Mi Tío (1958): la obra maestra de Jacques Tati

Mi Tío emociona, divierte, y nos hace sentir lástima por sus personajes.




Jacques Tati

Cuando se habla de directores con un lenguaje propio, se debe nombrar al francés Jacques Tati. Su aportación al cine es muy importante, a pesar de tener sólo seis películas y dos cortometrajes. Es uno de los principales representantes de la comedia social. Por medio del humor, acostumbraba a criticar la vida moderna y los adelantos tecnológicos.

Su aportación al cine es muy importante, a pesar de tener sólo seis películas y dos cortometrajes.

Su personaje más eterno es Sr. Hulot, un hombre despreocupado que vive en un barrio humilde de París. Es protagonista de cuatro películas de Jacques Tati: Las vacaciones del señor Hulot (1953), Mi tío (1958), Playtime (1967) y Tráfico (1971).

Mi tío (Mon oncle) es, probablemente, la mejor de todas ellas. Y es la que vamos a analizar en este artículo.


Una sociedad en rápida transformación

Jacques Tati es un referente dentro de la comedia social, y debiera de estar con letras mayúsculas dentro de la lista de principales cineastas europeos e, incluso, universales.

El director francés retrata la década de 1950: los cambios, el día a día de la gente en medio de todas estas transformaciones, la recuperación de las sociedades tras la Segunda Guerra Mundial.

La tecnología, y que conste que hablamos de la revolución industrial, tiene un papel muy importante para comprender el comportamiento de los protagonistas.

Mi Tío sitúa el foco sobre una familia parisina que desea prosperar en esa nueva sociedad que bullía con gran fuerza. Sin embargo, aquella forma de vida conducía al individuo por un camino donde se olvidaba con facilidad lo verdaderamente importante: el amor. Aquí entra en escena Sr. Hulot, quien se hace querer por todo el mundo, abre los ojos a su sobrino y le enseña lo esencial de la vida: las pequeñas cosas.

La tecnología, y que conste que hablamos de la revolución industrial, tiene un papel muy importante para comprender el comportamiento de los protagonistas. Son arquetipos de una sociedad que cambiaba a pasos agigantados.


1958, uno de los momentos cumbre de la historia del cine

El año del estreno de Mi tío (1958), el cine estaba en uno de sus momentos cumbre. Fue también el año de Vértigo, Sed de Mal, La gata sobre el tejado de zinc, Horizontes de grandeza, Rufufú o Ascensor para el cadalso. Pero la película de Jacques Tati no se parece a ninguna de ellas.

En Europa, estaba evolucionando el lenguaje fílmico. Muchos directores buscaban una brújula más social que otorgase realismo a los personajes. Utilizaban un lenguaje más accesible para acercar su mensaje a la sociedad.

Fue también el año de Vértigo, Sed de Mal, La gata sobre el tejado de zinc, Horizontes de grandeza, Rufufú o Ascensor para el cadalso.

Mi tío nos enseñó el París que todo el mundo sueña. Sin embargo, ese París está próximo a desaparecer, invadido por una modernidad tan necesaria como espeluznante. La película es un ejemplo maravilloso de lo que se puede perder por aparentar lo que no se es. Emociona, divierte, y nos hace sentir lástima por sus personajes.


Cotidianidad

Jacques Tati coloca su objetivo con la intención de ver la vida cotidiana de la gente. Se centra en quienes no suelen ser protagonistas. Por ejemplo, es tan importante un perro como la madre del sobrino. Un enfoque que nos lleva a comprender que la existencia está hecha de minucias, minucias que nos hacen respirar cada día.

Se centra en quienes no suelen ser protagonistas. Por ejemplo, es tan importante un perro como la madre del sobrino.

La película utiliza un discurso constructivo acerca de la sociedad y de lo que esta nos puede dar. Aunque nos advierte que tenemos que tener cuidado, porque esa misma sociedad que nos ayuda también puede dañar nuestras conciencias.


Ficha de la película

País Francia
Dirección Jacques Tati
Guion Jacques Tati, Jacques Lagrange, Jean L’Hôte
Música Franck Barcellini, Alain Romans
Fotografía Jean Bourgoin
Reparto Jacques Tati, Jean-Pierre Zola, Adrienne Servantie, Lucien Frégis, Betty Schneider, Jean-François Martial
Género Comedia
Duración 120 min.
Título original Mon oncle

Share this post

No existen comentarios

Añade el tuyo