Class Enemy: el nacismo en el siglo XXI

class enemy

Class Enemy‘ (Razredni sovraznik, 2013) es una brillante película de producción eslovena llamada a desaparecer entre superhéroes, zombies y explosiones varias. Parece que su presencia en la 70º Mostra de Venecia, donde ganó el premio FEDORA de la Semana de la Crítica, y su condición de finalista en los Premios LUX del Parlamento Europeo no serán suficientes para sostenerla ante los ojos del público y evitar que caiga en el olvido.

Y es una verdadera pena, porque más allá de la calidad cinematográfica de la cinta, lo verdaderamente relevante son algunas de las reflexiones que esta lleva a cabo.

Su director, el debutante Rok Bicek de 29 años de edad, narra los conflictos producidos en un instituto a raíz de la llegada de un autoritario profesor. Su actitud hermética y un tanto arrogante impedirá que empaticemos con él, lo que transforma la cinta en una experiencia fría, característica ideal para que seamos capaces de juzgar lo que vemos sin velos emocionales.

El profesor en cuestión utiliza métodos que no pueden tacharse únicamente como estrictos, pues van más allá, adentrándose en el terreno de lo que es cruel y, aún con dudas me atrevería a decir que sádico. Estos procedimientos derivan en un trágico suceso que hará revelarse a la clase. Los alumnos emprenderán contra él una batalla que si bien es justa, desembocará en comportamientos autoritarios, intolerantes, discriminatorios y violentos. Los mismos que tachaban de nazi a su despótico profesor adoptan feroces conductas dictatoriales y se arrojan contra cualquiera que ponga en duda la mezquindad del maestro.

Aunque la aclaración no es necesaria, Rok Bicek afirma en una entrevista que “el instituto de la película es como una sociedad en miniatura a imagen y semejanza de mi país”. Y es que ‘Class Enemy‘, a pesar de estar localizada en un instituto, es una obra profundamente política. Su denuncia a ciertos sectores de la sociedad es clara, y va dirigida a aquellos que hondeando la bandera del antitotalitarismo y del respeto a los derechos humanos crean un ejército ideológico que arremete contra todo aquel que no comulgue con su lista ideales.

La presión que ejerce este heterogéneo grupo de soldados es tal que mucha gente se cuida mucho de expresar su opinión en público (intimidación), consiguiendo así que su pensamiento sea el único “bueno” y “válido”.

Es este el discurso principal de una película que se plantea otros temas, pero casi todos derivados o confluentes con este, como es  la falta de sentido crítico o la ineficacia del sistema educativo.

Aunque en mi opinión ‘Class Enemy‘ es superior, es imposible no relacionarla con una interesante película canadiense llamada ‘Profesor Lazhar‘ (Monsieur Lazhar, 2011). Los sucesos que acontecen durante la primera mitad son prácticamente calcados, y ambas comparten ese tono frío y distante del que hablábamos anteriormente. Los discursos, en los dos casos marcados de forma muy poco explícita, se dan la mano en varias ocasiones, aunque finalmente cada uno pondrá su atención en un tema diferente.

Me gustaría aprovechar para animar a quien pueda estar leyendo esto a que se tome un respiro en su trepidante vida repleta de obligaciones y películas vacías, y realice un último ejercicio de responsabilidad: vea buen cine.

class enemy

Share this post

Arturo G. Maiso

Viajero y cinéfilo. Director de Marketing en una plataforma de financiación participativa, CEO de AGM Comunicación Multimedia y director de El Cine en la Sombra.

4 comments

Añade el tuyo
  1. KariGarcia18 2 junio, 2015 at 19:23 Responder

    El llamado a Ver buen cine es escuchado y puesto en practica siempre. La pelicula parece interesante, pero el principal problema aqui es: donde se puede conseguir. La estoy buscando para descargarla y nada.

  2. A y MAte 14 diciembre, 2015 at 00:05 Responder

    Me gusto muchísimo esta película. Desde el comienzo el personaje del profesor demuestra lo peor de si, observando, en su tono de voz, sus miradas y mensajes a los jóvenes a quien debía instruir. Sus acciones Me provocaron escozor, broncas y alto nivel de rechazo, lo que la hizo atractiva para mi. Mas luego, con la tragedia, se desencadenan todo tipo de reacciones que son altamente disfrutables en los diálogos que decidí repasarlos porque me parecían de alto contenido violento y cínico por parte de los adultos, aunque se puede observar que entre los jóvenes también convive la virulencia recibida en casa.

Publica un nuevo comentario