Misericordia (2013), de Mikkel Nørgaard – Crítica

Misericordia

Hay determinadas industrias nacionales del cine que, aún ocupando una segunda fila (entre ellos la española), cuando apuestan por productos de género policíaco, suelen acertar. ‘Misericordia‘ es el arranque de lo que promete ser una saga de este género que, por el momento, ya ha reportado éxitos internacionales a la filmografía sueca con las tres entregas de Millenium: ‘Los hombres que no amaban a las mujeres‘, ‘La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina‘, y ‘La reina en el palacio de las corrientes de aire‘. La nueva serie sobre el Departamento Q, comienza con ‘Misericordia‘ que, a diferencia de la saga sueca tiene la ventaja de la simplicidad en el nombre (lo que no es poco) y en el concepto (lo que aún resulta más interesante).

Que será una saga no cabe la menor duda: cuando aún no se había estrenado ‘Misericordia‘, la productora ya anunciaba la segunda parte: ‘Profanación‘ (obsérvese, de nuevo, la brevedad en el título). Producida por Zentropa en 2012 ha sido la película más vista en los países nórdicos en 2013. Tales son los dos avales que la acompañan ahora cuando se está a punto de estrenar en nuestro ámbito.

Estamos ante un buen producto del cine danés (que a menudo se confunde con el cine nórdico o con el alemán). Nos dice a las claras que también en el viejo continente puede realizarse un cine interesante, imaginativo, entretenido y que valga la pena ver a pesar de sus presupuestos limitados. Porque esta película es puro entretenimiento: satisface, mantiene el interés (sin necesidad de recurrir a super-heroínas al estilo de la Lisbeth Salander de los tres Milleniums, ni de periodistas intrépidos a lo Mikael Blomkvist, el improbable periodista y co-propietario de la revista que da nombre a la saga). Lo que más sorprende de esta película es que los protagonistas, todos, sin excepción, son viables, creíbles y realmente pueden existir. Tanto policías como criminales.

Vayamos por partes. La película es la primera entrega sobre los casos investigados por el “Departamento Q”. Tan pomposo nombre (que a algunos les remitirá a la serie de James Bond en donde “Q” es el inventor a sueldo de la inteligencia británica cuyos ingenios suelen salvar a 007 in extremis. Por cierto “Q” es la inicial –y por eso se utiliza en la serie- de Quartermaster o intendente. En esta película y en la saga que vendrá, no hay ni agentes glamurosos, musculados, sofisticados y situados más allá de los límites de lo humano, sino de un par de desahuciados de otros departamentos que, sin embargo, en simbiosis logran resolver casos que otros habían desechado.

Uno de los elementos que más llama la atención de este primer producto de la serie “Departamento Q” son los rasgos bien perfilados de los protagonistas y no solamente en su tarea de investigación, sino en sus vidas personales. El protagonista, Carl Mørck, por ejemplo, tiene una vida personal desastrosa y ni siquiera es capaz de educar a su hijastro, un verdadero “niño emperador”. Assad, el co-protagonista, es un policía de origen sirio, el mejor compañero que podía encontrar, un tipo positivo que le anima a sobrellevar el día a día, reconstruirlo como persona y que le sugiere sonreír a la vida. Algo que Carl Mørck hace tiempo que ha dejado atrás.

No menor es el perfil del oponente. En cierto sentido esta película es un estudio sobre cómo se hace un psicópata. No nos engañemos: para la psicología aún permanece en el misterio si los psicópatas nacen o se hacen; pero para el guión (elaborado por Nikolaj Arcel sobre la base de un novela de Jussi Adler-Olsen) la cosa está clara: un trauma insuperable es lo que hace de un niño un peligroso y retorcido criminal que ansía castigar a quien considera culpable de sus desgracias. Psicópata atípico, muy distante de los Serial Killer de las películas (y de la sociedad norteamericana), pero criminal al fin y al cabo.

Veamos de dónde ha salido la idea del guión. Jussi Adler-Olsen es un escritor danés de éxito especializado en novelas policíacas. Así como Agatha Christie creó a Hercules Poirot y Georges Simenon modeló a su inspector Maigret en 103 novelas o Conan Doyle prestó sus rasgos a Sherlock Holmes, el Departamento Q, con sus dos implicados, es el hijo predilecto de Jussi Adler-Olsen. Fuera de Dinamarca se han publicado alguno de sus libros (en un momento en el que faltan traducciones especialmente de lenguas minoritarias): ‘La mujer que arañaba las paredes‘, que ha servido de base para componer el guión de ‘Misericordia‘. En realidad, ésta era la primera novela en donde aparecía el Departamento Q. En cuanto a ‘Profanación‘ está basada en la segunda novela de esta serie, ‘Los chicos que cayeron en la trampa‘. Aún hay escritas, de momento, otras cuatro novelas sobre este peculiar Departamento. Así que la saga puede continuar mientras el público acompañe las proyecciones.

Las novelas de Jussi Adler-Olsen se caracterizan por los giros inesperados, las situaciones dramáticas, lo trepidante del ritmo y su fácil lectura, cualidades que quedan amplificadas en la película dirigida por Mikkel Nørgaard quien añade una fotografía de muy buena cualidad y que sin duda no pasa desapercibida para el espectador, con unos colores azules y verdes hielo y unos planos que hacen extremadamente atractiva esta cinta. Si la fotografía es más que buena, la banda sonora resulta un regalo inesperado, una especie de guinda a un pastel extraordinariamente digerible.

El cine danés no goza de un particular predicamento en nuestras latitudes. Se le considera un cine menor (Dinamarca parece un apéndice de Alemania o una prolongación hacia el sur de los Países Nórdicos) y a pesar de que, de tanto en tanto, llegan cintas de autores daneses a nuestras pantallas, salvo el nombre de Lars von Trier, pocos son los que el espectador suele retener. Y sin embargo es un cine artesanal, metódico, discreto pero entretenido. Es uno de esos cines nacionales que suelen conseguir premios en Festivales Internacionales pero que no parecen gozar del favor de las masas. Kikkolaj Lie Kaas, protagonista de ‘Misericordia‘, ha aparecido en muchas producciones danesas e internacionales en donde siempre ha estado a todo con lo que el guión le exigía. Está por estrenar ‘Men & Chicken‘ (2015), comedia negra en la que también actúa como co-protagonista y que esperamos se proyecte en breve en nuestras pantallas.

En lo que se refiere a Mikkel Nørgaard, se trata de un consumado director danés, especializado en teleseries habitualmente policíacas. Es en ese medio en el que ha adquirido la capacidad para contar bien historias complejas, hacerlas creíbles, digeribles para el espectador y combinar recursos visuales, con banda sonora y con unos castings compuestos por actores poco conflictivos, que “trabajan” a sus personajes. Eso lo convierte en un director de creciente fama que a sus 41 años tiene un gran futuro por delante.

Misericordia

Sinopsis El inspector Carl Mørck atraviesa una de las peores épocas de su vida después de un error que le costó la vida de uno de sus colegas y que deja paralizado a su mejor amigo. Relegado a un nuevo departamento dedicado a casos no resueltos, Carl, junto a su nuevo compañero de origen sirio Hafez al-Assad, ve la oportunidad de demostrar su valía al descubrir las numerosas irregularidades cometidas en el caso de Marete Lyngaard.
País Dinamarca
Director Mikkel Nørgaard
Guión Nikolaj Arcel (Novela: Jussi Adler-Olsen)
Música Patrik Andrén, Uno Helmersson, Johan Söderqvist
Fotografía Eric Kress
Reparto Nikolaj Lie Kaas, Fares Fares, Mikkel Boe Følsgaard, Sonja Richter, Marijana Jankovic, Søren Pilmark, Troels Lyby, Patricia Schumann, Peter Plaugborg, Rasmus Botoft, Pernille Lyneborg
Productora Film i Väst / Zentropa Productions
Género Thriller
Duración 97 min.
Título original Kvinden i buret
Estreno 05/06/2015

Trailer

Calificación7.5
7.5

Share this post

Amor DiBó

Trabaja en el mundo editorial, y le gusta la arquitectura, viajar, el cine, la robótica-nanotecnología, hacer tortilla de patata, el té y la buena educación.

No existen comentarios

Añade el tuyo