Los últimos años del artista: Afterimage (2016), de Andrzej Wajda – Crítica

«Los últimos años del artista: Afterimage habla de la resistencia, la superación y la lucha, pero también de la decadencia y la resignación ante un punto final que se aproxima»

Todos los elementos relacionados con el fin de una etapa en la vida de un ser humano se juntan en Los últimos años del artista: Afterimage para hablar de la resistencia, la superación y la lucha, pero también de la decadencia y la resignación ante un punto final que se aproxima.

En 1948, Stalin toma Polonia y su doctrina totalitaria se impone en todos los ámbitos de la sociedad. El famoso pintor Wladyslaw Strzeminski ve cómo de repente la coyuntura sociopolítica que le ha tocado vivir en el colofón de su vida, se opone a su libertad de creación. Su actitud en contra del realismo socialista que comprometía su arte le hace sucumbir a una serie de infortunios de los que no tendrá escapatoria. Es perseguido y expulsado de su puesto en la universidad y toda su obra es destruida de todos aquellos puntos culturales donde se erigía de culto.

Habiendo perdido un brazo y una pierna, Strzeminski inicia una lucha contra el Partido con la ayuda de algunos de sus alumnos. Se produce entonces una retroalimentación entre ambos mundos. El espectador va a percibir que el espíritu artístico y revolucionario de los jóvenes necesita del discurso sabio y resonante de un artista ya consagrado. Por otro lado, el pintor ve cómo su obra se esfuma en una sociedad sometida que no le va a dar tiempo a combatir. De modo que opta por dejar el legado en esas mentes jóvenes que sucederán su arte.

La vida del artista en contradicción con la vida de la persona. Persona y artista se proyectan como dos elementos distantes donde el retratado elige su arte antes que a su hija, un personaje que sufre en primera persona la decadencia de su padre artista en lugar de su padre persona.

El director polaco Andrzej Wajda crea una representación realista, sutil y honesta pero que en muchas ocasiones roza la monotonía. La construcción narrativa de los hechos nace de una repetición de escenarios y a su vez una repetición de los mismos mensajes en esos mismos escenarios. Este elemento puede llegar a transformarse bien en una herramienta que deja al desnudo la continua decadencia o bien en un desacierto que deja al espectador en la superficie de las emociones del artista.

Estas localizaciones vienen acompañadas de una iluminación y colores tenebrosos que contrastan con las creaciones del artista. Es el reflejo de la oposición, de la resistencia artística contra la tiranía intelectual. La dirección de actores es acertada y va de la mano de una interpretación que construye a un personaje dolido, muy contenido y sin escapatoria a su destino ya escrito. Cuando esto ocurre no queda otra opción más que la resignación.

El mensaje que se transmite toca una y otra vez la misma nota en cada uno de los escenarios, no obstante, Los últimos años del artista: Afterimage nos brinda varias composiciones visuales cuanto menos memorables. Puede que este largometraje se destape en cierta medida como un pequeño homenaje a la propia obra de su autor. En la firma de Wajda se pueda vislumbrar la metodología cinematográfica de un director que también se posiciona en los últimos años de su vida.

Sinopsis Afterimage sigue a uno de los artistas de vanguardia polacos más importantes: Wladyslaw Strzeminski. El título de la película hace referencia a las imágenes remanentes, a las ilusiones ópticas que continúan apareciendo bajo los párpados tras haber mirado un objeto que refleja la luz.
País Polonia
Director Andrzej Wajda
Guion Andrzej Mularczyk
Fotografía Pawel Edelman
Reparto Boguslaw Linda, Aleksandra Justa, Bronislawa Zamachowska, Jacek Beler, Mateusz Bieryt, Szymon Bobrowski, Mariusz Bonaszewski, Danuta Borsuk, Tomasz Chodorowski, Nina Czerkies, Izabela Dabrowska, Aleksander Fabisiak, Paulina Galazka, Anna Grzeszczak, Filip Gurlacz, Mateusz Janicki
Género Drama
Duración 98 min.
Título original Powidoki
Estreno 30/06/2017

Calificación6
6

Comparte este artículo

Marta Fernández Jiménez

Graduada en Comunicación Audiovisual y Dirección de Series de Ficción, ha desempeñado el puesto de Script en cine en varios proyectos. Su sensación preferida es la que le genera estar entre las cuatro paredes de un rodaje.

No hay comentarios

Añade tu comentario