El muñeco de nieve (2017), de Tomas Alfredson – Crítica

«Alfredson mantiene en El muñeco de nieve una mirada clínica y fría sobre la historia que nos muestra, pero el buen gusto, la seguridad y el estilo personal decaen en pros de un ritmo apresurado que hace sentir el resultado final como un mueble de IKEA montado a la ligera»

Es necesario seguir reivindicando el cine de Jean-Pierre Melville, ya que ha dejado grandes predecesores dentro del panorama europeo a lo largo de las décadas. Algunas de sus películas como El silencio de un hombre, El ejército de la sombras o El círculo rojo han impregnado a muchos de los cineastas que posteriormente ocuparían un puesto de honor dentro de la historia del cine noir. Reivindicado por los críticos de Cahier du Cinema y admirado por los padres de la modernidad como uno de los pilares del nuevo cine francés en los años 60, la obra de Melville ha dejado huella en cineastas internacionales más enérgicos y actuales como  John Woo o Quentin Tarantino. De la misma forma, influyó en muchos de sus compañeros de generación, de ahí que el mismísimo Jean-Luc Godard a través de películas como Al final de la escapada, Banda aparte o Pierrot el loco dejaran constancia de la labor y seña de identidad de Melville, expandiendo al resto del mundo una nueva forma de hacer cine a través de un lenguaje cinematográfico revolucionario. Más de 50 años han pasado desde entonces, pero tanto en la corriente europea como en la americana, el particular estilo de Melville sigue latente y su legado ha sido absorbido por la serie b de ambos continentes.

Sin duda, Tomas Alfredson, como alumno aventajado ha bebido con entusiasmo de esa fuente para desarrollar su filmografía y ha sabido llevar, por lo general, un espléndido y sólido resultado a las pantallas comerciales de cine. En 2008, tanto el público como el mundo de la crítica cayó rendido ante su prodigiosa obra de terror ochentera, Déjame entrar, a la que muchos clasificaron como el resurgimiento de un Nosferatu contemporáneo.  Si con Déjame entrar, Alfredson homenajeaba a Murnau, tres años después, con El Topo, Alfredson reivindicaba a Melville y al cine de espías setentero a través de una película inteligente, precisa y compleja que reafirmaba el talento del director sueco. Lamentablemente, siempre hay piedras por el camino, y Dios quiera que El muñeco de nieve sólo haya sido un pequeño bache en la trayectoria de un cineasta prometedor y confiado.

Adaptando la novela negra del escritor noruego Jo Nesbø, Alfredson se sirve de un reparto de lujo (Michael Fassbender, Charlotte Gainsbourg o J.K. Simmons) para recrear uno de los casos más importantes del detective Harry Hole (personaje que cuenta actualmente con una saga de más de 10 libros). En esta ocasión, Hole deberá enfrentarse a una trama compleja en la que un asesino en serie obsesionado con los muñecos de nieve, ejecuta a sus víctimas sin dejar huella arrancándoles la cabeza. Al mismo tiempo, Hole deberá resolver varios problemas personales con su hijo y su ex-mujer que se ven afectados por la particular y caótica vida del detective.

Con un montaje atolondrado desde su inicio, El muñeco de nieve es un fracaso estrepitoso que se pierde dentro de las subtramas mal desarrolladas de unos personajes secundarios que usurpan el interés de la trama principal. El film de Alfredson se estructura mediante un guión pobremente elaborado que rebaja el potencial intelectual y el interés moral que puede ofrecer la novela de Nesbø. Al igual que en su película anterior, Alfredson mantiene en El muñeco de nieve una mirada clínica y fría sobre la historia que nos muestra, pero el buen gusto, la seguridad y el estilo personal decaen en pros de un ritmo apresurado que hace sentir el resultado final como un mueble de IKEA montado a la ligera, donde no se ha considerado leer las instrucciones por imprudencia o arrogancia hacia sus espectadores. En definitiva, un thriller frustrado por sus propias pretensiones que abarca demasiado en un metraje envasado al vacío.

Sinopsis Un detective llamado Harry Hole investiga la desaparición de la madre de un niño. La única pista que se tiene es que su bufanda apareció colgada en un muñeco de nieve. Con la ayuda de un nuevo policía, Harry tendrá que conectar este nuevo caso con otros antiguos para descubrir la verdad antes de la próxima época de nieve.
País Reino Unido
Director Tomas Alfredson
Guion Hossein Amini, Peter Straughan, Søren Sveistrup (Novela: Jo Nesbø)
Música Marco Beltrami
Fotografía Dion Beebe
Reparto Michael Fassbender, Rebecca Ferguson, Charlotte Gainsbourg, Jonas Karlsson, J.K. Simmons, Val Kilmer, James D’Arcy, Chloë Sevigny, David Dencik, Michael Yates, Jamie Clayton, Toby Jones, Sofia Helin, Ronan Vibert, Jakob Oftebro, Alec Newman, Silvia Busuioc
Género Intriga
Duración 125 min.
Título original The Snowman
Estreno 12/10/2017

Calificación3
3

Comparte este artículo

No hay comentarios

Añade tu comentario