Daniel Sánchez Arévalo. Un empresario entre comillas

gordos5

Cuando yo era niña y empezaba a iniciarme en mi actual cinefilia, los comentarios que más escuchaba sobre el cine español rondaban mucho más los “Yo por eso no pago” o “¿Para qué voy a ver eso si solo saben enseñar tetas y culos?”, que los “¡Qué bien, una española! ¡Qué derroche de talento!”. Triste pero cierto. Afortunadamente, parece que con el paso de los años la cosa ha mejorado y la concepción hacia los filmes patrios ha cambiado.
Uno de los culpables es, sin duda, este director y guionista madrileño de 44 años licenciado en Empresariales. Este GranFamiliarGordoOscuroCasiPrimo, que intenta “emocionar e infundir un poco de luz” en todo lo que escribe y dirige. Y lo consigue con creces.

Daniel Sánchez Arévalo empezó su andadura en el mundo de la ficción televisiva animado por su hermano, quien al ver que le gustaba y se le daba bien escribir guiones, le animó a “escribir uno que le diera de comer”. Así, tras acabar sus estudios de Empresariales en la Universidad Pontificia Comillas, cuna de importantes empresarios españoles, la exitosa serie de televisión ‘Farmacia de Guardia (Antonio Mercero, 1991)’ emitió el primer capítulo con guión firmado por Sánchez Arévalo, ‘No sufras, capullo’. Hablamos de junio de 1994.

A partir de ahí siguió escribiendo para otras series televisivas españolas como ‘Ellas son así (Chus Gutiérrez, Jaime Botella; 1999)’, ‘Hermanas (Enric Banqué, 1998)’ u ‘Hospital Central (Antonio Santos, Jorge Díaz, Moisés Gómez; 2000)‘.
Pero con el nuevo siglo llegó también un cambio en la vida de este madrileño y, con esto, pronto llegaría también un soplo de aire fresco para el nuevo cine español. Tras recibir una beca Fullbright para estudiar un máster de cine en Estados Unidos, Daniel Sánchez Arévalo decidió ir más allá del guión e iniciarse también en la dirección con cortos como ‘¡Gol! (2002)’, ‘Exprés (2003)’ o ‘Profilaxis (2003)’. Justamente fue en este ‘Profilaxis’ donde el director comienza su relación con uno de sus tres actores – actorazos, si se me permite- fetiches por excelencia, Antonio de la Torre.

Tras unos cuantos cortometrajes premiados, nos plantamos en 2006, cuando por fin Sánchez Arévalo decide dar el salto a la gran pantalla con un largometraje que le valió seis nominaciones al Goya y el premio a la mejor dirección novel, Azuloscurocasinegro‘. Su ópera prima cuenta la historia de un chico que intenta labrarse un futuro diferente al que le estaba establecido mientras su hermano, recién salido de la cárcel y estéril, le pide que deje embarazada a su novia, también presidiaria, para que la trasladen al módulo de maternidad y deje de sufrir maltratos. Es gracias a esta cinta que podemos ver por primera vez al tándem De la Torre – Quim Gutiérrez – Raúl Arévalo, presente en otras dos de las cuatro películas que ha dirigido Sánchez Arévalo hasta la fecha.

azuloscurocasinegro

Unos años más tarde, en 2009, con De la Torre a la cabeza como el perfecto ejemplo a seguir para adelgazar, dirige ‘Gordos’, una comedia dramática que nos muestra cómo avanza la terapia de un grupo de apoyo de gente con problemas de obesidad. Sin Quim Gutiérrez pero con Raúl Arévalo y otros nombres menos recurrentes en sus cintas – pero igual de talentosos-, con ‘Gordos’ el cineasta afianza su éxito y valía consiguiendo esta vez ocho nominaciones a los Premios de la Academia.

Dos años después, es cuando Sánchez Arévalo decide volver a reunir a su trío actoral por excelencia para rodar su primera comedia propiamente dicha. Una de las historias más frescas que se han rodado en la historia del cine español, escrita a la justa medida del magnífico reparto perfectamente escogido. Una historia que logra que por una hora y media te traslades a ese precioso pueblo cántabro que es Comillas y seas uno más en sus fiestas viendo actuar a los Backstreet Primos. Esto es ‘Primos’, la entrada triunfal del cineasta madrileño al difícil mundo de la comedia cuyo absolutamente magistral monólogo inicial de la mano de Quim Gutiérrez se estrenó antes que la película en el Notodofilmfest para ir abriendo boca. Aunque es la única de sus cuatro obras que no logra conseguir ninguna estatuilla, la Academia del Cine Español vuelve a saber reconocer el talento del director madrileño y su elenco y nomina a la cinta a dos Premios Goya.

primos

Y precisamente dos Goya (de los once a los que aspiraba) son los que se lleva a casa la que hasta ahora es su última película, La Gran Familia Española. Una vez más, Sánchez Arévalo decide repetir con la comedia – que yo no calificaría exactamente como tal-, contando la boda del pequeño de cinco hermanos en una familia comandada por un padre enamorado del amor, de la mujer que lo abandonó y de ‘Siete Novias para Siete Hermanos (Stanley Donen, 1954)’, de donde incluso ha sacado el nombre de sus cinco hijos varones. El telón de fondo de la celebración es la final del Mundial de Fútbol de Sudáfrica en el que la Selección Española se jugaba ganar su primer Mundial. Con reparto ya conocido pero también incluyendo nuevos rostros, volvemos a encontrarnos ante una comedia que consigue emocionar tanto por la historia de los personajes como por hacernos recordar uno de los momentos más alegres del deporte español. Y además, consigue que Daniel Sánchez Arévalo se acabe de convencer de que contar con su pequeña gran familia de actores (y también de equipo técnico) en todas sus cintas, no es algo que tenga que cambiar.

La gran familia española

De hecho, lo único que sabemos de su nueva película es que, en declaraciones del propio director a El País, Raúl Arévalo ya le ha echado un ojo a su próximo papel. Y eso nos encanta, porque tanto Sánchez Arévalo como su público sabemos que la magia que logra transmitirnos no sería del todo igual sin el pequeño universo actoral y técnico al que estamos acostumbrados.

Mientras llega el momento de conocer más detalles de su próxima película, siempre podemos ir abriendo boca el 21 de noviembre en el edificio de la Real Academia Española de Madrid para disfrutar de su debut en dirección teatral con el microteatro ‘Hanky Panky’ protagonizado por Hugo Silva e Inma Cuesta.
Pero de todos modos, confiamos en que no nos haga esperar mucho y en 2015 podamos estar abarrotando las salas de cine de todo el país para llenarnos de la emoción, espontaneidad, naturalidad y frescura que sólo un director como Daniel Sánchez Arévalo puede crear.

Comparte este artículo

Silvia Martínez Gómez

Siempre había querido ser presentadora, así que me gradué en Periodismo en la Universidad Jaume I de Castellón, aunque barajé también empezar arte dramático, pues me encanta la interpretación. Mi pasión por el cine empezó de bien pequeña cuando mi abuela me enseñó una de las mayores joyas del cine para mí: Cantando bajo la lluvia. A partir de ahí mi relación con el séptimo arte fue a más. Veía cine, series, leía sobre cine y series, sobre actores, filmografías...¡lo que fuera! Los clásicos, el cine de terror y el romántico se convirtieron pronto en mis géneros de referencia...Y a día de hoy, a mis 23 añitos, quizá exceptuando gran parte del cine de acción, no le hago ascos a nada. ¿Será esto lo que llaman ser una cinéfila?

No hay comentarios

Añade tu comentario