Verano en Brooklyn (2016), de Ira Sachs – Crítica

Verano en Brooklyn

«Verano en Brooklyn es una pequeña obra de arte. La escena que cierra la película es otro acto de maestría.»

Atención: Ira Sachs, director de esta película, poco conocido entre nosotros. Sin embargo, qué gran trabajo el suyo, por la concepción de la historia, por la sutileza, por lo que cuenta, por lo que podemos aprender de ello. Aquí está el sentido del cine y del arte. De Ira Sachs no tengo conciencia de haber visto alguna otra de sus obras, pero es como para prestarle la atención que merece. Veo, por ejemplo, que es el director de El amor es extraño. Vamos, que me produce apetencia. Y todo gracias a esta Verano en Brooklyn. O, si lo prefieren, Little Men, título original.

Verano en Brooklyn cuenta la historia de dos familias. Una de ellas es la propietaria de una finca. En sus bajos, a pie de calle, hay una tienda de confección y venta de ropa. Quien lleva el negocio es una mujer con hijo adolescente. Y la familia que le alquila el local es americana, también con hijo adolescente. Y está precisamente en la relación entre estos chicos el quid de la cuestión del mensaje que nos narra Verano en Brooklyn. Estamos asistiendo, pues, al desarrollo de una relación entre dos familias: la propietaria del local y quien lo usa. O lo que es lo mismo: el conflicto de intereses que acaba afectando a ambas partes. Sin embargo, y aquí está el nudo, los hijos respectivos tratan de poner a salvo su relación más allá del conflicto de intereses encarnado por los adultos.

Vayamos por partes. La familia americana, con el pater familias encarnado por el gran Greg Kinnear, ante la perspectiva de obtener un mejor alquiler del local, plantea a la inquilina un aumento en la cuota. Como es de esperar, la película transcurre con la espada de Damocles pendiendo sobre la pervivencia del negocio. Ahí vemos el conflicto moral y emocional, que acaba afectando a ambas familias. Sin embargo, los adolescentes procuran decir la suya al respecto. Es decir, hay intereses contrapuestos sobre los cuales estos chicos tienen algo que decir y algo que hacer.

Del resultado final no les contaré nada más, aunque me parece que se trata de una pequeña obra de arte. La escena que cierra la película es otro acto de maestría. Por cierto, hay algo en Verano en Brooklyn que me recuerda a Sparrows. Se trata de algo sutil que acontece justo al final de ambas películas. Y en los dos casos, con el papel del hijo adolescente como centro del mensaje.

Atención a Theo Taplitz, el joven actor que personifica la centralidad de la historia que Verano en Brooklyn nos cuenta.

Verano en Brooklyn

Sinopsis Dos chicos de orígenes distintos conviven y se hacen amigos en un edificio de Brooklyn, pero su amistad se pondrá a prueba cuando sus respectivas familias se enfrenten por el arrendamiento de una tienda.
País Estados Unidos
Director Ira Sachs
Guión Ira Sachs, Mauricio Zacharias
Música Dickon Hinchliffe
Fotografía Óscar Durán
Reparto Theo Taplitz, Michael Barbieri, Greg Kinnear, Jennifer Ehle, Paulina García, Alfred Molina
Género Drama
Duración 85 min.
Título original Little Men
Estreno 21/10/2016

Trailer

Calificación8
8

Comparte este artículo

Jesús Gabriel Gutiérrez

Mentor literario. Escritor. Filósofo. Prospectivista y astrólogo. Me interesa la historia y el hilo que sale de ella y nos conecta con el futuro.

2 comentarios

Añade tu comentario

Escribe un nuevo comentario