Mañana (Demain, 2015), de Cyril Dion y Mélanie Laurent – Crítica

Demain

«Mañana (Demain) es un documental bien realizado. El equipo que lo ha elaborado ha recorrido medio mundo en busca de testimonios y consejos para poder remediar o paliar la catástrofe.»

En los últimos años nos hemos habituado a las profecías sobre el fin del mundo. Que si las profecías mayas decían que esto se acababa en el 2012, que si Nostradamus auguró el final del mundo para el año 2000. Por no hablar de las profecías de Malaquías y de la lista de Papas que se acabaron con Juan Pablo II. Esto por lo que respecta a las profecías místico-religiosas. Pero también en las últimas décadas han aparecido otro tipo de profecías de carácter más o menos científico y con un inevitable trasfondo ecológico: tampoco aquí existe unanimidad sobre la fecha exacta del fin de los tiempos, pero si hay acuerdo en que esto no va bien. Desde los que aluden al cambio climático y a una próxima glaciación, hasta los que consideran que los nubarrones del futuro anuncian escasez de combustible y un mundo a lo Mad Max, pasando por los que apuestan por la colisión con un asteroide y aquellos otros que ven catástrofes naturales a la vuelta de la esquina, la idea de que… no hay un mañana, no sólo se ha impuesto sino que incluso se ha banalizado.

El documental francés Demain trata el tema de la catástrofe ecológica anunciada para el 2100 y cómo debería poder evitarse. La cinta gustará a aquellos que consideran el documental como un género cinematográfico como cualquier otro y no se limitan a verlos en TV2. Esta es la primera condición que debe cumplir quien acuda a ver esta película con garantías de que le vaya a gustar. La segunda es que le interese la cuestión ecológica o que, en cualquier caso, sea sensible al destino del planeta. Pero incluso si usted no cumple ninguna de estas dos condiciones, pero le gusta ver producciones bienintencionadas, realizadas con cierta ingenuidad y pasión, igual hasta termina gustándole.

Este tipo de documentales suelen caer en el peor de los catastrofismos. Uno se pone cardiaco en las butacas del cine, cuando ve desfilar por la pantalla datos y más datos anunciadores de un futuro negro azabache. El punto de partida es un estudio científico publicado hace unos años en el que se anunciaba una crisis generalizada en todo el planeta, tormenta perfecta surgida de una convergencia de catástrofes ecológicas, alimentarias, demográficas, económicas, sociales y, para acabar de arreglarlo, políticas. Ver el balance en todos estos terrenos deja al espectador con la piel de gallina, como cuando llevan media hora apareciendo vampiros o zombis en las películas de ese género, es decir, literalmente acongojado.

El documental está bien realizado, el equipo que lo ha elaborado ha recorrido medio mundo en busca de testimonios y consejos para poder remediar o paliar la catástrofe. Intenta por todos los medios, ser un documental positivo y dar una visión optimista del futuro: “Estamos mal, pero, tranquilos, esto puede resolverse”, parecen decir los los artífices del film. Y ahí es donde el documental tiene sus puntos débiles.

En ciencia se dice que “a grandes tesis, grandes demostraciones”: es decir, que cuando una teoría es espectacular tiene que ser demostrada de una manera no menos espectacular. Para demostrar que nos visitan los extraterrestres hay que poner a un hombrecillo verde de ojos tristones delante de las cámaras de la CNN… no basta con el testimonio de un rústico patán que dice haber visto un platillo volante aterrizar en su porqueriza o de una jubilada que afirma haber sido secuestrada en una nave extraterrestre. Hace falta algo más, de la misma manera que para demostrar que se puede salir de la crisis global que nos espera al final de la centuria, hace falta mucho más que unos consejos ingenuos y, a veces, infantiles.

Por ejemplo, se recomienda comer poca carne y alimentos biológicos. Apostar por las energías renovables, cambiar de banco… Nada nuevo, en definitiva. Consejos que se conocen desde hace tiempo y que siguen al pie de la letra exiguas minorías. El hecho de que menos de un 10% de la población siga estos consejos implica que en lugar de tener una crisis global para el 2100, la tendremos para el 2110… Para ese viaje no hacían falta alforjas.

Si las soluciones individuales que presenta el documental son poco satisfactorias, las colectivas lo son aún menos y, muchas de ellas, absolutamente inviables (la de transformar el barrio en una huerta, suena a puro angelismo por mucho que se haya puesto en práctica en Detroit). Y si vamos a las soluciones políticas, además de sonreír, terminaremos pensando que el remedio es peor que la enfermedad. Claro que algunas de las respuestas económicas que oímos en este documental, más que sonrisas terminan generando carcajadas, especialmente a quien tiene algún conocimiento en la materia.

La crítica, siempre, es mucho más fácil que las propuestas en positivo. Un espíritu moderadamente crítico, cuando aparecen los créditos en este documental, termina pensando que “esto” no tiene solución y que las que se nos acaban de proponer, o bien apenas palian el problema o, simplemente, no resuelven absolutamente nada, sino agravan en algún caso, la situación. El documental demuestra que quienes lo han elaborado confían en la bondad y en la sabiduría de la naturaleza humana… algo contradictorio porque la crisis global que tenemos a la vuelta de la esquina ha sido provocada, precisamente, por la humanidad y su pretendida sabiduría. Como para fiarse.

Vale la pena decir algo sobre los promotores de este documental. Cyril Dion es lo que se dice un “activista humanitario altermundialista”. Es coautor del documental junto a Mélanie Laurent, actriz, realizadora y cantante francesa. Ésta, desde el año 2000, ha protagonizado treinta filmes, realizado otros seis y participado en numeras producciones para televisión. Es una chica brillante, guapa, inteligente y creativa, pero en su biografía la ecología no aparece, por lo que hay que deducir que la mayor parte de los contenidos del documental se deben a Dion.

Lo esencial del documental es presentar un estado de las distintas tendencias más vanguardistas de la ecología y del altermundialismo. La cinta viene avalada por un millón de espectadoras que la han visto en Francia y por unas críticas en general favorables y algún que otro premio (el Premio César al Mejor Documental).

La película está pudiendo difundirse gracias a que consiguieron reunir en apenas dos meses casi medio millón de euros mediante pequeñas aportaciones. Se considera que esta cantidad es, hasta ahora, récord, en la llamada “captación colaborativa de fondos” o crowdfunding.

Al salir de la sala de proyección había comentarios para todos los gustos: desde quienes veían un tono excesivamente infantil, ingenuo y angélico, hasta aquellos otros que se sentían enamorados y encantados con todas las propuestas. Ni lo uno ni lo otro, pero más cerca de lo primero de que de lo segundo, si quieren mi opinión. El saber no ocupa lugar y esta película es de las que vale la pena ver, aunque solamente sea para ejercer la crítica. También en ciencia se dice que “más vale una mala teoría a no tener teoría”… (si hay teoría, por errónea y limitada que sea, al menos se la puede criticar, y de esa crítica puede surgir otra teoría superior). Vayan a verla y juzguen ustedes mismos.

Demain

Sinopsis Tras la publicación de un estudio que anunció la posible desaparición de parte de la humanidad en 2100, Cyril Dion y Mélanie Laurent quedan con un equipo de cuatro personas en diez países para investigar lo que podría provocar esta catástrofe y, sobre todo, la forma de evitarlo. Durante su viaje, se encuentran con pioneros que reinventan la agricultura, la energía, la economía, la democracia y la educación. Al acabar estas iniciativas comienzan a ver el surgimiento de lo que podría ser el mundo del mañana.
País Francia
Director Cyril Dion, Mélanie Laurent
Fotografía Alexandre Léglise
Productora Move Movie / Mars Films / Mely Productions / Agence Française de Développement / Région Aquitaine / CNC / Colibris – Mouvement pour la Terre et l’Humanisme / Agrinergia / Hozhoni / Johes / Affaires Publiques Consult
Género Documental
Duración 118 min.
Título original Demain
Estreno 29/04/2016

Trailer

Calificación6
6

Comparte este artículo

Amor Díaz Boyero

Trabaja en el mundo editorial, y le gusta la arquitectura, viajar, el cine, la robótica-nanotecnología, hacer tortilla de patata, el té y la buena educación.

No hay comentarios

Añade tu comentario