13 películas que puede que no conozcas, pero deberías conocer

películas que puede que no conozcas, pero deberías conocer

Esta recopilación no es más que una pequeña lista basada en mi humilde criterio cinematográfico. Algunas son más conocidas que otras, pero cumplen una cualidad común: calidad a la hora de construir un proyecto. Una película que no transmite nada o que incluso no te hace empatizar con la historia o con los personajes, es una misión fallida. Por lo que me lanzo a elaborar esta lista, no de cintas favoritas, sino de películas que me han hecho sentir y que quiero compartir con vosotros. Espero que sea de vuestro agrado.

Nota: la numeración decreciente se corresponde con mi grado de satisfacción, sin tratar de discernir entre mejores películas o peores.


  1. Nightcrawler – Dan Gilroy (2014)

Jake Gyllenhaal nos tiene muy mimados con sus fantásticas interpretaciones. Puede que patine en alguna película, pero esta no es una de ellas. Nominada a los Oscar y globos de oro, Nightcrawler es un thriller psicológico inquietante y con ciertos matices de oscuridad, mezclando crimen y periodismo, sobretodo gracias al extravagante Lou Bloom, caracterizado por Gyllenhaal, el cual hace que nos sintamos extraños, desconfiados, enfurecidos y alucinados por lo que es capaz de obrar.


  1. Her – Spike Jonze (2013)

¿Creíais que enamorarse de una inteligencia artificial es imposible? Joaquin Phoenix nos muestra que no. En un futuro no muy lejano, se crea un romance entre el solitario Theodore y el nuevo sistema operativo líder en el mercado. Una tragicomedia un tanto peculiar, que no trata a la IA como un ente que se revela contra la humanidad sino como uno que trata de comprenderlo y vivir en armonía.

Una buena historia con unos buenos personajes, en una sincera película que nos revela otra faceta del romanticismo, extrovertida y un tanto abstracta. Juzgar la cordura de Theodore corre a la cuenta de cada uno.


  1. Drive – Nicolas Winding Refn (2011)

Con esa singular habilidad de Ryan Gosling para dotar a sus personajes de cierta apatía superficial de la manera más profunda posible, Drive nos dibuja un marco oscuro e inquietante. El mundo de Drive (Gosling), conductor especialista de cine en el día y transportista en la noche, da un vuelco cuando conoce a su vecina (Carey Mulligan).

Quizá en algunos puntos se sienta un poco sosa, pero este silencioso thriller neo-noir -convertida en película de culto – te electrizará con sus escenas de acción y con sus enredos argumentales.


  1. El último rey de Escocia – Kevin Macdonald (2006)

Nicholas Garrigan (James McAvoy) es un médico recién graduado que decide marchar hacia Uganda para ayudar a aquellos quienes más lo necesitan. Pronto conoce al presidente Idi Amin (Forest Whitaker), quienes estrechan lazos y entablan amistad. Lejos de las apariencias, oscuros secretos ocultos salen a la luz poco a poco, haciendo que el gracioso y despreocupado inicio torne en un dramático y crudo desenlace. Esta cinta basada en hechos reales está almibarada con una fina capa de angustia, concluyendo en una cinta absorbente y llena de sorpresas.


  1. Locke – Steven Knight (2013)

Desarrollada toda la actividad en el interior de un coche, esta película comprende muy bien el sentido del concepto “giro argumental”. Con tan solo un personaje en carne y hueso, Ivan Locke (Tom Hardy), y el resto detrás de sus teléfonos móviles, Locke inicia un trayecto donde su vida cambiará por completo. Muchas llamadas telefónicas, varios cabos sueltos y unas cuantas personas comprometidas. ¿Qué es lo que está pasando?


  1. Los idus de marzo – George Clooney (2011)

De nuevo Ryan Gosling en esta lista y compartiendo pantalla con George Clooney, esta cinta sobre política narra el proceso de una campaña en la que un prometedor candidato (Clooney) se presenta a líder del partido demócrata. El personaje de Ryan Gosling, su jefe de prensa, descubre algunos trapos sucios y debe tomar decisiones.

La cara oculta de la política, aquella en la que todos dicen ser alguien quienes no son, con poderosas pinceladas dramáticas, constituye una pintura basada en el cinismo, la hipocresía y la mentira.


  1. Chronicle – Josh Trank (2012)

Desde la perspectiva de varios dispositivos de grabación de video, tres jóvenes amigos consiguen alucinantes poderes. Pero no es todo alegría y color, porque no tener control sobre el poder puede concluir en el caos y en el desastre. Como dijo Abraham Lincoln, “dale poder a un hombre para corromperlo”.

Esta cinta de ciencia-ficción adquiere un tono tenebroso a medida que avanza la trama, con buenos efectos especiales, una historia entretenida y coherente (dentro de las leyes de la ciencia-ficción) y una actuación ejemplar de Dane Dehaan.


  1. El club de los cinco – John Hughes (1985)

Habría que dedicar un artículo por separado a esta película, pero siento la necesidad de incluirla en esta lista. Esta es una de esas cintas que puedes ver varias veces sin cansarte – dejando un determinado espacio temporal entre ellas-.

La claridad y sinceridad de los personajes son plasmadas con unas grandes actuaciones por parte de sus interpretadores. La crítica social que se esconde tras los diálogos es coherente con la época y con las edades de los protagonistas.

Sin duda, El club de los cinco es una cinta de otra generación pero que sigue destacando incluso no perteneciendo a la nuestra.


  1. Lion – Garth Davis (2016)

Dev Patel vuelve para protagonizar esos dramas que tan bien encajan con su personaje tipo. Quizá no tan impactante como Slumdog Millionaire, pero si más empática que la anterior, pues se centra principalmente en su personaje y consigue explotar al máximo su historia.

Este potente drama comienza en su niñez y acaba cuando ya ha alcanzado su edad adulta, iniciando un viaje en busca de sí mismo en el que memorias dormidas en su mente despiertan, embarcándose en una aventura triste y amarga sobre la desaparición de un niño en Calcuta.


  1. Warrior – Gavin O’Connor (2011)

Una familia rota, y varias historias que colisionan. El lado más sincero de las artes marciales mixtas se muestra cuando dos hermanos separados por el pasado vuelven a verse las caras.

Esta historia ficticia se abre camino entre una espiral de golpes y reveses, donde el verdadero contrincante no está al otro lado del cuadrilátero, sino en su propia cabeza. Una película sobre el orgullo, el rencor y la ira, contada por medio de una familia en la que el talento para las artes marciales mixtas son herencia genética.


  1. John Wick – Chad Stahelski, David Leitch (2014)

Una historia sobre la venganza de un asesino entrenado retirado. Más que el argumento, esta cinta destaca por la fantástica interpretación del cuerpo actoral (especialmente Reeves y Dafoe) y el espectacular frenetismo de sus escenas de acción. Los asiduos enfrentamientos son llevados con una velocidad vertiginosa pero suficiente para poder gozar de la acción que brinda el filme.


  1. 50/50 – Jonathan Levine (2011)

Esta despreocupada tragicomedia sobre el cáncer y la amistad saca el lado más humano de Seth Rogen, Joseph Gordon-Levitt y Anna Kendrick. Con algunas escenas altamente dramáticas, eso si, la cinta narra como Adam (Joseph Gordon-Levitt) planta cara a una de las enfermedades que más vidas ha destruido y enfrenta las diferentes fases de dicha enfermedad.

Con un balance entre el humor y la tragedia, los actores se embarcan en un viaje en el que al final el sufrimiento les ha transformado en personas que son diferentes a las del principio. La historia retrata como el cáncer no solo afecta a su portador, sino también a sus seres queridos, siendo partícipes de una cruda realidad y cambiando totalmente sus vidas. ¿Lograrán superar el cáncer?


  1. Redención – Antoine Fuqua (2015)

Y para redimirse por la última posición de esta lista, otra de Gyllenhaal para su admiración. La historia es desgarradora, y el personaje de Gyllenhaal es muy carismático e indómito. El color de la historia es tenue y la sucesión de los hechos es sorpresiva e inesperada.

Una fuerte rabia e ira albergada en su corazón desde su pasado, es liberada y toma una mala decisión, la cual no puede deshacerse. Debe lidiar con los frutos de dicha decisión cuando cree que lo ha perdido todo y siente que de verdad tiene que cambiar algo, iniciándose el proceso que nombra a esta impecable película.

Esta película, que relaciona el drama y el deporte (boxeo), se siente muy realista y auténtica, con otra impecable actuación de un Jake Gyllenhaal que debe enfrentarse a sus demonios por el bien de su familia, pero sobretodo, de sí mismo.

Comparte este artículo

No hay comentarios

Añade tu comentario