Locas de alegría (2016), de Paolo Virzì – Crítica

Locas de alegría

«Las actrices protagonistas pilotan mano a mano Locas de Alegría, que tantea un drama social para convertirse, de pronto, en una road movie con tintes a la archiconocida Thelma & Louise

La carrera del realizador Paolo Virzi está, indudablemente, marcada por la comedia, al mismo tiempo que destapa todas las carencias (ya sea a nivel familiar, gubernamental, y hasta histórico) de su país de nacimiento: Italia. Pero en su filmografía hay otra cosa en común: desde su primer film La bella vita (1994) hasta La pazza giogia (2016) todas sus cintas, pasando por Napoleón y yo (2006), Tutta la vida davanti (2008), La prima cosa bella (2010), Todo el santo día (2012) o, El capital humano (2013) entre otras, han sido nominadas al prestigioso premio David di Donatello, cuando no han sido laureadas por el mismo o galardonadas en festivales europeos. Locas de alegría no iba a ser menos: 17 nominaciones a los Donatello 2016, incluidos a la mejor película y a la mejor actriz; Nominación a la mejor actriz (Valeria Bruni)  en los Premio del Cine Europeo y Espiga de Oro en el Festival de Valladolid (2016). La cinta ha logrado también el Premio del Público y el galardón ex aequo para las actrices Valeria Bruni Tedeschi y Micaela Ramazzotti.

Ya sea para bien o para mal, las actrices anteriormente mencionadas pilotan mano a mano la película de Virzi, que tantea un drama social para convertirse, de pronto, en una road movie con demasiados tintes a la archiconocida Thelma & Louise. Locas de alegría nos cuenta la historia de Beatrice Morandini Valdirana (Valeria Bruni), una condesa que vivió el esplendor social y económico, internada en Villa Biondi, una especie de palacete que había pertenecido a su familia y que, actualmente, ha sido reconvertido en una institución psiquiátrica. Hasta allí llega también  una joven tatuada (Micalea Ramazzotti), con un pasado de drogas, ciertos ataques psicóticos y de personalidad muy introvertida. Se les concede, tras un arduo debate médico, una salida para trabajar en una granja de productos naturales. Ambas mujeres, con dos caracteres totalmente contradictorios, se escapan a la primera oportunidad dejando un reguero de pequeños robos y estafas, con unas visitas a sus familiares que les permitirán conocer su traumático pasado.

La actuación del film recae sin ninguna duda sobre Valeria Bruni Tedeschi, de la que recordaremos cintas tan emblemáticas como Actrices, dirigida e interpretada por la misma Valeria Bruni en 2007; Viva la libertad (Roberto Andò, 2013) o la ya nombrada anteriormente El capital humano (Paolo Virzi, 2013) aunque la desgarradora actuación de Micalea Ramazzotti no tiene ningún desperdicio.

Desde el primer momento, la película no da tregua. Funciona de una forma acelerada, muchas veces sobreponiéndose los diálogos, y lo que en principio funciona a la perfección, al cabo de un rato, llega a cansar. Pero para nada esto es culpa de un excelente elenco interpretativo, ni de la dirección, sino del propio guion. Las conversaciones (nos recuerdan demasiado a las de la clásica comedia italiana) no poseen fuerza suficiente, haciendo que muchas veces el espectador se encuentre totalmente perdido, imposible de predecir cómo va a seguir todo aquello. No me refiero a los términos estéticos (aprovecho para decir que la fotografía, a cargo de Vladan Radovic, es buena), sino a los términos argumentales impredecibles. Eso sería impecablemente sobresaliente si, Locas de alegría, denunciara por ejemplo las instituciones psiquiátricas italianas (solo toca el tema muy suavemente). A través de la escapada de las dos mujeres, se nos descubre un mundo de cartón piedra, de falsedades, hipocresías, de mentiras, traiciones, chismes… En pocas palabras: no es oro todo lo que reluce. Claro está que los maestros Ettere Scola, Vittorio De Sica, y Federico Fellini, entre otros, ya nos lo dijeron.

En definitiva: excelente actuación, buena fotografía, una más que aceptable dirección, con un mensaje demasiado difuso (o por lo menos, visto demasiadas veces). Antes de ir al cine, miren la cartelera.

Locas de alegría

Sinopsis Beatrice es una condesa charlatana y millonaria que está convencida de encontrarse entre los círculos íntimos de los líderes políticos mundiales. Por su parte Donatella es una joven tatuada, vulnerable e introvertida, envuelta en su propio halo de misterio. Ambas son pacientes de Villabiondi, una delirante institución psiquiátrica.
País Italia
Director Paolo Virzì
Guion Francesca Archibugi, Paolo Virzì
Música Carlo Virzì
Fotografía Vladan Radovic
Reparto Valeria Bruni Tedeschi, Micaela Ramazzotti, Anna Galiena, Valentina Carnelutti, Elena Lietti, Tommaso Ragno, Bob Messini, Carlotta Brentan, Francesca Della Ragione, Roberto Rondelli
Género Comedia
Duración 111 min.
Título original La pazza gioia
Estreno 17/03/2017

Trailer

Calificación5
5

Comparte este artículo

Josep Lluis Mestres

Josep Lluis Mestres, nacido en Barcelona (1960), ha sido director de la revista literaria Vians Literature, y sus narraciones, poemas y artículos han aparecido en distintas revistas especializadas. Es autor de variados libros de poesía y narraciones, y le han sido concedidos diversos premios literarios.

No hay comentarios

Añade tu comentario