Amour. Maldito Haneke

Jean-Louis Trintignant e Isabelle Huppert

Joder. Haneke me ha vuelto a joder la tarde.

Antes de ver Amour, ya eran seis las películas del director austriaco que había tenido la oportunidad de ver. Las suficientes para que la presente no me pillara de improviso. Pues lo ha hecho.

Las críticas que la calificaban como una obra menos “Haneke”, más tierna, más sencilla, debieron rebajar mis defensas. Y enfrentarse desprotegido a una película de este licenciado en filosofía y psicología (con una visión extremadamente pesimista de la vida) es arriesgarse al shock.

Hay elementos nuevos hasta entonces ausentes en su cine. Pero Amour sigue teniendo su firma. Traduzco: prepárense para sufrir.

Haneke coloca la cámara donde nadie quiere estar, para contar así una pesadilla que nos envuelve de forma lenta y natural. La normalidad y la fatalidad se funden para hacer de la experiencia algo terrorífico. La cotidianidad, los continuos elementos con los que nos podemos sentir identificados, la dignidad inicial de los protagonistas, incluso la bondad presente en ellos (nunca antes un personaje dibujado por Haneke contaba con esta cualidad) contribuyen a aumentar el desasosiego del espectador.

Emmanuelle Riva realiza una fantástica interpretación en Amour

Pues lo que es nuevo en él, es un retrato del ser humano menos miserable, cargado de más elementos positivos que negativos. Sin embargo, la vida, parece decir, haya sido virtuosa o no, termina en tragedia. 

¿Y por qué un título como Amour para describir algo así? Pues porque es este el que ata al protagonista con su mujer, porque es este el que posibilita que esa unión no se deshaga durante el deterioro de la anciana. Bajo la superficie, Amour justifica sobradamente su nombre, aunque el amor que aquí nos encontramos sea doloroso, y los únicos abrazos se produzcan cuando el anciano ayuda a su maltrecha mujer a moverse. Pues amor no sólo es disfrute, también es compromiso y dolor.

Calificación6.5
6.5

Comparte este artículo

Arturo G. Maiso

Tras estudiar comunicación audiovisual y cine, se especializó en comunicación multimedia y marketing online. Ha fundado la empresa AGM Comunicación Multimedia y la web El Cine en la Sombra.

No hay comentarios

Añade tu comentario