El principito (2015), de Mark Osborne – Crítica

El principito

«Mark Orborne se rodea de un fantástico equipo para embarcarse en un reto casi imposible: adaptar al cine el clásico literario de Antoine de Saint-Exupéry, El principito.»

El clásico literario de Antoine de Saint-Exupéry, El Principito (1943), ha sido llevado a la gran pantalla en su justa medida (nunca la suficiente si se trata de esta apasionante historia) por el director Mark Osborne. Rodeado de un fantástico equipo de animación, un elenco de actores de élite y dos grandes compositores musicales, tales como Richard Harvey y Hans Zimmer, que prestan su talento para crear una hermosa banda sonora, el director Mark Orborne ha conseguido adaptar lo que realmente les ha dado la gana a él y los productores.

No todo es lo que parece,  las apariencias engañan, y donde alguien ve un simple sombrero, otro puede ver un elefante devorado por una serpiente. Pero como suele suceder con las adaptaciones cinematográficas de las novelas literarias, donde prevalece la imaginación de un lector no hay director, plano u actor que pueda superarlo. De modo que si has leído la novela, puede que en este caso la primera impresión que tuviste sea la más acertada, pero desde luego esta película no te va a descubrir nada nuevo.

Siempre existen dos posiciones o reacciones ante las adaptaciones cinematográficas. La primera, que una adaptación total puede resultar poco original ya que todo el mundo sabe lo que va a ocurrir, por lo que es positivo que el equipo audiovisual se tome la suficiente libertad como para crear una nueva historia y no resultar repetitivos. La segunda, que las adaptaciones demasiado libres desprestigian la historia original. En lo que se refiere a esta película, yo soy partidaria de la segunda posición. Leí el libro de una sentada cuando era apenas una inocente adolescente, pero me avergüenza reconocer que en la sala de cine me costó no dormirme. Al menos la falta de pericia de los guionistas se ve compensada por el excelente trabajo del equipo de animación.

Sí, es cierto que el punto de partida de la película es el inicio del propio libro y que resulta emocionante ver cómo aquellas páginas que en su día leíste ahora cobran movimiento, pero a medida que pasan los minutos y te resistes a algún que otro bostezo, el argumento de la película se transforma en la típica aventura que ya todos hemos visto en más de una ocasión. Únicamente merece la pena salvar las partes que narran la verdadera novela, y no por el guión, que está claramente copiado, así que no merece halagos, sino por el excelente trabajo que consigue realizar el equipo de animación, transformando de un modo metafórico a los personajes en seres de apariencia acartonada, es entonces cuando el papel de la novela cobra vida en la gran pantalla. Ni pretendiendo rendir homenaje al propio Antoine de Saint-Exupéry a través del personaje del aviador, consiguen los guionistas salir de su aburrida espiral de teñida falta de originalidad.

Resulta irónico pensar que una novela que consigue abrir la mente de miles de personas ante lo desconocido, pueda inspirar una película tan tópica y predecible. ¿Quién iba a imaginar un argumento en el que un protagonista de aburrida existencia conseguiría alcanzar la felicidad a través de un compañero de reparto de lo más atípico, aventurero y soñador? Al menos nos queda La Historia Interminable (1984). No obstante, como sucedió con aquel sombrero dibujado, si consigues ver más allá de la aburrida superficialidad de la historia creada por los guionistas Irena Brignull y Bob Persichetti, conseguirás encontrar algunos momentos de auténtica ternura dignos de la novela original.

El principito

Sinopsis Para que todo salga bien en la prestigiosa Academia Werth, la pequeña y su madre se mudan a una casa nueva. La pequeña es muy seria y madura para su edad y planea estudiar durante las vacaciones siguiendo un estricto programa organizado por su madre; pero sus planes son perturbados por un vecino excéntrico y generoso. Él le enseña un mundo extraordinario en donde todo es posible. Un mundo en el que el Aviador se topó alguna vez con el misterioso Principito. Entonces comienza la aventura de la pequeña en el universo del Principito. Y así descubre nuevamente su infancia y comprenderá que sólo se ve bien con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos.
País Francia
Director Mark Osborne
Guión Irena Brignull
Música Richard Harvey, Hans Zimmer
Productora Onyx Films / Orange Studio / M6 Films
Género Animación
Duración 106 min.
Título original Le petit Prince
Estreno 09/09/2016

Trailer

Calificación6
6

Comparte este artículo

No hay comentarios

Añade tu comentario