Los recuerdos (Les souvenirs, 2014), de Jean-Paul Rouve – Crítica

Los recuerdos

«Los recuerdos se ve con agrado. No es una película profunda, no será una obra inolvidable. No lo pretende.»

Un nieto. Una abuela. Una familia. Una historia de amor entre nieto y abuela, entre abuela y nieto. El resto de la familia sirve para secundar la narración y aporta algunos contrastes variopintos, algunos de ellos un tanto histriónicos, que ayudan a realzar la ternura y la sensatez de la relación entre el joven y la anciana. Por otro lado, Los recuerdos pone de relieve asuntos que todos podemos haber percibido en nuestra propia vida, en la relación con nuestros padres y con nuestros abuelos. Y más evidente aún cuando llega la hora de plantear una solución a las atenciones que una persona necesita para poder vivir sus últimos años. Sin embargo, debo decirlo ya, la película no es sólo sobre una relación entre personas. Lo es también de una relación con las coincidencias de la vida, con la armonía que las situaciones crean, más allá de las pretensiones concretas de las personas. Por ejemplo, la película acaba como empieza: de tal manera que los protagonistas han cambiado y, sin embargo, la historia de fondo sigue siendo la misma. Dos personas se equivocan de cementerio: así comienza y así acaba la película. Por tanto, una película que trata del destino, de sus carambolas, de sus encuentros, de sus lógicas.

La película me pasó agradablemente. O más bien yo pasé agradablemente por ella. Lo digo porque no es una película profunda, ni lo pretende. No será una obra inolvidable, ni pretende serlo. Jean-Paul Rouve, el director, no se plantea nada trascendente en lo cinematográfico. Digamos que sus pretensiones son modestas, lo cual es muy de agradecer. Y es precisamente esta falta de ambición lo que hace que la película no nos quiera engatusar con lo que no es. Por tanto, muy de agradecer por parte de cinéfilos que quieran darse un respiro con tanta película ampulosa, ambiciosa y tramposa como las hay.

Un elemento a valorar en Los recuerdos es la actuación del joven protagonista, Romain, por parte de Mathieu Spinosi, un actor con un futuro muy prometedor. Encontré en él a un genio en potencia. Un genio sin pretensiones de serlo. Simplemente está en su punto y plenamente en consonancia con lo que la película pide de él. La madurez que transpira en su interpretación contribuye, y mucho, a la hora de percibir los contrastes de inmadurez que, por ejemplo, muestra el papel que ejerce el padre (Michel Blanc), brillante en sus momentos histriónicos, en sus momentos patéticos y en sus momentos tiernos. Debo decir que la película tiene tan pocas pretensiones que incluso le podríamos pasar por alto el casting. Es decir, Romain no guarda ningún parecido ni con su padre ni con su madre. En cambio, si que nos podemos creer que la relación con la abuela contiene un acierto en este sentido.

Mención a parte merece el personaje de la abuela, encarnada por la gran Annie Cordie, que desprende humor, inteligencia y ternura.

En conclusión, Los recuerdos es una película para ver relajadamente y sin pretensiones por parte del cinéfilo. Y aquí está su encanto.

Los recuerdos

Sinopsis Romain tiene 23 años. Quiere ser escritor, aunque de momento es vigilante nocturno en un hotel. Su padre tiene 62 años, está jubilado y todo parece importarle un bledo. Romain comparte apartamento con un chico de 24 años cuyo único objetivo en la vida es seducir a las mujeres, sin importarle quién ni cuánto le cueste. Su abuela, de 85 años, vive en una residencia y se pregunta qué diablos hace allí. Y un día desaparece…
País Francia
Director Jean-Paul Rouve
Guión Jean-Paul Rouve (Novela: David Foenkinos)
Música Alexis Rault
Fotografía Christophe Offenstein
Reparto Michel Blanc, Annie Cordy, Mathieu Spinosi, Chantal Lauby, William Lebghil, Flore Bonaventura, Audrey Lamy, Jean-Paul Rouve, Jacques Boudet, Xavier Briere, Yvan Garouel, Daniel Morin
Productora Nolita Cinema. TF1 Droits Audiovisuels. Union Générale Cinématographique (UGC)
Género Drama. Secuestros
Título original Les souvenirs
Duración 92 min.
Estreno 22/04/2016

Trailer

Calificación5
5

Comparte este artículo

Jesús Gabriel Gutiérrez

Mentor literario. Escritor. Filósofo. Prospectivista y astrólogo. Me interesa la historia y el hilo que sale de ella y nos conecta con el futuro.

2 comentarios

Añade tu comentario
  1. Pilar Pérez Lampaya 1 Noviembre, 2016 at 11:45 Responder

    Coincido con la visión que nos ofrece Jesús Gabriel Gutierrez sobre esta película, después de haber leído otras críticas.
    Os expongo mi opinión sobre ella
    Es una película muy sencilla que refleja varios conflictos emocionales muy reales en nuestra sociedad y no creo que el director pretenda resolverlos. En mi opinión los presenta y deja que el espectador los resuelva si quiere. Al fin al cabo creo que es lo que hacemos en nuestra vida: a veces resolvemos conflicto que inquietan nuestra existencia, otras veces pasamos y dejamos que nos resbalen sin mayor trascendencia,otras nos cojen despistados y otras nos agobian. Refleja en definitiva nuestra actitud ante nuestra propia vida y nuestra actitud ante la vida de las personas que nos rodean. Creo que todos en algún momento de nuestra existencia hemos desempeñado el rol del padre, de la madre, de los tíos, del compañero o de la abuela. A su vez pienso que el nieto es el personaje más noble que aparece en el film. La imagen perfecta que creo que a todos nos gustaría ser. Sin pretenderlo y con gran humildad y elegancia está ahí junto con los suyos cuando más lo necesitan.Aunque el tampoco se escapa de las preguntas que a veces nos genera esta vida: su preocupación por encontrar a la mujer de de su vida.
    La película me conmovió en mi butaca y a pesar de que a veces el ritmo era lento los golpes de humor que salpican la narración contribuyen a su buen fluir.
    Destaco aquí el personaje del padre a veces trágico,exagerado y caricaturesco pero que arranca las risas en el espectador, el compañero de piso y el personaje de la gasolinera, llamado a ser el gurú del film, son geniales.

Escribe un nuevo comentario