Nuestra vida en la Borgoña (2017), de Cédric Klapisch – Crítica

«Nuestra vida en la Borgoña es agradable de ver, con bonitos paisajes y detalles de la cultura vitivinícola»

Vengo observando que el cine francés está en horas bajas, en especial la comedia. Es posible que ya esté todo dicho en el cine. Con semejante percepción llegué a la sala, dispuesto a ver esta película de Cédric Klapisch, que no es necesariamente ni una comedia, ni un drama, ni una tragedia. Y el visionado confirma este hecho: el cine francés necesita de nuevos genios que aparten el polvo que se ha ido depositando a lo largo del tiempo. Por consiguiente, a falta de un guión y de una historia que nos cautive, si algo se salva de esta película es la actuación de sus protagonistas. En especial, de María Valverde y Pio Marmaï. De María valoro la sutilidad, la creciente profundidad que va adquiriendo película a película. Y de Pio, ufffs, es de lo mejor que tiene la película. Es, y será, un grande de la interpretación.

Así pues, a falta de sustancia, valoremos las formas. Escribo este comentario el día después de haber visto Nuestra vida en la Borgoña, no sea que mañana me haya olvidado por completo. Y no es que la película sea mala del copón, nada de eso. Es más que posible que pueda gustar a un público poco exigente. A mi me pareció un planfleto publicitario orientado a que los espectadores visitáramos la Borgoña, con sus viñas, sus paisajes, la cultura del vino, su cultivo, el pisado de la uva, etcétera.

Lo que cuenta Nuestra vida en la Borgoña es muy sencillo. Tres hijos (dos hijos y una hija, con sus respectivas parejas y familias), que acaban de enterrar al padre, reciben como herencia el negocio, con sus tierras, sus viñas, sus vinos. Vemos ahí los problemas que conlleva semejante herencia, especialmente cuando en el corazón de estos hijos subyacen proyectos de vida diferentes en cada uno. Por lo tanto, vemos en Nuestra vida en la Borgoña el intento de aceptar esta herencia, y la sensación de culpa (o de conflicto relacional entre ellos) que puede haber si alguno de estos hijos quiere salirse por la tangente y construir una vida diferente de la que la herencia marca. Es una película que no quiere plantear lo que dice que quiere plantear, pues me pareció Nuestra vida en la Borgoña una excusa para promocionar la cultura del vino borgoñés. Y casi lo consigue, pues me vinieron muchas ganas de coger la maleta e irme a pasar unos días. La historia en sí misma no es gran cosa, ni creo que el equipo haya tenido mayores pretensiones al respecto. Lo mejor, como ya indiqué, es la actuación de Pio Marmaï, un actor superdotado para el cine y para el teatro. Su presencia es impactante en sí misma. Y no es porque su físico sea excepcional. Más bien es algo que lleva muy adentro. Por tanto, pues, tomemos nota de su nombre, a la espera de verle en una película que valga la pena por sí misma.

Por lo demás, es agradable de ver, con bonitos paisajes y detalles de la cultura vitivinícola que pueden gustar a personas que estén en el negocio de la vid y del turismo. Imagino que después de su periplo en salas y plataformas online, Nuestra vida en la Borgoña servirá de expositor en certámenes de promoción de la cultura del vino. La sensación que me quedó fue esa, una buena publicidad de la Borgoña y de sus vinos, y un vacío de contenido en lo cinematográfico, salvo las actuaciones antes referidas. Me pregunto si el productor consiguió financiación por parte de los lobbys del sector. Porque si no es así, no entiendo por qué se hacen películas tan inocuas cinematográficamente hablando.

Sinopsis Jean dejó a su familia y a su Borgoña natal hace diez años. Al enterarse de la inminente muerte de su padre, regresa a la tierra de su infancia. Él se reencuentra con su hermana, Juliette, y con su hermano, Jérémie. Su padre murió justo antes del inicio de la cosecha. En el espacio de un año, al compás de las cuatro estaciones, los tres jóvenes se recuperarán y reinventarán su fraternidad, floreciendo y madurando junto con el vino que producen.
País Francia
Director Cédric Klapisch
Guion Santiago Amigorena, Cédric Klapisch
Música Loïc Dury, Christophe Minck
Fotografía Alexis Kavyrchine
Reparto Pio Marmaï, Ana Girardot, François Civil, Jean-Marc Roulot, María Valverde, Karidja Toure, Yamée Couture, Florence Pernel, Eric Caravaca, Jean-Marie Winling, Tewfik Jallab
Género Drama
Duración 113 min.
Título original Ce qui nous lie
Estreno 27/10/2017

Calificación4
4

Comparte este artículo

Jesús Gabriel Gutiérrez

Mentor literario. Escritor. Filósofo. Prospectivista y astrólogo. Me interesa la historia y el hilo que sale de ella y nos conecta con el futuro.

No hay comentarios

Añade tu comentario