Un tango más (2015), de Germán Kral – Crítica

«Un tango más, resulta, en definitiva, una propuesta notable que agradará no solo a aquellos que aprecien este baile en particular, sino también al público ajeno al mismo, empatizando con la elocuente mirada al pasado de su protagonista»

“Bailar pegados es bailar”, cantaba Sergio Dalma con su característica voz rota en su conocidísima balada.  Precisamente eso, bailar “pegados como a fuego”, es lo que hicieron María Nieves y Juan Carlos Copes durante casi cinco décadas. Juntos reinventaron el tango, género musical por antonomasia de su país de origen, Argentina. Recorrieron medio mundo, de Ciudad de México a París, pasando por Nueva York, Tokio o Berlín. Llegaron a danzar en la mismísima Casa Blanca durante el cumpleaños del, por entonces, presidente Ronald Reagan. Tocaron el cielo profesional al mismo tiempo que vivían un infierno en lo personal.

Un tango más, obra del realizador bonaerense Germán Kral, no es sino un homenaje sincero a dos vidas dedicadas en cuerpo y alma a la danza. Un film que fusiona documental y ficción, entrevistas, imágenes de archivo y coreografías, abarcando desde el momento en que María y Juan Carlos se conocieron en el club Estrella de Maldonado en 1947 hasta su separación (definitiva) tras la gira japonesa de 1996. El cineasta confía en la voz de la propia María Nieves -quién mejor- para narrar los acontecimientos que marcaron un género, dotando al largometraje de una entrañable honestidad, si bien el posicionamiento del autor no resulta del todo ecuánime.

Si Rosa Nieves pone la voz, las jóvenes duplas Ayelén Álvarez Miño—Juan Malizia y Alejandra Gutty—Pablo Verón aportan el talento y la pasión en los números de baile. Ejecutados con verdadera clase y elegancia, Un tango más incluye un buen puñado de escenas musicales, basadas en las influyentes coreografías con las que Nieves y Copes redefinieron el tango moderno. Unas bonitas estampas del Buenos Aires actual sirven a su vez como transición entre las diferentes etapas vitales de la pareja protagonista.

La comparación con Tango, del maestro Carlos Saura, es a todas luces inevitable. Ambas cintas comparten una estructura libre -resultado de la sugerente mezcla de arte y cine-, una minuciosa búsqueda del impacto visual y un amor desmedido por esta danza argentina. Quizá, la película de Germán Kral posea un sello más personal y suponga un retrato más íntimo.

Kral no solo idolatra el tango con locura, también siente un cariño desmedido por Juan Carlos Copes y, especialmente, por María Nieves. No solo le importa su trabajo, su legado. También su mundo interior. Así, el filme permite al espectador entender por qué del amor al odio solo hay un tango y cómo dos almas aparentemente tan dispares (cálida ella, frío él) pudieron conectar desde el desencuentro. Se echa de menos, no obstante, mayor número de intervenciones de Copes, que queda relegado a un plano meramente secundario.

Un tango más, resulta, en definitiva, una propuesta notable que agradará no solo a aquellos que aprecien este baile en particular, sino también al público ajeno al mismo, empatizando con la elocuente mirada al pasado de su protagonista, María Nieves, una mujer que, durante toda su vida, fue capaz de bailar todas las sensaciones imaginables.

Sinopsis Historia de la vida y el amor de los famosos bailarines de tango argentinos, María Nieves Rego y Juan Carlos Copes, que se conocieron en la adolescencia y bailaron juntos durante casi cincuenta años, hasta que una situación dolorosa los separó.
País Argentina
Director Germán Kral
Guion Germán Kral
Música Luis Borda, Sexteto Mayor, Gerd Baumann
Fotografía Jo Heim, Félix Monti
Género Documental
Duración 84 min.
Título original Un tango más
Estreno 01/09/2017

Calificación7
7

Comparte este artículo

Guillermo Gil Gómez

Técnico Superior en Realización de Audiovisuales y Espectáculos y graduado en Periodismo. Entre mis aficiones están el cine, los videojuegos y viajar. Podéis leerme también en mi blog personal, Cámara Subjetivo

No hay comentarios

Añade tu comentario