Stranger in Paradise (2016), de Guido Hendrikx – Crítica

Stranger in Paradise

«Stranger in Paradise es una especie de híbrido que navega entre el documental y la ficción, y que seguramente agrade a aquellos que están interesados en el tema de la inmigración»

Stranger in Paradise es una película holandesa dirigida por Guido Hendrikx que se llevó la Mención Especial del Jurado en el festival DocumentaMadrid, el Premio Especial del Jurado a un documental holandés en el IDFA y que hace poco ha sido nominada a los Premios del Cine Europeo. Es una especie de híbrido que navega entre el documental y la ficción. Un hombre holandés, el actor Valentijn Dhaenens, se reúne en una clase con diferentes grupos de inmigrantes ilegales que acaban de llegar a Italia a través del mar. Allí les explica lo que es Europa, les pregunta por su futuro, por qué han venido aquí, etc. La película se divide en tres actos y tanto la charla como el grupo de inmigrantes de cada uno de ellos es diferente.

En el primer acto Dhaenens adopta una postura ideológica de derechas, rompiendo las esperanzas de los inmigrantes, diciéndoles que Europa no les quiere, que no hay dinero para mantenerles, que esto no es el paraíso, que hay choques culturales y religiosos, que no van a encontrar trabajo, etc. Cabe destacar el detalle de que el actor, junto a su pizarra, aparece a la derecha de la pantalla, algo que cambia después. Lamentablemente, este acto no despierta ningún tipo de reflexión más allá de enunciar lo que a todos se nos podría ocurrir si nos dijeran que tenemos que defender esa ideología, y tampoco hay diálogos reveladores con los inmigrantes. Sí que es cierto que Dhaenens sabe darle bastante intensidad a la situación y que aparecen algunos datos económicos que resultan interesantes.

En el segundo acto Dhaenens adopta una mentalidad de izquierdas, apareciendo a su vez físicamente a la izquierda de la pantalla. Aquí todo es de color de rosa, Europa les necesita, son bienvenidos, hay dinero y trabajo de sobra para todos, etc. Esta parte es posiblemente la más floja de Stranger in Paradise, pues además de no presentar ninguna reflexión que merezca la pena, pierde la intensidad que sí mostraba el acto anterior, más que nada porque los inmigrantes están de acuerdo con lo que se dice y simplemente afirman con la cabeza.

El tercer acto tiene un subtítulo que traducido sería “él sigue las reglas”. Aquí Dhaenens se limita a seguir la normativa que dicta Holanda en temas de inmigración y refugiados. Reúne a todos los inmigrantes de los otros actos en la misma clase y los va descartando para el permiso de residencia según unos criterios. Si bien es cierto que se pierde interacción humana y dinamismo, también se descubren bastantes detalles interesantes. Al final los únicos inmigrantes que consiguen el permiso de residencia para Holanda son los que están en una situación en la que su vida en el país de origen corre peligro.

Sorpresivamente, hay un epílogo que más o menos funciona como un ejercicio metacinematográfico en el que el actor está fumando y algunos inmigrantes vienen a hablar con él de forma espontánea. No sabemos si Dhaenens actúa o es él mismo. Aquí sucede algo un tanto extraño, pues una de las preguntas es sobre la película y el actor dice que el presupuesto es de 180.000 euros, lo cual serviría para mantener a cinco o seis de ellos durante un año en Holanda según datos que se dan antes. No sé si Guido Hendrikx lo hace voluntariamente como autocrítica o si involuntariamente está abriendo un agujero moral del que la película no saldría bien parada. De todas formas, a pesar de este bache y de no ser excesivamente punzante, Stranger in Paradise es una obra competente que seguramente agrade a aquellos que están interesados en el tema de la inmigración.

Stranger in Paradise

Comparte este artículo

Jaime Fa de Lucas

Graduado en Estudios Ingleses, con un Máster en Estudios Literarios y actualmente cursando el Doctorado. Redactor jefe de cine en Culturamas y colaborador en otros medios. Apasionado de la literatura, el cine y la música, tanto a nivel crítico como creativo.

No hay comentarios

Añade tu comentario