Whitney (2018) de Kevin Macdonald – Crítica

«Whitney es el estudio minucioso de una leyenda, escarbando en las causas desde las consecuencias»

La narración de este relato es impactante y la forma visual de contarlo es más que interesante. Intercalan momentos de la historia Pop con entrevistas a conocidos, familiares y amigos para contrastar las imágenes de los medios. Con ritmo constante y siempre tomando el pulso a la población para saber cómo se sentían respecto a Whitney -primero la rechazaban, luego la alababan, después se reían de ella y post mortem la adoraron-.

Este documental explica que, tanto en madre como en hija, todos a su alrededor sabían que eran dos trenes que descarriaban. Es un ángulo novedoso Cada personaje que giraba en la órbita de Whitney Houston aseguró años después haber visto venir la tragedia pero no intentaron ayudar por miedo a quedarse sin fama, trabajo y accesibilidad al mundo celebrity.

Lo que más puede poner los pelos como escarpias al espectador no es la evolución, y destrucción, de la propia Whitney sino la historia de Bobby Kristina Brown, su hija. Una niña que pasó toda su vida rodeada de adultos,  sin amigos de su edad, aislada del resto del mundo ya que su madre era inaccesible. Krissy vivió muy de cerca la relación de sus padres en torno a la cocainomanía, inundada de dependencia emocional y violencia de género. Lo vivió todo, desde los 2 años estuvo en el punto de mira de las cámaras y eso la destrozó. No tuvo un modelo a seguir en el ámbito familiar ni un ejemplo en cuanto a relaciones de pareja saludables.

El análisis a Whitney deja una sensación clara sobre las demás, una conclusión que subraya la importantancia de la invulnerabilidad de la infancia y la protección del menor. La artista no sobrevivió a los demonios que aparecieron durante su niñez, y repitió estos esquemas, quizás inconscientemente, con su hija. Al salir de la sala el espectador sacará una lectura similar: cómo lo que pase en la infancia repercute en la vida adulta. Si un niño ve alcoholismo, drogadicción, maltratos o sufre abuso sexual esto se verá reflejado en cómo se comporta, cómo se relaciona, cómo se busca a si mismo y encuentra unos objetivos.

Whitney: Can I be me? es el estudio minucioso de una leyenda, la exponen a todo tipo de luces, escarbando en las causas desde las consecuencias. Entroncando el inicio de la vida pública de la cantante con la Historia Negra, todo un acierto.

Un ejercicio audiovisual como este puede recordar a Amy, el documental sobre Amy Winehouse, por los puntos en común de las historias de ambas cantantes, su forma estética de tratar las cintas y esa sensación de culpabilidad que deja a su paso. También puede encontrarse cierto parecido con la serie Los ochenta, por el repaso histórico que se hace desde el apartheid hasta la lucha por los derechos civiles, la Guerra del Golfo o la muerte de la princesa Diane. Además de ser el segundo documental autobiográfico tras Whitney.


Sinopsis “Whitney” es un retrato auténtico, íntimo y sincero de la artista y su familia, que sondea más allá de titulares sensacionalistas y arroja luz a la fascinante trayectoria de la vida de Houston
País Reino Unido
Dirección Kevin Macdonald
Música Adam Wiltzie
Fotografía Nelson Hume
Género Documental
Duración 120 min.
Título original Whitney
Estreno 06/07/2018

Calificación7
7

Share this post

Alba Puerto

Estudio Periodismo y Comunicación Audiovisual; me interesa la política internacional, la cultura, los movimientos sociales y la innovación tecnológica. Por ello soy articulista en medios digitales, locutora, columnista y Coordinadora General de un proyecto de UNICEF dentro de las universidades españolas.

No existen comentarios

Añade el tuyo