Indiana (2017) de Toni Comas – Crítica

Indiana

«Indiana tiene una especie de aureola que gobierna las secuencias de toda esa persecución hacia ninguna parte, como una psicoesfera»

El trailer de Indiana me hizo caer en las (odiosas) comparaciones; mi mente creyó contemplar un híbrido visual entre Una Historia verdadera (David Lynch. 1999), y Stoker (Chan-Wook Park. 2013), y lo cierto es que Indiana no logra atrapar ni la esencia melancólica de la primera ni el neosurrealismo de la segunda. Toni Comas ha escrito y dirigido una cinta personalista, minimalista e intimista, pero el personalismo, si no ha sido filtrado por voces discordantes y observadores objetivos, es posible que acabe en una contienda bélica; una lucha entre el espectador y su propio concepto del cine.

Con estas predefiniciones me atrevo a decir: es una película que coge mucho cariño a los planos suaves, los mece con mesura, sus travellings ligeros armonizan con la fotografía rojiza de atardeceres y lágrimas tan oscuras como la noche cerrada. Es bella en sus contornos, pero inmadura. No tiene voz propia, se atasca en el resultado final sin hacer desarrollado la profundidad de lo que desea contar. Comas tiene algo más en su interior pero se ha quedado a mitad de vuelo.

Josh y Michael se lanzan cada día a la caza de fantasmas, con un grupo experimental dedicado a la limpieza de casos sobrenaturales (se hacen llamar Spirit Doctors). Josh no tiene otra motivación que esperar la llamada de Michael para salir de “caza”, tiene un hijo y una creencia obsesiva con su trabajo. Michael es arrastrado por las sombras del pasado, un lugar que vuelve una y otra vez convencido de que su pasatiempo de cazar espíritus con Josh hará su vida más llevadera. Pero poco a poco se dará cuenta de que nada tiene sentido, y de que efectivamente, hay fantasmas, en todas partes, en todo momento; lo que ocurre es que los fantasmas son ellos.

La cinta toma un punto de partida serio, que conduce hacia un túnel de salida cruel y realista; en  medio una carretera sin asfaltar donde se coquetea con lo absurdo de ser cazadores de fantasmas, pero dejando caer que en el fondo, realizan una función social necesaria: algo así como unos coach espirituales en un pueblo sobrepasado por las problemáticas sociales en un Estado de raíz conservadora, hostil, y que muy probablemente resuelve sus conflictos con la ingesta masiva de alcohol y otras armas de autodestrucción.

Es cierto que Indiana tiene una especie de aureola que gobierna las secuencias de toda esa persecución hacia ninguna parte, como una psicoesfera (que diría Rust en True Detective) hacia el interior de unas incoherencias internas que solo consiguen desviar el sentido de sus propias vidas. Michael se da cuenta a tiempo y en su último caso acaban comprendiendo la verdadera naturaleza del mal.

Indiana


Sinopsis El Medio Oeste de Estados Unidos es una tierra supersticiosa en la que muchos de sus habitantes viven creyendo en posesiones, presencias sobrenaturales y casas encantadas. Michael y Josh se encargaban de ayudar a personas perturbadas por episodios sobrenaturales en Indiana.
País Estados Unidos
Dirección Toni Comas
Guion Toni Comas y Charlie Williams
Fotografía Anna Franquesa Solano
Reparto Gabe Fazio, Bradford West, Stuart Rudin, Noah McCarty-Slaughter, Sophie Auster, Suzanne DiDonna, Kadah Binkley
Género Thriller
Duración 75 min.
Título original Indiana
Estreno 08/06/2018

Calificación4
4

Comparte este artículo

Santiago Jurado

Natal de Madrid (1984). Pedagogo, Dromomaníaco y coordinador de Proyectos educativos. Interesado en las herramientas visuales como agente didáctico en las aulas. Estudié guión de cine en Fuentetaja Literaria y diseño con 3DStudio Max en el centro Nuevas Tecnologías de Madrid. Practicante de Yoga, Mindfulness y Senderismo. Adoro los movimientos contraculturales, la escritura no lineal, el baile improvisado y la naturaleza salvaje.

No hay comentarios

Añade tu comentario