Los archivos del Pentágono (2017) de Steven Spielberg – Crítica

Los Papeles del Pentágono

«Los Papeles del Pentágono utiliza la corrupción, la falsedad y el secreto como excusa para explicarnos la transformación de la prensa como un agente más de la política»

Se inicia la película con unas escenas de plena guerra en Vietnam, una guerra en la que Estados Unidos metió la pata por mentir sobre ella desde bien principio. Sin embargo, no es una película bélica, y ni tan siquiera es una película en que la que se denuncie algo en concreto, ni las guerras, ni las trampas, ni los embustes, ni los gobiernos que participaron en semejante desaguisado. Vayamos por partes.

En Los Papeles del Pentágono se nos cuenta una historia que nos recuerda a Wikileaks y a Julian Assange, solo que unos cuantos años antes. Estamos hablando, pues, de una filtración sucedida a partir de finales de los años 60 que afectó al panorama político del momento. Y, aún más,  que acabó de poner a la prensa como el más importante agente político. O dicho de otro modo: la narración propuesta va desde la citada guerra al inicio del caso Watergate, cuyos principales protagonistas fueron el presidente Nixon y la prensa, que es la que se encargó de dar forma, articular y mostrar lo que había en los fondos de los armarios del poder. Sin embargo, no se esperen de Los Papeles del Pentágono algo revolucionario sino, más bien, conservador. Es decir, nada nuevo que mostrar, nada nuevo que denunciar, pues todo está bien sabido desde hace tiempo. Por consiguiente, si debo resaltar cuál es el tema, diría que es la narración que muestra cómo el Washington Post llegó a tratar de tú a tú al New York Times, aprovechando lo explosivo que había en esos fondos de armario.

La película me ha parecido un estupendo producto, muy en la línea del autobombo optimista con que determinado cine americano trata estas cosas. Es decir: Los Papeles del Pentágono utiliza la política, la corrupción, la falsedad y el secreto como excusa para explicarnos la transformación de la prensa como un agente más de la política. Ya les digo, nada nuevo. Y en cualquier caso, una forma de autobombo consistente en proclamar que en Estados Unidos hay mucha honestidad empresarial a la cual hay que honrar. O mejor aún: la corrupción es algo minoritario en Estados Unidos (risas). Vamos, que es una sociedad que cuenta con muchísimas personas valientes y preocupadas por la buena salud de la sociedad.

Si se tratara de un director novel, les diría que Los Papeles del Pentágono es una obra prodigio. Un buen, buenísimo, producto: entretenido, interesado en mostrar que el optimismo tiene un buen fundamento en el país en cuestión. Sin embargo, siendo el director Steven Spielberg, les diré que todo suena y huele a más de lo mismo, que se aprovecha de episodios de corrupción para explicarnos y decirnos a la cara que en Estados Unidos predomina la verdad y que la honestidad es a prueba de bomba. O casi. Y digo lo de casi porque lo mejor que tiene Los Papeles del Pentágono, a parte de la magistral interpretación de Meryl Streep, es la disección de lo que ocurre en un periódico, el Washington Post, que lo llevó de ser un periódico modesto a pasar a ser de los más influyentes, a la par con The New York Times, justo a partir de esos hechos, que arrancan desde lo de Vietnam y encuentran su colofón en la caída de Nixon a resultas del caso Watergate.

Tras haber visionado Los Papeles del Pentágono, me quedó una sensación de haber visto esta misma historia varias veces en otras películas por el estilo. Me recordó a Spotlight, una película que está a su misma altura, o incluso más.

En definitiva, un producto perfecto, aunque demasiado conocido. Por otro lado, hay que reconocer que Steven Spielberg es un gran director… pero que ha dejado de arriesgar en los temas que escoge, por lo menos en esta película. En la cuestión del estilo, les diré que hay muchísimos detalles, casi todos rozando la perfección, que es algo que está muy en la mirada de Steven Spielberg, de quien yo quisiera esperar más riesgo y menos perfección.

Sinopsis En junio de 1971, los principales periódicos de EE.UU., entre los que se encontraban The New York Times y The Washington Post, tomaron una valiente posición en favor de la libertad de expresión, informando sobre los documentos del Pentágono y el encubrimiento masivo de secretos por parte del gobierno, que había durado cuatro décadas y cuatro presidencias estadounidenses. En ese momento, Katherine Graham, primera mujer editora del Post, y el director Ben Bradlee intentaba relanzar un periódico en decadencia. Juntos decidieron tomar la audaz decisión de apoyar al The New York Times y luchar contra el intento de la Administración Nixon de restringir la primera enmienda…
País Estados Unidos
Dirección Steven Spielberg
Guion Liz Hannah
Música John Williams
Fotografía Janusz Kaminski
Reparto Tom Hanks, Meryl Streep, Sarah Paulson, Jesse Plemons, Bob Odenkirk, Matthew Rhys, Michael Stuhlbarg, Alison Brie, Carrie Coon, David Cross, Bruce Greenwood, Tracy Letts, Bradley Whitford, Zack Woods
Género Drama
Duración 116 min.
Título original The Post
Estreno 19/01/2018

Calificación7
7

Comparte este artículo

Jesús Gabriel Gutiérrez

Mentor literario. Escritor. Filósofo. Prospectivista y astrólogo. Me interesa la historia y el hilo que sale de ella y nos conecta con el futuro.

No hay comentarios

Añade tu comentario