Interstellar (2014), de Christopher Nolan – Crítica

interstellar

¡¡Maíz!! Y ahora que he captado vuestra atención, empecemos con la crítica…

Lo primero que se me viene a la cabeza sería mencionar las otras películas del director y analizar su trayectoria como autor o algo así. Lo segundo, sería hablar de las innumerables referencias cinematográficas, y empezar a comparar esto con otros filmes de ciencia ficción de los 60 o 70. Voy a intentar por todos los medios evitar ambas trampas. Quiero hablar de la película basándome en sus propias virtudes y defectos y tratarla como lo que es, una pieza única.

¿Qué decir de ‘Interstellar’? ¿Que es una obra maestra fallida? Para eso, deberíamos asumir que, primero, existía una intención de “obra maestra” y, segundo, que es “fallida”. Quizás está no sea la mejor película del año pero, sin duda, sí es la más ambiciosa.

Y dejemos una cosa clara: la ambición es buena. Yo doy gracias de que Christopher Nolan sea un director de éxito, que pueda llevar a cabo sus (carísimas) epopeyas de ciencia ficción a la gran pantalla y que nadie le diga qué cambie el diálogo, que recorte veinticinco minutos o que cambie el final. Esa libertad creativa es hermosa, encomiable y, lo más importante, rara de narices en los tiempos que corren.

Me alegra, de verdad, que esta película exista. Y ojalá muchos directores sigan su ejemplo y luchen por crear epopeyas cinematográficas grandiosas, sin miedo. Ahora bien, espero que estos futuros directores consigan un producto más redondo. Y es que a mí, el filme no me ha convencido.

La ciencia ficción es un género al que estamos muy acostumbrados pero que, en realidad, es bastante complicado de encuadrar. No es pura fantasía, no se fundamenta en la mera imaginación, pero claro, tampoco es una ficción al uso ni un documental. ¿Ha de transcurrir la historia, necesariamente, en el futuro? ¿Ha de basarse, necesariamente, en avances humanos? Hugo Gernsback, cuando acuñó el término, decía que, un relato de este género debía enseñar algo de ciencia real. Mas allá de la aventura o el drama ético, a él le interesaba el valor didáctico de las historias. Claro que, antes de este señor, estuvo HG Wells, Julio Verne o incluso la ‘Historia Verdadera’ de Luciano de Samosata. Por otro lado, la mayor parte de la gente relaciona el término “ciencia ficción” con fantasías pulp que poco o nada tienen que ver con lo dicho, como ‘Star Wars’… y sería un poco injusto negar su parte de razón.

Si algo necesita la ciencia ficción es ser verosímil, sin importar lo mas mínimo si es o no “posible”. Llevan semanas diciéndonos lo reales que son las teorías detrás de esta aventura pero, para mí, resulta todo totalmente inverosímil. El programa espacial se mantiene oculto a la población civil. Un planeta que puede sostener vida humana orbita alrededor de un agujero negro. Unos seres misteriosos de inteligencia suprema son capaces de moverse a través de cinco dimensiones como quien maniobra un tractor. Era incapaz de creerme ni una sola de las peripecias de Cooper, nuestro protagonista que, por cierto, tiene una actitud de “cowboy” ante la vida que me acabó resultando bastante cargante. Esto hablando del aspecto científico. Pero es el aspecto humano (en el cual se pone muchísimo énfasis), el que me resulta mas problemático. No me acabo de creer nada, amiguitos.

El caso es que ‘Interstellar’ es la primera película en mucho tiempo (décadas, quizás) que intenta ser ciencia ficción en el sentido más puro del término. Trata la ciencia y a los científicos con un respeto religioso, pero, al mismo tiempo, lleva los elementos de ficción al límite. No sólo hay viajes a mundos alienígenas, sino también sorprendentes ejemplos de inteligencia artificial y paradojas temporales. Sin embargo es, (o intenta ser) un viaje esencialmente emocional y, para eso, debe conectar con el espectador. De hecho, pide incluso más, que es entrar en una suerte de simbiosis con la gente de la sala. Una simbiosis en la cual la propia experiencia cinematográfica es tan o más importante que lo que ocurre con los personajes. Conmigo, no lo ha conseguido en ningún momento, pero conozco a más de una persona que sí se ha sentido flotar en el cosmos.

La película trata fundamentalmente del amor y, si bien este es un tema que debería resultar interesante en cualquier sociedad mínimamente civilizada, no puedo decir que el argumento lo sostenga del todo. Está verbalizado, pero no explorado, y difícilmente resultan creíbles muchas de las conclusiones que sacan nuestros protagonistas. Porque repito, ese es el problema de todo: la credibilidad. No me resultan creíbles las decisiones de muchos personajes, ni ciertos elementos de la trama que, sobre el papel, parecen giros brillantes. Curiosamente, las partes en las que me vi más atrapado por la película, son las más convencionales, como las escasas (pero intensas) secuencias de acción. A este respecto, quiero señalar la ominosa música de órgano de Hans Zimmer que, aunque ayuda en los momentos de tensión, acaba siendo un poco repetitiva.

Anne Hathaway es buena actriz pero tiene poco que hacer con su papel, extenso pero demasiado simple. Lo mismo se puede decir de su padre en la ficción, Michael Caine. Curiosamente, el personaje más interesante acaba siendo el robot que acompaña a la tripulación. También quiero decir que hay un momento en el que sale Matt Damon que, al menos, a mi, me ha hecho mucha gracia.

El filme posee una estructura episódica que no voy a defender, pero que, en justicia, tampoco me parece mala idea. El problema es que el relato traslada detalles irrelevantes al centro de la narración, mientras que partes fundamentales son brevemente introducidas o, simplemente, “ocurren”. Véase la escena en la que se persigue el dron meteorológico (o el larguísimo desenlace) frente a la brevedad con la que se inicia la misión o los pocos minutos que se pasan en cada planeta. Es complicado de explicar, pero quiero creer que el guionista, Jonathan Nolan, era perfectamente consciente de muchas cosas que he interpretado como fallos y que están ahí con la intención de huir de las convenciones de la narración cinematográfica contemporánea.

El filme lucha por transmitir conceptos complicados pero, al no tratarse de un estudio frío sobre la exploración espacial, sino de un drama, la verbalización de estos conceptos parece un bagaje innecesariamente pesado… y de la misma forma, muchos de los elementos más dramáticos se me antojan innecesarios (como el hijo mayor del protagonista y su extraña evolución).

Y ya está. No sé que más decir. Es una de esas películas que es mejor ver que dejar que otros te la cuenten. A mí me ha dejado un poco frío, pero no habría podido opinar de esta forma si no la hubiese disfrutado en una pantalla IMAX. Si tienes la mas mínima curiosidad, no dejes que la pantalla del ordenador destroce la única oportunidad que tiene de conquistarte. Ve al cine. No es tan caro.

interstellar

Sinopsis Al ver que la vida en la Tierra está llegando a su fin, un grupo de exploradores se embarca en la que puede ser la misión más importante de la historia de la humanidad.
País Estados Unidos
Director Christopher Nolan
Guión Jonathan Nolan, Christopher Nolan (Historia: Kip Thorne)
Música Hans Zimmer
Fotografía Hoyte van Hoytema
Reparto Matthew McConaughey, Anne Hathaway, Jessica Chastain, Bill Irwin, John Lithgow, Casey Affleck, David Gyasi, Wes Bentley, Mackenzie Foy, Timothée Chalamet, Topher Grace, David Oyelowo, Ellen Burstyn, Michael Caine, Matt Damon
Productora Warner Bros. / Syncopy / Paramount Pictures / Legendary Pictures / Lynda Obst Productions
Duración 169 min.
Género Ciencia ficción
Título original Interstellar
Estreno 07/11/2014

Trailer

Calificación6.5
6.5

Share this post

Enrique Dueñas

Enrique Dueñas , escritor y guionista, aficionado al género fantástico y la tarta de queso.

7 comments

Añade el tuyo
  1. Jorge 11 noviembre, 2014 at 20:10 Responder

    Puede ser que no sea la película del año, aunque le da mil vueltas a gravity, que según los oscars fue el peliculón del año pasado. De lo que estoy seguro es de que es la aventura del año!! Grande Nolan

  2. Torque 14 noviembre, 2014 at 21:30 Responder

    De acuerdo contigo, Enrique. Me moló y me entretuvo, pero es bastante flipada y con lagunas. Sensación parecida a la que me dejó Origen cuando salí del cine.
    Un saludo

  3. Cristina 15 febrero, 2015 at 18:45 Responder

    Lo que más me ha llamado la atención de esta película es la diversa reacción del público, algunos la odian, otros la aman. Pocos son capaces de tener una conversación sobre ella abierta a distintas posturas. A mí, personalmente, no me pareció una mala película pero sí me decepcionó. Un 6,5 me parece una calificación apropiada. Muy de acuerdo en todo lo comentado.

  4. Poly 27 marzo, 2015 at 18:03 Responder

    Creo que muchas personas que quieren ser críticos de cine amateur, ven la película una vez y quieren analizarla y dar su opinión y que todo el mundo conozca que se sintió al igual que la masa, “o mejor aún” en contr de la masa.
    No puedo yo ahora en ste minuto decir, si interestellar o no es una película de culto o no… Por que la ví dos veces y en la segunda vez, me percaté de cosas que pasaron coladas en la primera vez que la ví.
    Puedo decir que me atrapó, y puedo decir que en un momento fue predecible.
    Pero mi ego aún no es tan grande para poder evaluarla, ponerle adjetivos, y archivarla según la critica. Porque es una película llena de simbolismos, sensaciones y paradojas.
    Si en algo estoy de acuerdo, es que cada uno debe verla, y no dejarse guiar por lo que el otro te pueda decir de la película. Porque en diez años más cuando nos demos el tiempo de analizarla escrupulosamente, podremos que nos h entregado esta película.
    Para terminar me gustaria agregar, que algo parecido para con Fight Club, la cual ahora después de muchos años, se considera de culto, siendo que en su aparición, no fue éxito de taquilla, ni mucho menos considerada una obra de arte.
    Esa es mi humilde opinión.

  5. AOE 15 junio, 2017 at 01:15 Responder

    Nolan grande! me queda claro que su complejidad no logra penetrar a todo público, gran película, guión original, es un hecho que hay que verla varias veces, es mas profunda de lo que se entiende.

Publica un nuevo comentario