Malas madres 2 (2017) de Jon Lucas y Scott Moore – Crítica

Malas madres 2

«Malas madres 2 logra una buena química entre su reparto, ritmo, velocidad y pausas eficaces»

Con el pretexto de la temporada navideña, quien se escape para a Malas madres 2 sabe lo que se espera: algo ligero y divertido, de los creadores de Resacón en las Vegas, que no ganará el Óscar a Mejor Guion.

Buena química en el reparto, ritmo, velocidad y pausas eficaces. Nada especial, es una buena secuela, ya que sabe imitar los aciertos de su hermana mayor. No es tan descarada, se acerca al conservadurismo reduciendo la crítica, con notas de color más sensibles aunque mismo bacanal. El espectador encontrará diálogos subidos de tono, una exagerada, resuelta y libre Carla; una Hahn flexible y Kristen Bell con el papel más limitado, aunque igualmente bromista. Este trío diverso y excesivo se duplica para ofrecer más modelos de maternidad, unos derivados de otros pues ‘de tal palo, tal astilla’. Por otra parte, es necesario para el cine ver tanta payasada sexual en la boca de una mujer; hay pocas comedias cuyos personajes principales son femeninos, y que además pasen el test de Bechdel.

Tras ver la primera, sabes a dónde vas cuando entras en la realidad de Malas madres 2. Un spin-off sobre abuelas y cómo entiende la maternidad la generación baby boomer. Si se desea indagar tras la aparente diversión estúpida, puede encontrarse una crítica sobre la visión (desagradecida) que se tiene de las madres. Y las madres de las suyas. Ligera, poco sorprendente, una comedia sencilla de mirar y de buena intención que nace como reacción a la idea de la figura materna como omnipotente y omnipresente. Existe, en su esencia más profunda, una crítica a la madre pulpo: enfermera, chófer, cocinera, decoradora de interiores, organizadora de eventos, psicóloga de sus hijos, familiares, amigas, etc. Al igual que un juicio muy suave a la conciliación familiar y profesional, que a veces se pierde entre el ruido de bromas, clichés y fiesta.

Competente y gamberra en el humor, de naturaleza desenfadada, aunque ligera y pobre en la crítica al modelo de madre –perfecta, multiusos y de clase media-. Quizás esta sátira inconformista debería haber recibido un tratamiento más exhaustivo. Llena de cameos inteligentes y una siempre bien vestida Christine Baranski, la apuesta más inteligente de Malas madres 2, pues cuando Amy, Kiki y Carla no aparecen el guion se encuentra desnudo. Es el más claro ejemplo de que las actrices muchas veces salvan un libreto modesto, aquí reside la importancia de un buen casting: dan cuerpo a un diálogo que está en los huesos y lo venden moldeado, con textura.

Otra comedia temporal –con tintes más románticos- es New Year’s Eve, que contiene un elenco familiar: Michelle Pfeiffer (Los fabulosos Baker Boys, 1990; Lo que la verdad esconde, 2001), Halle Berry (Kingsman, 2017; La última llamada 911, 2012), Bon Jovi, Robert De Niro (Taxi Driver, 1976; El Padrino II, 1974), Katherine Heigl (Anatomía de Grey, serie; Como la vida misma, 2010), Josh Duhamel (Como la vida misma, 2010), Zac Efron (Hairspray, 2007), Sofía Vergara (Modern Family), Ashton Kutcher (Dos hombres y medio, serie; Jobs, 2013), Sarah Jessica Parker (Sexo en Nueva York), Lea Michelle (Glee), etc.

Sinopsis Amy, Kiki y Carla, madres poco valoradas y sobrecargadas de tareas, se rebelan contra los desafíos y las expectativas que genera lo que es una especie de Super Bowl para madres: la navidad. Como si crear las perfectas vacaciones para sus familias no fuera suficiente, recibirán la visita de sus respectivas madres.
País Estados Unidos
Dirección y guion Jon Lucas y Scott Moore
Música Christopher Lennertz
Fotografía Mitchell Amundsen
Reparto Mila Kunis, Kristen Bell, Kathryn Hahn, Susan Sarandon, Christine Baranski, Peter Gallagher, Oona Laurence, Jay Hernandez, Emjay Anthony.
Género Comedia
Título original A Bad Moms Christmas
Duración 104 min
Estreno 8-12-2017

Calificación6
6

Comparte este artículo

Alba Puerto

Estudio Periodismo y Comunicación Audiovisual; me interesa la política internacional, la cultura, los movimientos sociales y la innovación tecnológica. Por ello soy articulista en medios digitales, locutora, columnista y Coordinadora General de un proyecto de UNICEF dentro de las universidades españolas.

No hay comentarios

Añade tu comentario