Viva (2015), de Paddy Breathnach – Crítica

Viva

«Películas sobre temática gay localizadas en Cuba hay muchas. Viva es entretenida, aunque nos hubiera gustado que fuera menos sentimentaloide y más original.»

El que Benicio del Toro, norteamericano de origen portorriqueño, haya producido una película ambientaba en Cuba, interpretada por cubanos, con leit-motiv gay y de nacionalidad irlandesa, es una de esas cosas que solamente pueden darse en la era de la globalización y que, a estas alturas, ya no sorprenden. El tema, prostitución, travestismo y homosexualidad en Cuba, tampoco es nuevo. La única novedad que aporta esta película es que suena para los Oscars de éste año como “mejor película extranjera”. Y no hay para tanto…

El tema del padre, criado en el machismo y en la violencia, que acepta que su hijo es cantante travestido y ocasionalmente prostituto, tampoco parece nada nuevo. El director y el guionista no pierden ocasión de facilitar al público elementos para desatar su emotividad y maldecir aquel momento en el que no compramos los kleenex que nos ofrecieron.

Conviene que vean esta película todos aquellos interesados por el cine sobre temática gay y sensibilizados con la materia, el público de lágrima fácil que no pone reparos a abrir las espitas ante el menor estímulo, los que se sienten bien en el interior de un cabaret rodeado de travestís modulando en playback canciones muy sentidas. Es menos recomendable para admiradores de los paisajes cubanos. En la película abunda el paisanaje cubano, pero está falto por completo de vistas de aquella isla. Contraindicada para lectores impenitentes de Nietzsche, homófobos recalcitrantes y refractarios al llanto en la oscuridad de la sala.

Si usted ama los guiones originales y las temáticas hasta ahora no tocadas en el cine, esta película le decepcionará. Tendrá la impresión de haberla visto ya. Películas sobre gays en Cuba hay demasiadas. Se ha convertido en un tema tópico. Ciertamente esta película cuenta con la presencia de Benicio del Toro, con la destacada actuación de Héctor Medina y con Perugorría, pero no nos cuenta nada que no haya hecho antes películas como Verde, verde (2012), cubana, de Enrique Pineda, en la que todo discurre en un bar portuario; cámbiese la relación entre el gay y el hetero por la relación padre e hijo y se tendrá la situación planteada en Viva. Y si usted se toma la molestia de buscar en Google “películas+gay+Cuba”, se sorprenderá de lo reiterativo del tema.

Con esto ya se hacen una idea de la temática de la cinta. No dudamos que la visión que presenta Viva sobre la Cuba de 2016 es una de las posibles. Tiene algo de cine intimista en el que un personaje explica cómo ha llegado a ser lo que es y lo hace apelando a los sentimientos y la emotividad del espectador.

Uno de los amigos del protagonista se prostituye haciéndose pasar por cojo. Una muleta forma parte de su atrezzo de pedigüeño, a pesar de tener piernas y corazón de atleta. ¿Por qué? Él mismo responde: “Porque los turistas dan más dólares si sienten pena…”. Así pues, todo depende de dar más o menos pena. Se podría interpretar que el ambiente descrito en la película genera un clima propicio para que los miembros de la Academia del Cine cedan al chantaje emocional que desprende esta cinta.

La película es entretenida y gustará (especialmente a los grupos sociales predispuestos para asumirla), pero no es una gran película y sería preocupante que resultara siquiera nominada al título de “mejor película extranjera” del 2016. La interpretación de Héctor Medina como protagonista es buena y, a pesar de tener una corta experiencia cinematográfica, demuestra sus cualidades y su buena formación (actor de teatro modelado en la Escuela Nacional de Arte de Cuba). Jorge Perugorría, su réplica, oficia como padre de la criatura, boxeador, alcohólico, presidiario desahuciado; no es, desde luego, su mejor papel y compone una interpretación de circunstancias que dista mucho de conmover.

El papel del director, Paddy Breathnach, justito, se limita a contar la historia, hacerla entretenida y jugar con los medios que la productora pone a su alcance. Brathnach, por lo que hemos visto, se siente más a gusto en comedias (especialmente, en comedias negras; algunos recordamos su I Went Down [1997, Crimen desorganizado]). Que nosotros sepamos, llevaba ocho años sin filmar ningún largometraje. Sus últimas películas (de terror) no tuvieron mucho éxito y contribuyeron a que se desdibujaran los laureles que le aportó I Went Down (Premio del Jurado en San Sebastián, premio al Mejor Director en Tesalónica y  Mejor Película en el Festival Internacional de Cine de Bogotá de 1998). ConViva espera la proyección internacional que tuvo entonces y que dilapidó con dos películas de terror modestas.

No quisiera olvidarme de mencionar la selección musical que interpretan los travestís del garito centro de la trama. La selección musical es muy buena y la interpretación que hace el protagonista figura entre lo mejor de la película.

En cambio, la fotografía falla. Faltan vistas emocionantes de la isla, falta que los sentimientos que el director pretende despertar vayan reforzados por unas imágenes impactantes o unos movimientos de cámara que reflejen lo que es la Cuba de 2016.

La película se “vende” en España, no tanto por su director, desconocido a nivel popular, como por el hecho de que Benicio del Toro sea el productor. Nacido en Puerto Rico y nacionalizado español en 2011, tiene raíces familiares en Barcelona. Si la película quería aspirar al Oscar era necesario que contara con el padrinazgo de uno de los actores más populares de Hollywood en este momento. Ha producido cuatro películas desde 2008, a pesar de que el eje central de su actividad profesional sigue siendo la interpretación.

No es una mala película, todo lo contrario; nos hubiera gustado solamente que fuera menos sentimentaloide y más original. Sólo eso.

Viva

Sinopsis Jesús es un chico cubano de 18 años que está intentando encontrar su verdadera identidad. Sobrevive peinando a señoras del barrio y arreglando pelucas en un cabaret de La Habana. Pero su vida cambia por completo cuando su padre, un antiguo exitoso boxeador desaparecido al que daban por muerto, regresa de la cárcel para compartir casa y vida con él. Juntos, emprenderán un nuevo camino: intentar convertirse en padre e hijo.
País Irlanda
Director Paddy Breathnach
Guión Mark O’Halloran
Música Stephen Rennicks
Fotografía Cathal Watters
Reparto Héctor Medina, Jorge Perugorría, Luis Alberto García, Renata Maikel Machín Blanco, Luis Manuel Álvarez
Productora Coproducción Irlanda-Cuba; Treasure Entertainment
Género Drama
Duración 100 min.
Título original Viva
Estreno 08/07/2016

Trailer

Calificación6
6

Comparte este artículo

Amor Díaz Boyero

Trabaja en el mundo editorial, y le gusta la arquitectura, viajar, el cine, la robótica-nanotecnología, hacer tortilla de patata, el té y la buena educación.

No hay comentarios

Añade tu comentario