¿Hasta que punto los Oscars tienen valor?

Oscar

Considero a los Óscars una ceremonia estimulante y muy beneficiosa para la industria. Sin embargo, el valor de sus premios tiene para mí un valor bastante limitado, pues provienen de un concurso donde  las películas deben cumplir una serie de requisitos que no reconozco como positivos.

Algunas de estas características necesarias para que un film se alce con el ansiado galardón están claramente especificadas, como por ejemplo que el producto haya sido estrenado en Los Ángeles ese mismo año. Sin embargo, la mayoría no lo están.

Primero, es necesario que la película llegue a los académicos, un grupo de 6000 personas de cuyos votos depende el fallo, pues si estos no la han visto, nunca la podrán votar. Esto implica una ventaja clara para las grandes producciones, cuyo desembolso en la distribución es enormemente mayor. Pero además, otorga al departamento de comunicación y relaciones públicas de la película una responsabilidad demasiado grande. De su trabajo dependerá que un film haga el ruido suficiente para que se tenga en cuenta o no.

The artist

The artist

Una estrategia muy repetida por los estudios es la de generar expectación incluso antes de comenzar a rodar un largometraje. Se contratan directores o actores que atraigan la mirada del mundo, y por supuesto, también la de los académicos. Esto conlleva una serie de gastos que no garantizan una mejora de la calidad del producto, pero que sí lo acercan al éxito. Adaptar best-sellers es otra de las prácticas utilizadas por Hollywood para levantar expectación. 

La película debe ser además muy accesible para el gran público. Tratar temas emocionales y emocionantes desde una perspectiva normalmente simplista y positiva es cumplir con el perfil. Ofrecerle al espectador una experiencia parcial, donde el sufrimiento quede eclipsado siempre por el haz luminoso del bien es cumplir con el perfil. No involucrar al espectador hasta las últimas consecuencias es cumplir con el perfil.

Por tanto, aquellas películas arriesgadas, polémicas o innovadoras suelen quedar marginadas, relegadas a un segundo plano. Este año lo hemos visto en casos como el de “Drive”, cuya violencia, demasiado explícita en ocasiones, la ha eliminado de todas las quinielas. O casos como el de “Shame”, un film donde el contenido sexual y sobre todo moral no encajaba con el esquema de la academia.

¿Por qué películas tan mediocres como “Tan lejos, tan cerca” o “War Horse” se han llegado a situar en la lista de las nominadas a mejor película? Porque se adaptan a las bases del concurso de manera casi sonrojante.

Todo esto no nos debe llevar a confusión, pues no es mi intención decir que las obras ganadoras en los Óscars son productos de baja calidad, ejemplos como “American Beauty” desmontan esta afirmación, sino sencillamente suelen tener unas características que no representan los pilares básicos de lo que considero es una buena película.

Share this post

Arturo G. Maiso

Viajero y cinéfilo. Director de Marketing en una plataforma de financiación participativa, CEO de AGM Comunicación Multimedia y director de El Cine en la Sombra.

2 comments

Añade el tuyo
  1. Jorge 13 abril, 2012 at 13:49 Responder

    Otro aspecto que encumbra una pelicula a los oscars es el patriotismo americano, si mueren marines por su país y de forma heroica, como mínimo es nominada y en el caso de “En tierra hostil” encumbrada a pesar de ser una pelicula mediocre y aburrida en ciertos momentos.

  2. arturogmaiso 14 abril, 2012 at 13:34 Responder

    En mi opinión “En tierra hostil” no es para nada una mala película. A pesar de lo que dices , que es totalmente cierto, tiene su puntito de originalidad e innovación. Se acerca a la guerra desde un punto de vista es diferente. El problema viene cuando nos cuestionamos ¿es la mejor película del año?

Publica un nuevo comentario