Stoker

Mia Wasikowska en Stoker

Park Chan-wook es un reconocido director de la nueva ola del cine coreano. Muy posiblemente no lo identifiquéis por su nombre, pero quizá sí lo hagáis por algunas de sus películas. La más famosa (y la mejor) de todas ellas es Old Boy.

Como director, Park Chan-wook es un superdotado. Visualmente tiene un talento descomunal, y su pulso narrativo, tranquilo y firme, le va muy bien a esas películas violentas que tanto le gusta filmar. Sus obras tienen personalidad, y se sienten libres, no sujetas a ninguna norma, mezclando géneros e innovando en ellos.

Stoker es su primera película en Hollywood, y la mejor noticia que se puede dar es que ha mantenido esa valentía. El film es extraño, diferente, turbador, estimulante. Mantiene el nivel estético de sus anteriores trabajos, y la independencia en el pulso narrativo. Este no se acelera, no busca la acumulación de acontecimientos (algo muy extendido en el cine norteamericano), se lo toma con calma, creando poco a poco una atmósfera malsana y opresiva (ayudado por una buena banda sonora).

Matthew Goode y Nicole Kidman en Stoker

Los actores (Mia Wasikowska está realmente bien), tremendamente inexpresivos (por órdenes de la dirección), siempre parecen ocultar algo, siempre parecen amenazar esa calma tensa que inunda la primera mitad de la película. Y es entonces, cuando la violencia se desata, cuando los personajes comienzan a descubrirse, es entonces cuando Stoker pierde un poco de su atractivo.

Y es que su principal problema es un guión vacuo, superficial, que una vez muestra sus cartas nos inunda un cierto sentimiento de decepción.

Park Chan-wook siempre había firmado sus guiones en colaboración con algún guionista experimentado. Sus tramas, casi siempre se presentaban efectistas y poco relevantes. Sin embargo, se seguían con interés y sorpresa, te conseguían absorber y arrastrar, y presentaban destellos de originalidad.

En esta ocasión, el director coreano se atrevió con un guión ajeno, muy en la línea de los suyos propios, pero peor.

En definitiva, Stoker es un gran película desde el punto de vista de la dirección, que se lleva a cabo de manera original, innovadora y preciosista. Sin embargo, lo que nos encontramos bajo esa capa de superficial excelencia es el vacío (algo demasiado común en nuestros días).

Calificación6.5
6.5

Comparte este artículo

Arturo G. Maiso

Tras estudiar comunicación audiovisual y cine, se especializó en comunicación multimedia y marketing online. Ha fundado la empresa AGM Comunicación Multimedia y la web El Cine en la Sombra.

1 comentario

Añade tu comentario
  1. BEATRIZ 28 junio, 2013 at 09:49 Responder

    La vi hace poco y me gustó bastante. Tiene un royo raro que cautiva jejejeje. Nicole Kidman no está muy acertada a mi parecer…

Escribe un nuevo comentario