Detective Conan: El caso Cero (2018) de Yuzuru Tachikawa – Crítica

«Detective Conan: El caso Cero, con más de seis milllones de espectadores que ya la han visto en Japón, es la apoteosis de la creatividad. Hay un trabajo de guión impecable y exhaustivo»

El cine de animación es un género con identidad propia. Prueba de ello es la cantidad de seguidores que tiene, especialmente en Japón, país que lidera toda la inventiva al respecto. También les diré que no es un género que me plazca especialmente. Sin embargo, y como he comentado en otras ocasiones, debo quitarme el sombrero ante el talento desarrollado. Y esta película, Detective Conan: El caso Cero, con más de seis milllones de espectadores que ya la han visto en Japón, es la apoteosis de la creatividad. O lo que es lo mismo: una vez traspasados los prejuicios de quien escribe, se constata que hay un trabajo de guión impecable y exhaustivo. En cambio, el formato y el estilo de los dibujos me parecieron, como ocurre con otras películas del género, emocionalmente pobres, fríos, inflexibles. En fin, quizá la eficiencia de la historia quede mejor reflejada en el formato anime que en el convencional. Pero es cuestión de gustos. Algo debe tener el anime cuando tantos seguidores lo bendicen.

La historia transcurre en Tokyo, en un complejo turístico de lujo a punto de inaugurar llamado Edge of the Ocean. El caso es que a pocos días antes de la inauguración el recinto sufre una gran explosión. A partir de este hecho, se desarrolla una historia que es una vorágine de principio a fin. Digamos que el equipo de dirección de Detective Conan: El caso Cero, comandado por Yuzuru Tachikawa, se ha propuesto no conceder al espectador ni un minuto de descanso. Y lo ha conseguido con creces. Bien, prosigo.

Tras la explosión, aparece en escena el detective Conan, el gran personaje de esta saga de gran éxito. El caso es que en la trama que se nos propone en Detective Conan: El caso Cero están las pesquisas detectivescas, todo un thriller a la japonesa, junto con una serie de mensajes que apelan a la moral, a la ética, a la inteligencia, a la perspicacia, al honor y a no conformarse con medias verdades o con lo aparente de la realidad entera. También, y este es un gran hallazgo, se exponen las ambiguedades, el miedo a llegar a saber la verdad, la culpa, la honorabilidad, la ambivalencia.

Ante tal proliferación de talento que destila Detective Conan: El caso Cero, con un guión que supera todo lo que ustedes puedan imaginarse, me quedé con una sensación de exasperación. Por un lado, un guión con mucha sustancia; por el otro, una estética que me parece contraproducente. O lo que es lo mismo: ante un fondo de la cuestión tan enjundioso, ¿es el anime el formato mejor para semejante transmisión de valores? Como ven, tengo mis más y mis menos con el formato animista.

Aún con lo que les acabo de explicar, lo mejor de Detective Conan: El caso Cero avanza in crescendo hasta llegar más allá del final (sí, sí, como lo oyen). Y es justo al final en donde está la clave de todo. Esta clave, atención, está expresada en la canción que suena junto con los títulos de crédito (e incluso habiendo acabado el desfile final de títulos, hay una coletilla postrera verdaderamente sustancial). Debo decir que mis compañeros cinevisionarios se perdieron este detalle, pues a la que empezaron a desfilar los titulares también ellos desfilaron en dirección a la calle.

El otro hallazgo de la película es la banda sonora, tan excelente como la película misma.


Sinopsis El reciente inaugurado complejo turístico y centro de convenciones “Edge of Ocean” prepara la próxima feria. Antes de la ceremonia de apertura, se produce una explosión a gran escala. El detective más famoso de Japón, el detective Conan, deberá resolver otro nuevo caso y encontrar al culpable.
País Japón
Dirección Yuzuru Tachikawa
Guion Takeharu Sakurai
Música Katsuo Ono
Género Animación
Duración 115 min.
Título original Meitantei Conan Zero no Shikkōnin
Estreno 09/11/2018

Calificación7
7

Comparte este artículo

Jesús Gabriel Gutiérrez

Mentor literario. Escritor. Filósofo. Prospectivista y astrólogo. Me interesa la historia y el hilo que sale de ella y nos conecta con el futuro.

No hay comentarios

Añade tu comentario