Project X. Basura que funciona

Project XProject X es una película basura.

Basura porque no respeta su apuesta inicial. Project X está concibida como lo está Rec o El proyecto de la bruja de Blair. Una cámara manejada por un personaje graba lo que ocurre a modo de falso documental. Aquí, poco a poco se van incorporando otras cámaras, algunas de las cuales se justifican en el guión: que si una cámara de un móvil, que si un helicóptero del noticiario… Sin embargo, hay ciertos momentos en los que se produce un montaje al uso, con la presencia de diversos planos, lo cual derriba toda la propuesta.

Basura porque el guión carece de trama alguna, profundidad alguna, intención narrativa alguna… Queremos narrar una fiesta, eso es todo. Muy bien, pero eso no es cine.

Thomas Mann, Oliver Cooper y Jonathan Daniel Brown

Thomas Mann, Oliver Cooper y Jonathan Daniel Brown

Basura por la peligrosidad de su mensaje. No me refiero ya al carpe diem mal interpretado, al poner en peligro toda una vida por una noche, un momento, un instante, ya que aquí puedo encontrar incluso un cierto componente poético. Me refiero al hecho de situar como objetivo y valor máximo el aplauso de la masa. Me refiero a tener un final feliz (otro, pues esto es muy típico en Hollywood) basado en que aunque todo se ha ido a la mierda, ahora eres popular.

Pero Project X es una basura que funciona como producto para adolescentes.

Funciona por su enorme energía. Porque a pesar de su simpleza extrema, hay momentos que nos olvidamos de ello, y nos vemos disfrutando de ese cúmulo de instintos primarios.

Funciona por su radical explotación de los sueños adolescentes. La película parece rodada por uno de ellos.

Funciona en su exageración desatada. Pues aún sin ser verosímil el camino que nos lleva a la locura que se desata, cuando esta llega es razonablemente divertida.

Calificación4.5
4.5

Comparte este artículo

Arturo G. Maiso

Tras estudiar comunicación audiovisual y cine, se especializó en comunicación multimedia y marketing online. Ha fundado la empresa AGM Comunicación Multimedia y la web El Cine en la Sombra.

No hay comentarios

Añade tu comentario