Mañana empieza todo (2016), de Hugo Gélin

«Omar Sy, en el discurso final de Mañana empieza todo, provocó aplausos por parte de los críticos»

Atención: comedia con final profundo. Así es como podría definir Mañana empieza todo, una comedia francesa con algún acento inglés, pues se trata de una coproducción. Sin embargo, el estilo francés sobresale por encima de cualquier otra influencia. Y aquí llego yo recordando las últimas comedias francesas, que me parecieron cada vez más flojas e insustanciales. Así, pues, me pongo en la labor de ver una película que me suscita muchas dudas. Y no es que no sea yo de poca comedia. Más bien, las comedias, me parece que abusan del brochazo gordo, para hacer encajar una serie de situaciones del todo improbables hasta hacer parecer que tienen sentido. Pues bien, Mañana empieza todo es de brochazo con alguna pincelada. Curiosamente, la pincelada surge justo al final. Vayamos por partes.

Tenemos en pantalla a Omar Sy personificando a un playboy de mucho éxito entre las mujeres. En una de sus múltiples relaciones, la compañera de aquel momento (encarnada por Clémence Guichard) queda embarazada. Nuestro protagonista es informado por la madre de la criatura cuando ésta ya ha nacido. A partir de este hecho, Mañana empieza todo despliega todo un juego de artilugios que se me antojaron harto previsibles. Por ejemplo, la madre llega, le entrega a la niña y huye. Él, que no está por la labor, acaba desarrollando la responsabilidad paternal. Pasan los años y la madre decide volverse a presentar para reclamar la custodia de la niña. Aún con ello, el tratamiento aplicado hace que la cota de drama no perturbe el aire de comedia. Más bien al contrario, el final, del todo imprevisible, es el que hace que la pincelada ocupe el lugar del brochazo gordo. Y ahí vemos a Omar Sy en su discurso final, el cual provocó aplausos por parte de los compañeros críticos. Sin este discurso, el del personaje de Omar invocando a su hija, la película no hubiera tenido sentido. De hecho, hubiera sido un fracaso total. Ese discurso es lo que hace que Mañana empieza todo se salve de la quema total.

Dejando de lado mis gustos en relación a la comedia francesa de los últimos tiempos, Mañana empieza todo gustará a quienes guste la comedia ligera con pretensiones de algo más. También, a quienes amen incondicionalmente a Omar Sy, megapresente allá donde esté.

Por mi parte les diré que lo que más me gustó fue la actuación de la niña. Todo un hallazgo y premonición de un futuro brillante. Atención, pues, al nombre de la actriz que la encarna: Gloria Colston.

Sinopsis Samuel vive la vida sin responsabilidades en la playa en el sur de Francia. Hasta que un día, una de sus antiguos amores le deja en los brazos a un bebé de pocos meses, Gloria: su hija. Incapaz de cuidar de un bebé y decidido a devolverle la niña a su madre, Samuel se va a a Londres para tratar de encontrarla pero no tiene éxito. Ocho años más tarde, mientras que Samuel y Gloria viven en Londres y son inseparables, la madre de Gloria regresa a su vida para recuperar a su hija.
País Francia
Director Hugo Gélin
Guion Hugo Gélin, Mathieu Oullion, Jean-André Yerles (Historia: Guillermo Ríos, Leticia López Margalli, Eugenio Derbez)
Música Rob Simonsen
Fotografía Nicolas Massart
Reparto Omar Sy, Clémence Poésy, Antoine Bertrand, Gloria Colston, Karl Farrer, Anna Cottis, Susan Fordham, Phelim Kelly, Richard Banks, Attila G. Kerekes, Andy Mihalache, David Lowe, George Johnston, John Heartstone, Sian Altman, Alexandra Kiss, Claire Ashton
Género Comedia
Duración 115 min.
Título original Demain tout commence
Estreno 31/04/2017

Trailer

Calificación4
4

Comparte este artículo

Jesús Gabriel Gutiérrez

Mentor literario. Escritor. Filósofo. Prospectivista y astrólogo. Me interesa la historia y el hilo que sale de ella y nos conecta con el futuro.

No hay comentarios

Añade tu comentario