A la deriva (2018) de Baltasar Kormákur – Crítica

«A la deriva es más real, mágica y poderosa que Cuando todo está perdido, y atractiva y melancólica como Tormenta Blanca»

Cuando los poemas se transfieren a la pantalla, aunque no sean poemas de Bécquer o Walt Whitman, la sensación es, —no de haber visto una película— sino de haber comprendido el sentido mismo de la vida, de entender, quizá, el significado último de tu paso por el mundo. Esto ocurre con A la deriva (Adrift) de Kormákur. Conocer su trasfondo real, donde no hay muchas posibilidades para inventar subtramas lejos de la historia real que sucedió en alta mar, le atribuye al visionado una gota de nostalgia añadida. Estamos en 1980. Un chico de 33 años conoce a una joven nómada de 24, el amor les lleva a intentar dar la vuelta al mundo desde Tahití, pero una abominable tormenta secuestra sus pasiones, dejando el barco a la deriva a 1.500 millas náuticas de tierra firme. Un aporte en positivo de la cinta es su narración cronológica, que no es lineal, pues permite, desde el comienzo, ver al espectador todo lo que ocurre tanto en el presente como en el futuro, a excepción de los últimos minutos, que deja la mente en quiebra acercándose a la realidad.

No se pierde entre los vaivenes de absurdas historias paralelas o personajes extravagantes porque ataca al mismo estómago de la vida, con fina circuncisión, asoma una historia de supervivencia extrema en la extensa mar. Conmueve su precisión narrativa con tal solo dos personajes, el Hazaña y un único escenario que es el mal vestido de aguas turbias. A la deriva está rodada a ritmo de canción triste, donde dos nómadas se encuentran para volver a desaparecer en forma de fábula. Imprime un miedo natural que es difícil no interiorizar; no es la soledad, ni el delirio, ni la infinita superficie azul que todo lo envuelve, es ese limbo en el que la desprotección total te vuelve miserable; solo queda soltar la conciencia, todo tu ser, olvidar el pensamiento, el odio, el miedo… Para brillar como se brilla tras la explosión mortal de una Supernova.

Y si de comparaciones se trata, se admiten apuestas. La mía: Más real, mágica y poderosa que Cuando todo está perdido  (J.C Chandor, 2013), y atractiva y melancólica como Tormenta Blanca (Ridley Scott, 1996).  El final twist sube un punto la nota final.


Sinopsis Basada en una historia real, narra cómo la pareja formada por los jóvenes Tami Oldham y su novio Richard se hace a la mar en su velero, pero en medio del océano se ven sorprendidos por una de las mayores tormentas jamás registradas. Tras el paso del huracán, Richard sale herido, y Tami tendrá que ponerse al mando para intentar sobrevivir a la deriva con el velero roto, sin comida y sin agua.
País Estados Unidos
Dirección Baltasar Kormákur
Guion Aaron Kandell, Jordan Kandell y David Branson Smith
Música Volker Bertelmann
Fotografía Robert Richardson
Reparto Shailene Woodley, Sam Claflin, Jeffrey Thomas, Elizabeth Hawthorne, Grace Palmer, Tami Ashcraft, Siale Tunoka, Zac Beresford y Luna Campbell
Género Aventuras
Duración 96 min.
Título original Adrift
Estreno 29/06/2018

Calificación7
7

Comparte este artículo

Santiago Jurado

Natal de Madrid (1984). Pedagogo, Dromomaníaco y coordinador de Proyectos educativos. Interesado en las herramientas visuales como agente didáctico en las aulas. Estudié guión de cine en Fuentetaja Literaria y diseño con 3DStudio Max en el centro Nuevas Tecnologías de Madrid. Practicante de Yoga, Mindfulness y Senderismo. Adoro los movimientos contraculturales, la escritura no lineal, el baile improvisado y la naturaleza salvaje.

No hay comentarios

Añade tu comentario