Big Eyes (2014), de Tim Burton – Crítica

big eyes

La última película de Tim Burton es muy superior a ‘Sombras tenebrosas’ y ‘Alicia en el país de las maravillas’, lo cual, admitámoslo, no era demasiado difícil. En esta ocasión cuenta con los mismos guionistas de ‘Ed Wood’, aunque el resultado no es, ni de lejos, tan memorable.

La película no es mala, en absoluto, pero tiene muy poco que podamos recordar. Estoy seguro de que personas de distintas generaciones, que no disfrutan demasiado del Hollywood actual, pasarán un buen rato con ‘Big eyes’, pero me temo que no habrá mucha gente que sienta la necesidad de revisitarla. Lo más probable es que, a la salida del cine, piensen en como celebrar la nochevieja.

La película cuenta la historia real de Margaret Keane, una mujer que pasó años pintando cuadros de niños de ojos grandes y llorosos que su marido vendía como suyos. Los cuadros se convirtieron en un fenómeno de masas pero, hasta que no pasó más de una década, la señora Keane no decidió reclamar su autoría.

Se pueden decir mil cosas de Burton, pero nadie hace uso del color como él. El director encuadra con maestría y, haciendo uso de una iluminación y dirección artística ejemplares, otorga a cada plano una cualidad pictórica (algo muy acorde al tema tratado). Esto es una virtud objetiva del cineasta y de su obra, aunque, del mismo modo, los problemas de ‘Big eyes’ radican más en el enfoque que ha dado Burton al asunto que en el guión de Scott Alexander y Larry Karaszewski.

Todo es extremadamente convencional. La planificación, el montaje, o, en definitiva, la forma de contar la historia. Una historia que es real y que es tan loca, tan disparatada, que podía habernos hecho mirar a la persona de al lado y decir “¿pero esta mierda pasó de verdad?”. Sin embargo, la forma en la que se desarrollan los acontecimientos es demasiado verosímil, demasiado natural. Características que, en cualquier otro drama, serían recomendables, pero que aquí, resultan un lastre. Se me hace muy raro un enfoque tan académico en la dirección.

La película tiene mucho humor, aunque falla en el tempo cómico. Del mismo modo, pasan cosas inesperadas pero el desarrollo general de la trama parece demasiado evidente desde ya los primeros minutos. Hay una escena en la cual nuestra desquiciada protagonista va al supermercado y empieza a ver a todo el mundo con los espeluznantes ojos de sus pinturas. Es una de las mejores escenas de la película, precisamente porque alude a los sentimientos de los personajes y no a la idea, algo artificial, de contar un relato según unos patrones específicos. Hay una pelea a puños que podía haberse sentido más violenta y un crítico de arte que podía haber sido más disparatado. La película tampoco hace ningún hincapié en la locura que supuso que miles de personas colgaran esos cuadros en las paredes de sus casas. Y es que, con todo el respeto a la señora Margaret Keane, son francamente espantosos.

Lo mejor de la película, aquello que la sostiene es, sin duda, las interpretaciones. Y no puedo dejar de fascinarme con el talento de Christoph Waltz. Una persona con un carisma arrollador, que convierte a un personaje real (y francamente repugnante) en un divertido pícaro de playa, un empresario, estafador y un psicópata peligroso, todo ello a la vez. Esto llega al punto de que yo me preguntaba si el filme no se hubiera beneficiado más en que nos contasen la historia desde el punto de vista del villano. Probablemente no, porque aquella habría sido otra película, pero sí que echo de menos alguna otra escena del señor Keane engañando a sus semejantes (y eso que hay unas cuantas).

Estamos ante un biopic que pretende ser atípico pero que no lo consigue. ¿Significa esto que no merece la pena? Bueno, eso depende de cada uno. Yo, personalmente, he disfrutado la película, aunque en dosis muy justitas. Es técnicamente perfecta y cuenta con un guión que, se nota, está muy trabajado. Sencillamente, le falta chispa.

big eyes

Sinopsis Narra la historia de Margaret y Walter Keane. En los años 50 y 60 del siglo pasado, tuvieron un éxito enorme los cuadros que representaban niños de grandes ojos. La autora era Margaret, pero los firmaba Walter, su marido, porque, al parecer, él era muy hábil para el marketing.
País Estados Unidos
Director Tim Burton
Guión Scott Alexander, Larry Karaszewski
Música Danny Elfman
Fotografía Bruno Delbonnel
Reparto Amy Adams, Christoph Waltz, Danny Huston, Jason Schwartzman, Krysten Ritter, Terence Stamp, Heather Doerksen, Emily Fonda, Jon Polito, Steven Wiig, Emily Bruhn, David Milchard, Elisabetta Fantone, Connie Jo Sechrist, James Saito
Productora Silverwood Films / Electric City Entertainment / Tim Burton Productions / The Weinstein Company
Duración 106 min.
Género Drama
Título original Big Eyes
Estreno 25/12/2014

Trailer

Calificación6
6

Comparte este artículo

Enrique Dueñas

Enrique Dueñas , escritor y guionista, aficionado al género fantástico y la tarta de queso.

No hay comentarios

Añade tu comentario