Efraín (Lamb, 2015), de Yared Zeleke – Crítica

Efrain

«Zeleke, con su ópera prima Efraín, nos demuestra que realidad y ficción se pueden dar la mano, utilizando los elementos narrativos propios de la ficción pero sin dejar de lado el tono naturalista del documental.»

Fernando Trueba declaró lo siguiente en una entrevista: “Puedes estar leyendo durante diez años todas las noticias que traten sobre Irán en los periódicos, puedes seguir todos los informativos que aporten datos sobre dicho país, y en realidad no sabes nada sobre Irán. En cambio, vas a ver una película iraní y en hora y media sabes cómo son sus gentes, cómo es una casa, una calle, un juzgado, una cárcel… tienes la sensación de que has vivido allí y conoces la realidad de lo que ocurre. El cine es la única memoria real que existe. Por tanto, ningún país puede permitirse el lujo de no tener cine”.

Efraín (primera cinta etíope en competir en el festival de Cannes) es de esas películas que más allá de aportar al espectador una dosis de entretenimiento, realiza la encomiable función de mostrar la realidad de un país en el cual el 80% de la población se dedica a la agricultura de subsistencia, y los escasos films que allí se producen apenas tienen distribución en occidente. Por tanto, y a colación de lo que dice Trueba, realmente desconocemos por completo la vida en Etiopía, con lo cual, esta película adquiere mayor relevancia que cualquier otra debido a su función divulgativa. Esto ha sido posible gracias al talento de su director Yared Zeleke para narrar una historia sencilla pero de gran profundidad dramática, cuyo hilo conductor es la esperanza de un niño por escapar a la ciudad en busca de su padre, con la única compañía de una oveja, recuerdo de su madre fallecida. Un argumento con el que cualquiera se puede sentir identificado, dando lugar a que la implicación emocional del espectador sea tal que es imposible no emocionarse. La idea sustancial del relato se basa en sentimientos universales de amor y amistad que son identificables en cualquier idioma y en cualquier parte del mundo.

Cabe destacar la gran interpretación de unos actores que, en su mayoría, no necesitan ponerse ninguna careta para representar sus propias vidas. Mención aparte merece el niño protagonista, Rediat Amare (se realizaron 7000 pruebas de casting para dar con él) que da muestras de una madurez interpretativa sobrecogedora.

En el apartado técnico no debemos pasar por alto una extraordinaria fotografía de los maravillosos paisajes de montaña que Etíopia nos regala. Un contraste entre la riqueza visual de un país y su pobreza de recursos.

Zeleke, con su ópera prima Efraín, nos demuestra que realidad y ficción se pueden dar la mano, utilizando los elementos narrativos propios de la ficción pero sin dejar de lado el tono naturalista del documental. Por supuesto, no falta la denuncia de temas como el machismo o la inmigración por falta de recursos, que a día de hoy, por desgracia, siguen siendo noticia en muchos países. En definitiva, una película que nos conmueve y nos hace reflexionar a partes iguales.

Efrain

Sinopsis La vida de Efraín, un chico etíope, cambia totalmente cuando su padre se marcha a trabajar a la ciudad y se ve obligado a trasladarse a vivir con su abuela y sus tíos. Con la única compañía de un pequeño cordero como inseparable amigo, Efraín intenta adaptarse a su nueva familia, cocinando ricas empanadillas y trabajando en el campo. Pero un día su tío le anuncia que tiene que sacrificar a su cordero para la próxima comida festiva.
País Etiopía, Francia, Alemania
Director Yared Zeleke
Guión Yared Zeleke
Música Christophe Chassol
Fotografía Josée Deshaies
Reparto Rediat Amare, Kidist Siyum, Wolela Assefa, Rahel Teshome, Bitania Aberaham, Rohama Demise.
Productora Gloria Films / Slum Kid Films / Heimatfilm / Film Farms / Dublin Films / Wassakara Productions
Género Drama
Duración 94 min.
Título original Lamb
Estreno 08/04/2016

Trailer

Calificación7.5
7.5

Comparte este artículo

No hay comentarios

Añade tu comentario