The Cooler. Optimismo en medio de la oscuridad.

Maria Bello, Alec Baldwin y William H. Macy en The cooler

The Cooler (ópera prima, y para mí mejor película de Wayne Kramer) transita entre los tópicos y la originalidad.

Cumple a rajatabla las características fundamentales del cine negro, construyendo una ambientación oscura y una estética elegante, que sirven de envoltorio a una historia de traición y ambiciones opuestas. La música que acompaña al relato es una melodía de jazz de enorme belleza, pero que no se desmarca en ningún momento de la clásica banda sonora en este tipo de películas.

El ritmo es pausado, lo que permite al espectador contemplar sin prisas la rutina de unos personajes cuya vida transcurre en el alambre, entre drogas, dinero y violencia. Unos personajes que sin ser planos, si cumplen con ciertos estereotipos.

Sin embargo, The Cooler tiene un componente de livianidad que no es propio del género. Y es que se percibe a lo largo de todo el metraje un cierto regusto cómico muy inusual, así como cierta dosis de fantasía que aporta frescura.

La pareja protagonista de The Cooler, perfectamente interpretados por William H. Macy y Maria Bello (junto a Alec Baldwin completan el trío de actores principales, perfectamente elegidos en un casting muy acertado), son dos perdedores cuya vida ha estado marcada por la mala fortuna, y cuyo único resquicio de buena suerte ha sido encontrarse. Esa unión ha despertado en ellos unos sentimientos que pueden llevarles al éxito, un éxito que no es otra cosa que la felicidad.

The cooler

Es esta por lo tanto una obra sencilla, idealista, pasional y arrojada, una obra relativamente optimista, que se basa en la creencia de que los sentimientos más humanos pueden describir una bonita historia en medio del crimen y la decadencia que nos dominan.

The Cooler, quizá no sea tomada en serio por una gran parte del público. Es más, el mensaje implícito que lleva consigo la película (el amor lo puede todo) quizá ni siquiera lo pretende. Quizá, al igual que sus personajes, solo quiera ser un mensaje de optimismo en medio de la oscuridad, y no por no realista debe ser desmerecido.

En fin, The Cooler no nos va a solucionar la vida, pero puede arrancar una sonrisa en un rostro castigado por la realidad. Que no es poco.

Calificación6.5
6.5

Comparte este artículo

Arturo G. Maiso

Tras estudiar comunicación audiovisual y cine, se especializó en comunicación multimedia y marketing online. Ha fundado la empresa AGM Comunicación Multimedia y la web El Cine en la Sombra.

No hay comentarios

Añade tu comentario