Lo tuyo y tú (2016), de Hong Sang-soo – Crítica

«Lo tuyo y tú es inteligente y astuta. Todo un estudio de las fantasmagorías masculinas, y más cuando éstas son regateadas y puestas en evidencia de manera tan genial por parte de Hong Sangsoo»

Lo tuyo y tú, una astuta película de Hong Sangsoo, cuenta la historia de una joven, de su mente – acaso demente- y de los afectos que recibe de los hombres con los que se relaciona. O más bien, habría que decir que esta joven protagoniza una historia transversal alrededor de la cual entran y salen sus amigos masculinos, todos ellos con algún grado de turbación generada por el comportamiento de ella. Es decir, Hong Sangsoo nos propone una indagación en el caos, un caos que se propaga. El caos de la joven y el caos contagiado en esos sus hombres. Aunque en realidad bien podría ser que fuera en sentido inverso, que los hombres proyectaran sus fantasías sobre la joven y ella, para salvarse de semejante avalancha, se hiciera pasar por diletante olvidadiza demente.

Esto que les acabo de apuntar es contando con que la película pueda entenderse literalmente –tal y como aparece ante nuestros ojos-, o bien, puede ser interpretada simbólicamente, como una metáfora o parábola de ciertas relaciones en las que el reconocimiento, la reciprocidad y la esperanza sean importantes. Si tratamos de seguir la historia según nos es contada, llegaremos a la conclusión de que esta joven presenta algún trastorno de la personalidad, o que manipula, conscientemente o no, a sus amantes, amigos, conocidos y saludados. Sin embargo, si hacemos una lectura no tan literal, nos encontraremos con que el centro de gravedad no está tanto en la joven protagonista sino en los hombres. Podríamos pensar, pues, en un doble protagonismo.

Lo tuyo y tú, en modo literal, cuenta la historia de una chica que, al parecer, juega con las expectativas de los hombres con los que se relaciona. Unas veces se hace pasar por hermana gemela, y así deja aturdido a uno de sus confundidos amigos. Por otro lado, el novio habitual también sufre, y mucho, con los juegos de la chica. Todo lo que pueda yo explicar es poca cosa comparado con los trucos que esta mujer emplea. El caso es si ella es así de voluble, olvidadiza y engañosa, o bien se trata de un caso clínico. Eso es lo que podríamos pensar si nuestra lectura fuese literal. Sin embargo, como indiqué anteriormente, Lo tuyo y tú admite lecturas más simbólicas y literarias. Y aquí está la gracia.

Aprovecharé para decirles que Lo tuyo y tú es inteligente y astuta. Todo un estudio de las fantasmagorías masculinas, y más cuando éstas son regateadas y puestas en evidencia de manera tan genial por parte de Hong Sangsoo.

Y si vamos un poco más allá, hasta incluso el espectador forma parte de la tela de araña que se teje en Lo tuyo y tú. Es decir, el desconcierto de los hombres es también el del espectador. Y la chica, ay, bien podría ser el alter ego de Hong Sangsoo.

Tras haber visto la película, pasados unos días, más me gusta Lo tuyo y tú.

Sinopsis El pintor Youngsoo se entera de que su novia, Minjung, se tomó unas copas con otro hombre y se peleó con él. Esa noche discuten y Minjung sale de casa, diciendo que no deberían verse durante algún tiempo. Al día siguiente, Youngsoo va en su busca, pero no consigue encontrarla. Mientras tanto, en Yeonnam, donde él vive, Minjung, o una mujer que es idéntica a ella, tiene citas con distintos hombres. Youngsoo vaga por las calles y lucha consigo mismo, que es lo mismo que luchar contra el mundo.
País Corea del Sur
Director Hong Sang-soo
Guion Hong Sang-soo
Música Dalpalan
Fotografía Park Hong-yeol
Reparto Kim Joo-hyuck, Lee You-young, Kwon Hae-hyo, Yu Jun-sang, Kim Eui-sung
Género Drama
Duración 86 min.
Título original Dangsinjasingwa dangsinui geot
Estreno 12/04/2017

Trailer

Calificación7
7

Comparte este artículo

Jesús Gabriel Gutiérrez

Mentor literario. Escritor. Filósofo. Prospectivista y astrólogo. Me interesa la historia y el hilo que sale de ella y nos conecta con el futuro.

2 comentarios

Añade tu comentario
  1. María Cruz 25 abril, 2017 at 21:07 Responder

    La joven protagonista no tiene nada de demente, ni de olvidadiza ni mucho menos tiene un trastorno de ningún tipo. Ha decidido mostrar en acto a los hombres insulsos que la rodean, que sólo se preocupan de sí mismos, de su propia imagen. Que prefieren la homosexualidad inconsciente de sus relaciones con los demás hombres que una relación con ella donde se incluya a la persona de ella, y no sólo su cuerpo.
    Ella no les reprocha nada, lo que habría convertido el film en un melodrama banal, sino que hace que cada uno se vaya colocando en la posición que merece, simplemente porque ella se coloca para conseguir eso, y no como víctima reprochona.

Escribe un nuevo comentario