Nadie nos mira (2017) de Julia Solomonoff – Crítica

«De ritmo tranquilo pero no lento, todo está tratado con delicadeza, sin rehuir los temas calientes pero sin subrayados, lo que se agradece y hace la visión de Nadie nos mira muy agradable y entretenida»

Nos llega Nadie nos mira, el segundo largometraje de la directora argentina Julia Solomonoff que se ha hecho esperar ocho años después de la buena recepción que tuviera primer largo El último verano de la Boyita (2009). Más dedicada a labores de productora y guionista, Solomonoff llamó la atención con la delicadeza con la que abordaba el tema de la intersexualidad sin perder por ello capacidad de comprensión y profundidad sobre el tema tratado.

En esta ocasión nos habla de un actor argentino, Nico, con cierta fama por su interpretación en una conocida telenovela de la televisión de su país, que aparentemente decide ir a Nueva York para participar en el proyecto de un amigo y dar un salto en su carrera cinematográfica. Por el camino iremos conociendo los problemas que acechan a todos aquellos que intentan vivir en la gran manzana, viéndose obligado a cuidar niños para ganarse la vida entre otras cosas. Al igual que en El último verano de la Boyita, también aquí trata el tema de la identidad pues nuestro protagonista es blanco y rubio y no encaja en el estereotipo que los productores norteamericanos tienen de los actores argentinos, por lo que una importante productora le recomienda que se tiña el pelo y mejore su acento inglés…

De ritmo tranquilo pero no lento, todo está tratado con delicadeza, sin rehuir los temas calientes pero sin subrayados, lo que se agradece y hace la visión de Nadie nos mira muy agradable y entretenida. Además, Nico tenía en Buenos Aires un amante casado y feliz padre de familia a la que no está dispuesto a renunciar, por lo que para Nico es una manera de dar un giro a su vida no solo profesional sino también personal. Asistimos a un Nueva York reconocible en algunos de sus lugares emblemáticos como cuando cruza en su bicicleta el puente de Brooklyn, y compartimos con el personaje el mundo de los emigrantes, de los hispanos en búsqueda de trabajo y tanto los apoyos que recibe como los problemas a los que se enfrenta.

Podríamos decir en definitiva, que se trata de un proceso de maduración del protagonista, sujeto a un momento de su vida en el que tiene que hacer una serie de elecciones, tanto profesionales como personales, aspecto éste que le une a su primera obra en la que la protagonista, también descubría lo que significa crecer y pasar por la adolescencia, en definitiva una experiencia de tránsito vital de sus protagonistas, aspecto éste que le interesa a la directora de manera singular y que desarrolla con sensibilidad.


Sinopsis Nico es un actor argentino que decide probar suerte en Nueva York, pero pronto descubre que por su aspecto físico no encaja, ya que es “demasiado caucásico para parecer latino” y tiene “un acento demasiado cerrado para parecer estadounidense”. Así que Nico termina trabajando como cuidador de Theo, un bebé al que va a quedar unido de forma inesperada.
País Argentina
Dirección Julia Solomonoff
Guion Christina Lazaridi, Julia Solomonoff
Fotografía Lucio Bonelli
Reparto Guillermo Pfening, Cristina Morrison, Elena Roger, Paola Baldion, Rafael Ferro, Marina Artigas, Kerri Sohn, Ana Carolina Lima, Noelle Lake, Marco Antonio Caponi, Paige Sciarrino
Género Drama
Duración 102 min.
Título original Nadie nos mira
Estreno 22/06/2018

Calificación7
7

Comparte este artículo

Chusé Inazio Felices

Fundador en su juventud, en la Zaragoza de los años 80 junto a otros apasionados del cine, de la Cooperativa Cinezeta, con la cual dio sus primeros pasos en el mundo del Súper 8, ha mantenido siempre un profundo interés por el mundo cinematográfico que, entre otras cosas, se ha puesto de manifiesto en sus escritos para la prensa a través de sus colaboraciones para El Siete de Aragón creando la sección Cuadernos desde el Guadarrama y posteriormente, en la publicación de su libro Aragón desde el Guadarrama (1993), en el que podemos leer artículos como Mujeres, Guiones y Cintas de Video o Aragoneses de Cine, donde da muestra de su cinefilia. Partidario de la máxima de su compatriota Baltasar Gracián, siempre se ha propuesto escribir críticas breves pero concisas y rigurosas a tono con los tiempos que vivimos y la falta de tiempo que nos abruma. Interesado por un cine diferente, ya sea de otros países o culturas, el anime y por supuesto el cine negro y el clásico.

No hay comentarios

Añade tu comentario