La mirada experimental de Malick en 4 películas

En el cine, como en otras artes, no buscamos una respuesta única y absoluta que nos ofrezca la verdad irrefutable, pero sí exigimos una condición mínima para poder hablar de una gran obra: la honestidad del autor. Es decir, que no nos venda un producto, sea comercial o independiente, basado en fórmulas preestablecidas orientadas al éxito seguro.

Esta es la razón que me ha llevado a dedicar este artículo a cuatro de las películas de Terrence Malick, todas ellas enmarcadas dentro de lo que podemos denominar su tetralogía experimental. Esto no implica que no valore el resto de sus obras o que en ellas no exista ese impulso creativo básico que las convierte en arte. Es más, Malas tierras debería estar siempre entre las mejores películas que se han rodado en la historia del séptimo arte. Aún y todo, estos cuatro filmes de los que hablo son quizá el paso más importante que ha dado Malick en su compromiso con la búsqueda sincera de la verdad.


El árbol de la vida (2011)

La primera de ellas, El árbol de la vida, supuso un impulso esencial para que Malick continuara en este camino durante unos años. La película, protagonizada por Brad Pitt, Jessica Chastain y Sean Penn, ganó la Palma de Oro en Cannes y obtuvo tres candidaturas al Óscar, incluyendo la de mejor película.

Malick basa su obra en una narración clara, pero no evidente. Encontramos una línea narrativa a partir de pensamientos, sentimientos y la necesidad de traspasar lo terrenal para hallar alguna clase de respuesta. Podríamos decir, a pesar de ser una simplificación, que el cineasta abre su tetralogía con la propuesta más espiritual, para dar a los protagonistas un punto de partida a esa búsqueda del sentido último.


To the wonder (2012)

La siguiente en la lista es To the wonder, con Ben Affleck, Olga Kurylenko, Rachel McAdams y Javier Bardem; yo la considero la más destructiva de las cuatro. Si bien todas comparten la idea de un personaje principal sumergido en reflexiones constantes que le atormentan y un desenlace en el que descubre, al menos, un posible espacio de paz; en el caso de To the wonder, la sensación al finalizar la película es menos tranquilizadora que en la anterior. Especialmente por ese sacerdote en crisis, interpretado por un magnífico Javier Bardem, que trata de establecer un diálogo entre sus dudas y las del personaje de Affleck, mientras se sumerge en la crueldad que le rodea.  


Knight of Cups (2015)

En 2015, Malick estrena Knight of Cups, acompañado en esta ocasión por Christian Bale, Cate Blanchett, Natalie Portman, Brian Dennehy, Antonio Banderas, Wes Bentley, Imogen Poots y, en breves papeles, Armin Mueller-Stahl, Jason Clarke, Ryan O’Neal y el cineasta ruso Sergey Bodrov (Mongol).

Knight of Cups parte de un protagonista derrotado, al que no le satisface su rutina ni las grandes oportunidades que el mercado de los guiones pueda ofrecerle. A través de diversos capítulos, vamos conociendo sus traumas familiares, el enfrentamiento con su padre, el amor que un día se desvaneció, el cinismo de aquellos que le rodean y la necesidad contante de encontrar una salida que nunca llega.

No destriparé por completo el final del filme, pero si El árbol de la vida quizá sea la más espiritual en sus conclusiones y To the wonder, la más dura; Knight of Cups enlaza lo terrenal y lo espiritual para otorgar una posible ilusión en forma de amor y nueva familia.


Song to song (2017)

La llegada de Song to song se hizo esperar, algunos pudieron pensar que poco le quedaba por indagar a Malick en sus obsesiones o que sus obras recientes eran solo buenas muestras estéticas con la imprescindible ayuda de Emmanuel Lubezki, pero se equivocaban.

Desde mi punto de vista, Song to song supone una pieza esencial en esta vorágine de dudas, planteando un punto de vista completamente terrenal visto por una cámara que continúa buscando belleza allí donde se encuentra. Por eso es tan importante Song to song, es la más compleja, la belleza que capta se enfrenta constantemente con los prejuicios, la moralidad o las simples opiniones personales del espectador, que debe encontrar ese nexo entre el artificio del mundo y el espacio infinito en el que se construyó.

Asimismo, el hecho de que Michael Fassbender, Ryan Gosling, Rooney Mara, Natalie Portman y Cate Blanchett (en torno a los que aparecen Val Kilmer, Holly Huntero, Iggy Pop o Patti Smith) se impliquen en la película, como los citados Bale, Bardem o Pitt, permite que el objetivo de Malick se complete, acercándonos con cada mirada a unos sentimientos que conocemos y a unas preguntas comunes.

Avisados estamos de que no obtendremos respuestas, pero también de que nada será igual tras adentrarnos en el universo que ha construido este creador.

Share this post

Miguel Suárez

Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Navarra, articulista en diversos medios y autor de ensayos sobre cine y filosofía. También ha escrito y dirigido cortometrajes y producido piezas de videocreación. Actualmente coordina el Festival Internacional de Cine Fantástico HOA y programa la muestra 'Cine del Este' que se desarrolla en Pamplona.

No existen comentarios

Añade el tuyo