Amor a la siciliana (2016), de Pierfrancesco Diliberto – Crítica

«Amor a la siciliana intenta contarnos de una forma superficial, que en el desembarco de Sicilia, el ejército americano se sirvió de la ayuda de la mafia americana»

Dirigida y protagonizada por Pierfrancesco Diliberto, alias PIF, debutó en la dirección con el film La mafia solo mata en verano (2013) con la que obtuvo el Premio del Cine Europeo a la mejor comedia y el David di Donatello a la mejor ópera prima, en la que retrataba en clave de humor la historia en Sicilia, entre 1970 y 1990, una época convulsa en que la Cosa Nostra campaba a sus anchas. En este violento escenario, y dando un tono mucho más cálido a la cinta, nos relataba (siempre en clave de tragicomedia) una historia de amor. Y dio un buen resultado.

Ahora, sin arriesgarse un ápice, repite fórmula con Amor a la siciliana, un guion coescrito por el mismo Diliberto, y que transcurre en 1943, cuando las tropas estadounidenses desembarcaron en Sicilia. Arturo (Pierfrancesco Diliberto) está profundamente enamorado de Flora (Miriam Leone), sobrina de Don Tano (Mario Pupella)  dueño de un restaurante de Nueva York, pero ella está prometida con un mafioso, la mano derecha de Lucky Luciano. La única forma de evitar el matrimonio, es que Arturo viaje a Sicilia y pedir la mano a su padre. Así pues, ni corto ni perezoso, Arturo se alista en las fuerzas aliadas con la intención de encontrar al padre de Flora y pedirle su mano. Como ya se podrán imaginar, nuestro protagonista tendrá que sortear numerosos obstáculos y todo tipo de situaciones para conseguir a su amada.

Hay muchas grietas en el guion y en la forma de narrar la historia. Por un lado nos cuentan una historia cómica de corte romántico, sin ninguna gracia y, algunas veces, rayando lo burdo (no se pierdan la escena del burro volando), y por otro lado, intenta contarnos de una forma muy superficial, que en el desembarco de Sicilia, el ejército americano se sirvió de la ayuda de la mafia americana, gracias a la contribución de Lucky Luciano. Toda la cinta es muy trivial, predecible, sosa, aburrida y sin ninguna clase de sustancia. Esto es algo que ocurre a menudo cuando se quieren decir muchas cosas sin profundizar en ninguna. Da la sensación que todo está hecho muy rápido, sin prestar ninguna atención a los detalles, como si el público al que le gustara este tipo de películas tuviera la risa floja. ¿Los actores? Digamos que pasables, sin ninguna mención en particular.

En definitiva, y para no aburrirles, les vuelvo a decir que todo está muy poco trabajado, y no hay nada original. Algunas veces, hasta tuve la sensación de que PIF estaba interpretando a un Forrest Gumb sin gracia alguna. Dirigir es mucho más que ponerse tras una cámara: hay que tener las ideas muy claras y saber separar el grano de la paja. De todas formas, yo siempre animo a ir a las salas cinematográficas, y esta vez  no va a ser una excepción. Eso sí, bajo su responsabilidad. No esperen encontrar ninguna joya al estilo de Ettore Scola.

Sinopsis Ambientada en la época de la llegada de los americanos a Sicilia durante la II Guerra Mundial, el personaje principal de Amor a la siciliana, Arturo, tendrá que alistarse en el ejército de Estados Unidos si quiere ganarse el corazón de su amada Flora.
País Italia
Director Pierfrancesco Diliberto
Guion Pierfrancesco Diliberto, Michele Astori y Marco Martani
Música Santi Pulvirenti
Fotografía Roberto Forza
Reparto Pierfrancesco Diliberto, Miriam Leone, Andrea Di Stefano, Stella Egitto
Género Comedia
Duración 99 min.
Título original In guerra per amore
Estreno 20/10/2017

Calificación3
3

Comparte este artículo

Josep Lluis Mestres

Josep Lluis Mestres, nacido en Barcelona (1960), ha sido director de la revista literaria Vians Literature, y sus narraciones, poemas y artículos han aparecido en distintas revistas especializadas. Es autor de variados libros de poesía y narraciones, y le han sido concedidos diversos premios literarios.

No hay comentarios

Añade tu comentario