Una verdad muy incómoda: ahora o nunca (2017) – Crítica

«Una verdad muy incómoda: ahora o nunca nos presenta a Al Gore como una especie de salvador del planeta y a Donald Trump como la reencarnación del mal en la tierra. De lo segundo no me cabe duda, de lo primero aún tengo mis dudas»

Hace más de diez años que se estrenó Una verdad muy incómoda (2006) en la que el entonces popular ex-vicepresidente (Al Gore) ponía de manifiesto ante el gran público las tremendas adversidades que iban a venir de la mano del cambio climático. Un documental que obtuvo dos premios Oscar, al mejor documental y a la mejor canción del año, y que recibió aplausos y abucheos a partes iguales. Lo que Davis Guggenheim, director de la primera cinta, y Al Gore plantearon sin duda fue una jugada astuta para incautar a miles de adeptos indecisos matando así dos pájaros de un tiro: concienciar a la sociedad americana de los graves peligros del calentamiento global y de paso hacer campaña y conseguir votantes fieles para el partido demócrata, que en ese momento acababa de sufrir una tremenda derrota de la mano del partido republicano encabezado por George W. Bush. En cualquier caso, el contexto de este manifiesto ecológico lo es todo, pues hablamos de la etapa más oscura de la sociedad americana, nos referimos al 11-S y a la inminente Guerra de Iraq, que dividió aún más a Estados Unidos entre republicanos y demócratas. Una guerra financiada y estudiada que dejó miles de muertos y que fue justificada por la búsqueda de unas armas de destrucción masiva que jamás aparecieron. Un conflicto bélico cuya única razón de ser era la apropiación de combustibles fósiles en Oriente Medio, una guerra financiada por las empresas petrolíferas.

En esta ocasión, Al Gore cuenta con nuevos cineastas a su mano, Bonni Cohen y Jon Shenk, e igualmente repite la fórmula que tanto le sirvió en la primera ocasión. Centrado esta vez en las tragedias acaecidas por las inundaciones en los países de Chile, Filipinas, Tailandia o en la ciudad de Miami, el ex-vicepresidente nos conduce a través de la narración para mostrarnos las graves consecuencias de las que nos habló en el primer documental. Como buen panfleto político, Una verdad muy incómoda: Ahora o Nunca hace especial hincapié en la labor demócrata y en las devastadoras carencias que definen al partido republicano recién presidido por Donald Trump. Ahondando en uno de los momentos más delicados de la historia contemporánea francesa (y europea), los atentados de París en noviembre de 2015, el documental encuentra su punto álgido en los tres días antes de la Cumbre del Clima en París, donde Al Gore se sitúa frente a las cámaras para mostrarnos su profundo dolor y consternación ante los actos terroristas recién perpetrados en la capital francesa. Y es ahí, donde radica el principal defecto de este documental propagandístico y digámoslo ya, hábilmente manipulador, pues sabe como tocar la fibra del espectador para sutilmente inyectar una dosis de grandilocuencia americana y de moralidad ecológica.

Al igual que en su primera parte, el uso descarado del sensacionalismo convierte un discurso sólido en papilla para votantes de fácil gancho. Los atentados de las torres gemelas y de París sirven como reclamo del espectador/votante dispuesto a tragarse más de hora y media de concienciación ecológica impulsada por un discurso de dudosa autenticidad en la que se nos presenta a Al Gore como una especie de salvador del planeta y a Donald Trump como la reencarnación del mal en la tierra. De lo segundo no me cabe duda, de lo primero aún tengo mis dudas.

Sinopsis Una década después de que “Una verdad incómoda” pusiera el asunto del cambio climático en el corazón de la conciencia y la cultura popular, viene el seguimiento que demuestra qué cerca estamos de una verdadera revolución energética.
País Estados Unidos
Director Bonni Cohen y Jon Shenk
Música Jeff Beal
Género Documental
Duración 100 min.
Título original An Inconvenient Sequel: Truth to Power
Estreno 06/10/2017

Trailer

Calificación4
4

Comparte este artículo

No hay comentarios

Añade tu comentario