apenas unos minutos. Los planos son subjetivos. Son el mismo niño buscándose a sí mismo a través de la herramienta de Google Earth veinticinco años después. Es una vía muy inteligente de conectar al espectador con la historia en poco tiempo.

Lion consigue sus mejores minutos mientras éstos transcurren en La India, sobre todo durante la infancia de Saroo. Como si de un cuento tradicional se tratase, la cinta narra las desventuras de un niño pobre perdido en la inmensa Calcuta. En su odisea hasta ser adoptado por una familia acomodada de Tasmania, el pequeño Saroo sorteará diversas adversidades y peligros. Incluso, como cualquier niño inocente, acabará cayendo en la trampa de la casita de chocolate de Hansel y Gretel, donde la particular bruja le camelará con algo tan elitista como puede ser un refresco para un niño que solamente conoce la extrema pobreza. Otra muestra más de su vulnerabilidad ante todo lo que le rodea se muestra en el plano en el que un diminuto Saroo cruza un ancho puente tras escapar de una banda de secuestradores. La incertidumbre que le supone cruzar hacia algo desconocido y a la vez estar en un mundo totalmente desconocido consigue provocar verdadera sensación de angustia.

Una vez abandonamos La India, el director flojea un poco con el tratamiento de la historia en Tasmania y Melbourne. El planteamiento se vuelve más convencional, con continuos flashbacks que de forma poco sutil van uniendo el pasado y el presente de nuestro protagonista. No ayuda demasiado el elenco de actores. Nicole Kidman se esconde tras una fachada de bondad y sufrimiento sin demostrar creíbles lazos afectivos entre ella y su hijo adoptado. Rooney Mara no decepciona, pero su papel es puro florero. Quizá Dev Patel como protagonista eleve más el cuello que el resto pero aún así muy lejos del realismo y espíritu picaresco que desprende el Saroo niño (gran descubrimiento el de Sunny Pawar).

Seis nominaciones al Premio Oscar ha logrado esta odisea de humanismo a través de algo tan artificial como googlear.

Lion

Sinopsis Saroo Brierley es un niño que con tan sólo cinco años se perdió en las calles de Calcuta, a miles de kilómetros de casa. Tras un largo viaje acabó siendo adoptado por una pareja australiana. Veinticinco años después, con la única ayuda de Google Earth, Saroo intentará encontrar a su familia biológica.
País Australia
Director Garth Davis
Guión Luke Davies
Música Volker Bertelmann, Dustin O’Halloran
Fotografía Greig Fraser
Reparto Dev Patel, Sunny Pawar, Nicole Kidman, Rooney Mara, David Wenham, Nawazuddin Siddiqui, Tannishtha Chatterjee, Deepti Naval, Priyanka Bose, Divian Ladwa
Género Drama
Duración 120 min.
Título original Lion
Estreno 27/01/2017

Trailer

Clasificación8
8

Comparte este artículo

1 comentario

Añade tu comentario
  1. Profesora de lengua 30 enero, 2017 at 19:52 Responder

    «Lion logra sus mejores minutos mientras la historia transcurre en La* India, sobre todo durante la infancia del protagonista»

    *Linda Bell Viera Caballero (n. Río Piedras, Puerto Rico; 9 de marzo de 1969) más conocida por su nombre artístico La India, también como “La Princesa de la Salsa”, es una cantautora puertorriqueña.

Escribe un nuevo comentario